¿Qué pasa con la ciudadanía que no protesta por la manera como el Estado no sabe manejar los grandes asuntos que nos afectan? Tampoco las familias saben educar a sus miembros. Somos espectadores de nuestra propia tragedia.

Por: William Restrepo