DANIEL SILVA ORREGO derTodo apunta a que vienen casos similares de diplomas falsos de funcionarios de diversas entidades municipales y departamentales.

Por: Daniel Silva*

El panorama político en la ciudad de Pereira no ha cambiado su fisonomía, todo parece empeorar cada vez más, pues se ha convertido en un imperativo categórico de la Administración Municipal eludir la ley para sacar provecho, practican al pie de la letra la sentencia jurídica “hecha la ley, hecha la trampa”. La semana pasada la ciudad se quedó circunspecta frente a una situación reprochable, debido a que un funcionario de la Alcaldía, Duván Idárraga Isaza, tenía su titulo de Administrador de Empresas falso (imagen 1), un supuesto diploma de la Universidad Cooperativa sede Medellín, el acta de grado (imagen 2) sostiene que la ceremonia se llevó a cabo el 11 de diciembre de 1999.

Imagen 1 Imagen 2

El cargo de Director Operativo de Construcciones y Equipamiento Urbano lo venía desempeñando el señor Idárraga Isaza desde el 11 de febrero de 2012, fue nombrado en aquel por medio del Decreto 129 firmado por Enrique Vásquez Zuleta. El salario mensual devengado por el señor Duván era de 4.000.000 de pesos, una cifra considerable si se tiene en cuenta la gran cantidad de necesidades que poseen los pereiranos de a pie, que día a día deben dedicarse de manera digna al rebusque, en una ciudad que ha visto venir abajo los méritos de los coterráneos, gracias a una clase dirigente politiquera y corrupta.

La anterior situación no solo debe quedarse ahí en un simple hecho que deberá ser investigado por la Fiscalia General de la Nación por falsedad documental, es de anotar que la responsabilidad es directamente de la Alcaldía, por la razón que tienen la obligación de estudiar la veracidad de los documentos allegados por parte de los funcionarios. La responsabilidad es del superior jerárquico Enrique Vásquez Zuleta como representante legal del Municipio, por esto será llamado al proceso teniendo en cuenta que es un servidor público y el Código Disciplinario (Ley 734 de 2002) señala en el artículo 35, numeral 18, como prohibición: “Nombrar o elegir, para el desempeño de cargos públicos, personas que no reúnan los requisitos constitucionales, legales o reglamentarios, o darles posesión a sabiendas de tal situación”. Por lo anterior al momento de posesionar al señor Duvan debió tenerse disponible, con los documentos, la respectiva verificación del diploma suministrada por la Universidad Cooperativa.

Fue sorprendente cuando se le solicita a la casa de estudios de la que supuestamente era Administrador de Empresas que autenticara los datos, ingente anonadamiento cuando se obtuvo que ese día (11 de diciembre de 1999) no hubo grados en la sede Medellín y que las firmas no son auténticas (imagen 3). Inmediatamente se da aviso a los medios de comunicación.

Imagen 3

Es desconcertante que los ciudadanos deban estar como inspectores de una Administración Municipal, pero está demostrado por diferentes flancos que es incapaz para la gobernabilidad de Pereira y que sus intereses se han tornado lúgubres y subjetivos. La persona encargada de estar al tanto de la documentación de las hojas de vida es la señora María Alba Mejía Rincón, Directora Administrativa de Talento Humano, gran coincidencia es que esta fue la primera compañera sentimental de Carlos Enrique Soto Jaramillo.  Son muchos interrogantes frente al hecho: ¿por qué la actual Secretaria de Gobierno, si conocía desde el año 2003 al señor Duván cuando fue su mandadero en un convenio Alcaldía-AMCO-Ciudad Victoria, no dijo absolutamente nada? Y la Secretaria de Infraestructura también es responsable, pues dicho funcionario estaba dentro de su dependencia. Esperaré respuesta oportuna de la actual Secretaria Beatriz Eugenia, ojalá con la oportunidad para publicarla en la próxima columna.

Rememorando se podrá encontrar que el cargo de Director Operativo de Construcciones y Equipamiento Urbano fue ocupado por Yeison Palacio, hermano del actual concejal del Partido de la U, Samir Palacio (que votó positivo la valorización). Dicho cargo era en años anteriores para  INGENIEROS, pero para que pudiesen ubicar allí a Yeison, el exalcalde Israel Londoño modificó los requisitos y dejó la vacante para Administradores de Empresas, es aquí donde se generan más interrogantes, qué capacidad profesional puede poseer un Administrador frente a los problemas viales y de ornato de una ciudad como Pereira que tiene más de 500.000 habitantes.  Además no se trataba de recibirle la carta de renuncia, como lo informó la Alcaldía (ver), sino de removerlo del cargo porque se incurrió en hechos punibles y disciplinarios.

Por todo lo anterior la ciudad de Pereira, como mínimo, esperaría que su Concejo Municipal (el contrapeso legal del Alcalde) realizara una sesión de control político, pero al parecer esto se encuentra extinto, pues la respuesta del Presidente del Concejo Fernando Pineda (votó positivo la valorización) es que se presume la buena fe del señor Vásquez Zuleta (imagen 4). Si bien el Alcalde tendrá que defenderse, no es aceptable este tipo de respuestas, al parecer dicha Corporación se ha convertido en una entidad auspiciadora de las acciones del mandatario local y muchos han pasado a ser sus serviles.

Imagen 4

Todo apunta a que vienen casos similares de diplomas falsos de funcionarios de diversas entidades municipales y departamentales.

*Secretario municipal del Polo Democrático.