Porque al tomar como referentes a Proust, Lou Andrea Salome, Sartre y tantos otros artistas y pensadores, no tienen otro fin que hacer un llamado a la crítica y reflexión de las personas en un país donde el pensamiento ha sido un desplazado más.

 

Por: Christian Camilo Galeano Benjumea

Colombia no ha sido un país de tradición filosófica. La educación ha estado orientada aceptar la tradición de manera ciega y temer a la autoridad. No es extraño que una figura como la de Estanislao Zuleta sea tan problemática para las academias y colegios. Renunciar desde temprana edad a la educación formal y dedicarse a formarse por sus propios medios, siguiendo sus dudas y construyendo reflexiones, amparado, claro está, en los clásicos de la tradición filosófica y literaria, no es una empresa que muchos quieran replicar. Así se construyó la vida y obra de uno de los pocos pensadores colombianos.

Por esto resulta loable la labor que realiza el Centro de Estudios Estanislao Zuleta (C.E.E.Z) encabezado por el profesor Carlos Mario González, pues se han propuesto revivir el legado de Estanislao. Esta labor no se ha realizado a partir de una adoración ciega e idealizada sobre la figura de Zuleta; por el contrario, se han planteado revivir el legado filosófico a partir de un ejercicio difícil, pero necesario, pensar la realidad cotidiana utilizando los elementos que entregan los grandes pensadores, literatos y artistas.

Pensar los problemas cotidianos, ¿de qué otra manera se puede pensar? Esta es la tarea del C.E.E.Z, por esto encontramos cada tanto una conferencia en Youtube con charlas que abordan el amor, el pensamiento, la sexualidad, la felicidad… Como buenos herederos de Zuleta, estas conferencias no se inscriben en una lectura unilateral y simplista sobre la vida; se asumen sin negar su complejidad, al tiempo que se reconoce que estas problemáticas tocan las puertas de todos los hombres.

Sin embargo, lo que sucede, comúnmente, es que se anula la reflexión al dar respuestas prefabricadas desde la cultura, la política y la religión sobre los problemas fundamentales de la vida. Como siempre, el problema es que en el mundo abundan las respuestas a los problemas fundamentales de la vida y escasean las buenas preguntas que inviten a reflexionar.

Ahora bien, los integrantes de C.E.E.Z saben que los terrenos de la filosofía y el arte no son estériles. Los pensadores y artistas entregan claves para comprender la realidad. Como los textos y la vida de Kafka que permiten comprender un mundo dominado y colonizado por la burocracia donde la libertad individual parece perecer. También, las reflexiones de Freud alrededor del enigma de la sexualidad, el deseo y el amor, sirven para interrogar las formas en las cuales los individuos crean sus vínculos y cómo ciertas formas de relacionarse (matrimonio moderno) esconden mecanismos de dominación.

También valerse de Marx para pensar las causas de las injusticias sociales y realizar el rastreo de la miseria humana, que no se halla solamente en la falta de poder adquisitivo, sino en el empobrecimiento cultural del hombre; qué decir de las invitaciones de Nietzsche a quitar el velo de la mentira sobre la humanidad y afirmar la vida en su dolor y miseria. Las conferencias que realiza el C.E.E.Z toman el legado de Zuleta y se atreven a pensar, interrogar, cuestionar los legados de la filosofía y el arte para así comprender un poco más la vida.

Sin lugar a dudas, la mayor virtud del C.E.E.Z radica en que rompe con los barrotes de la academia y comprende que el conocimiento no se ha institucionalizado. La filosofía es de los hombres que caminan a pie, que no les basta con recibir todas las respuestas porque las dudas los corroen.

Ante estos interrogantes se pueden utilizar al arte y la filosofía como faros que permiten ampliar la comprensión de los problemas de la vida; comprender los problemas de la vida no simplemente para saber más, mejor aún, para vivir mejor. Solo sabiendo, a pesar del dolor y la angustia, se vive un poco mejor. De ahí que las conferencias del C.E.E.Z sean orientadas a un público amplio y no estén dirigidas a un reducido grupo de expertos universitarios que nada saben de la vida.

Es una fortuna contar con la posibilidad de acceder a las conferencias del C.E.E.Z, que más que conferencias son invitaciones a pensar la vida. Porque al tomar como referentes a Proust, Lou Andrea Salome, Sartre y tantos otros artistas y pensadores, no tienen otro fin que hacer un llamado a la crítica y reflexión de las personas en un país donde el pensamiento ha sido un desplazado más.

ccgaleano@utp.edu.co

Posdata: Aquellos lectores que por diferentes razones no han escuchado las conferencias del C.E.E.Z, anexo el link de una de ellas.