(…) la Declaración Universal de los Derechos Humanos lo contempla y la Constitución Política de Colombia posibilitó el derecho de todos los colombianos a ser completa y objetivamente informados, es decir, desde la verdad científica y no desde la especulación imaginativa

Libardo-García gallego

 

Por Libardo García

1.     Los niños y niñas no deben ser obligados ni inducidos a prácticas religiosas. Lo lógico es que los párvulos y adolescentes tomen una decisión libre después de conocer a profundidad la historia, los dogmas y rituales de todas las religiones. Por propia experiencia sé que uno cree porque los padres, los maestros y el medio social lo obligan. Cada individuo tiene que saber las diferencias entre las religiones y entre éstas y el ateísmo. Aunque los padres también tienen derecho a educar a sus hijos conforme a su voluntad, priman los derechos del niño. En caso de que los niños practiquen algún culto, debe ser una obligación que lo confirmen o abandonen cuando lleguen a la mayoría de edad. ¿Para qué bautismos, confirmaciones, primeras comuniones cuando se ignoran los porqués de tales rituales? Obviamente, se respetarán siempre las creencias de  todas las personas.
2.      En la escuela deben estudiarse todas las cosmovisiones del mundo. Quiere decir que no puede excluirse ninguna filosofía, ni las creacionistas ni las evolucionistas. El alumno va comparando y asumiendo libremente con cuál de ellas se considera más afín. Esto implica pluralismo, respeto a las ideas ajenas. El materialismo, la dialéctica y el idealismo deben ser comprendidos por cada estudiante, después de lo cual se puede decir que está “aprendiendo a pensar por sí mismo”, objetivo fundamental de la educación. Conceptos como clases sociales y lucha de clases no pueden quedarse por fuera de la Filosofía. Al lado de estos conocimientos básicos para entender el mundo y la sociedad tienen que estar las ideas políticas, los programas de los partidos y movimientos políticos y sociales, tratados objetivamente, sin sesgos. El Materialismo Histórico es fundamental para comprender científicamente la evolución de la sociedad humana.

3.     Toda persona debe poseer los conocimientos básicos de la Economía Política Marxista. Esta es la herramienta adecuada para comprender cómo somos explotados, cómo los multimillonarios, los monopolios y las transnacionales acaparan los medios de producción. Si no sabemos qué es la ley del valor y cómo nos extraen la plusvalía no comprenderemos  por qué el sistema capitalista permite acumular las riquezas en unos pocos y empobrecer a la mayoría. No se trata de aprender técnicas económicas para robar, negociar exitosamente, o para montar empresas productivas, sino de aprender el quid de la explotación capitalista. ¿Por qué no rebajan la duración de la jornada laboral?, ¿Por qué no pagan un salario mínimo justo y digno?, ¿Por qué deforman y destruyen las Cooperativas?, ¿Por qué destruyeron el sistema socialista en varios países?, ¿Es deseable o no el sistema socialista para vivir en un mundo más igualitario?. En fin, numerosos interrogantes nos ayuda a resolver la Economía Política.
Estas ideas en la actualidad encuentran muchos escollos y prejuicios para ser llevadas a la práctica. Las religiones están en furor pues aún tenemos guerras por fundamentalismos religiosos; otros le atribuyen los males de la sociedad a la falta de religiosidad y hay muchos que viven a expensas de la difusión de ideas religiosas. Y para la élite adueñada de todo el capitalismo es la panacea social.

Sin embargo la Declaración Universal de los Derechos Humanos lo contempla y la Constitución Política de Colombia posibilitó el derecho de todos los colombianos a ser completa y objetivamente informados, es decir, desde la verdad científica y no desde la especulación imaginativa.  Si de verdad vamos evolucionando racionalmente hacia formas superiores de vida, ¿por qué no aceleramos? ¿O es que vamos en reversa, hacia el brutal irracionalismo?