La Empresa de Aseo tiene cantidad de empleados, muchos jubilados, pero no cumple con el aseo de la ciudad, el cual realiza Atesa, quienes recibieron la concesión por 30 años. La burocracia inoperante de la Empresa de Aseo la paga toda la ciudadanía para mantener las cuotas políticas del senador Carlos Enrique Soto.

Por. William Restrepo

OÍR