…pero después del episodio de secuestro de un general de alto rango en zona rural de un departamento olvidado, todo esto se pone en duda…

 

LEANDRO TOROPor: Leandro Toro Valencia – @leotoro191

Tras la suspensión de los diálogos en la Habana y las acciones que se han llevado a cabo por parte y parte para su reanudación, la guerrilla de las FARC sale más fortalecida que el gobierno. Se desmiente que los altos mandos no tengan influencia en las filas que operan en el país, el ejército nacional pierde confianza al demostrar que tiene zonas vetadas en el país y el grupo guerrillero aprovecha para sacar partido mediático de estos eventos.

Mucho se ha especulado sobre el poco control que los miembros del secretariado de las FARC tienen sobre los jefes de los diferentes frentes que combaten en las montañas colombianas. El episodio de la liberación de los dos soldados en Arauca y el general, la abogada y el cabo en Chocó, demostró que esta tesis no tiene sustento.

Los informes que la guerrilla emitía iban en sintonía con las acciones que sus bloques ejecutaban, y miembros del secretariado presentes en la Habana dirigieron personalmente las liberaciones. Tal como se mencionó desde la isla caribeña, las liberaciones se efectuaron en sincronía con el comité de la Cruz Roja. Las FARC están madurando en sus estructuras de poder y este experimento de mando desde el exterior sólo fortalece sus jerarquías en la práctica.

Y si en lo táctica ganan las FARC, en lo práctico pierden las fuerzas armadas. El ejército nacional mucho se vanagloria de tener su dominio sobre el aire, la tierra y el mar de nuestro país, pero después del episodio de secuestro de un general de alto rango en zona rural de un departamento olvidado, todo esto se pone en duda. Las denominadas zonas rojas más que la delimitación de la presencia de grupos al margen de la ley, parecen los lugares en donde el ejército no puede entrar si no es echando bala y acabando con todo.

Mientras el nombre del ejército se ve seriamente afectado por estas situaciones, el grupo guerrillero aprovecha para desplegar campañas de publicidad mediática. Sobre las liberaciones de los soldados en Arauca hicieron un reportaje  que detalla el proceso de entrega, y además fueron más allá: utilizaron las entrevistas a los retenidos para desprestigiar las fueras institucionales. Viendo este reportaje recordaba las entrevistas que la desmovilizada Karina hacía hablando de la causa que juraba defender, o las publicidades en las que el gobierno usa testimonios de desmovilizados de las tropas guerrilleras.

Además se han fortalecido en sus canales de comunicación con la población colombiana. Desde páginas que hablan de la vida de las mujeres en el grupo guerrillero, pasando por redes sociales oficiales de los líderes guerrilleros y de la misma organización como canales oficiales de divulgación de información oficial del proceso.

Sin lugar a dudas con este proceso de retención de soldados, abogada, cabo y general, las FARC han librado muchas batallas que los llenan de experiencias en el terreno de lo mediático, lo táctico y lo organizacional. Lo que realmente importa a todos los colombianos ha de ser los buenos frutos en la mesa que esperamos ponga fin a un conflicto que lleva más de medio siglo, y las experiencias para los diálogos con otras guerrillas que aún viven en nuestras montañas.