Miguel angel lopezUna serie como esta podría ser presentada en unos años e igual tener la misma sintonía. No es como si nos fuéramos a olvidar de las atrocidades realizadas por los paramilitares en un tiempo.

 

Por: Miguel Ángel López

Inoportuna, es la mejor descripción que le puedo dar a la nueva novela de RCN, Tres Caínes. Inoportuna por todas las fallas que presenta la desmovilización paramilitar; inoportuna porque la violencia paramilitar sigue latente en el país; inoportuna por no trazar la delgada, e importante, línea entre la ficción y la realidad; pero sobre todo inoportuna por recrear una historia que descalifica a la guerrilla cuando el país se encuentra en diálogos de paz con el grupo insurgente más grande del país.

Las negociaciones con las Farc ya van a cumplir medio año. Los diálogos se mueven en tierras movedizas puesto que una parte de la opinión pública no los aprueba. Pero más allá de lo que opinan los que opinan, lo importante es el pensamiento de los colombianos al respecto.

Entre los puntos de las negociaciones está la justicia frente a los crímenes, muchos de lesa humanidad, que ha cometido esta guerrilla. Todos queremos la paz ¿pero hasta qué punto están dispuestos los colombianos a llegar con las Farc? No hay respuesta a esta pregunta.

La gente necesita la cabeza limpia para apoyar el tipo de perdón que le van a dar a los guerrilleros si los diálogos son exitosos. Tener un programa a diario que desacredita totalmente este movimiento no es exactamente una ayuda.

No es que no se pueda hablar mal del movimiento guerrillero, ni muchos menos. Lo importante es hacerlo en el momento correcto. Más por un compromiso con el futuro de los diálogos Gustavo Bolívar y RCN debieron esperar para lanzar el seriado.

Una serie como esta podría ser presentada en unos años e igual tener la misma sintonía. No es como si nos fuéramos a olvidar de las atrocidades realizadas por los paramilitares en un tiempo. Tendría la misma vigencia y el mismo impacto. Así como todavía vemos películas sobre la Segunda Guerra Mundial que siguen impresionando a la audiencia.

De un tiempo a aquí los guionistas colombianos han intentado historias diferentes a una eterna historia de desamor y esto ha dado origen al género narconovela. Buscaron reflejar la realidad y la historia colombiana y reflejarla en el medio más consumido. Esto está bien.

Lo que no está bien es que se pongan en el papel de hacer historias políticamente relevantes e ignoren el hecho que ellas se incluyen en el ambiente político actual. Con Tres Caínes metieron la cucharada en busca de una audiencia mayor.

Por esta razón es que la serie Tres Caínes es inoportuna, porque para nadie es secreto lo maleable que es la mente de la audiencia televisiva, más aquella masa colombiana que se pega solo de telenovelas desde las ocho hasta que el sueño llega.