El ingeniero Jairo Espejo Molano, gerente de uno de los consorcios de la Ruta del Sol, plantea la necesidad de una completa revaluación del tema. De 30 concesiones otorgadas se han convocado 32 tribunales de arbitramento para resolver conflictos. 

 

Por: Hernán Roberto Meneses M.

El 25 de octubre se celebró, con el auspicio de firmas de ingeniería local, la UTP y el liderazgo de la Asociación de Ingenieros Aciem de Risaralda y la Asociación de Ingenieros de Risaralda –AIR–, las I Jornadas Nacionales de Interventoría y Calidad en Proyectos de Ingeniería.

El evento contó con la presencia de los presidentes nacionales de la Sociedad Colombiana de Ingenieros –SCI–, ingeniero Argelino Durán Ariza, y de la Asociación de Ingenieros ACIEM, ingeniero Antonio García R., así como otros destacados expositores como el Vicepresidente de la Cámara Colombiana de Infraestructura ingeniero Jorge Alberto Marín G, el exministro Jorge Eduardo Rojas, gerentes de Concesión, Comisión de Regulación de Telecomunicaciones –CRC–, entre otros.

Uno de los temas de debate es la pertinencia de las interventorías en los contratos de concesión. Por el lado de los concesionarios opinan que al asumir los riesgos de diseño y construcción no resulta apropiada la interventoría. Por el otro lado, las entidades concedentes y los gremios de la ingeniería destacan la necesidad de la interventoría, aclarando sí la necesidad de un nuevo enfoque más integral, incluyendo asuntos financieros, ambientales y sociales, asuntos cada vez más relevantes.

El ingeniero Jairo Espejo Molano, gerente de uno de los consorcios de la Ruta del Sol, plantea la necesidad de una completa revaluación del tema. De 30 concesiones otorgadas se han convocado 32 tribunales de arbitramento para resolver conflictos.  Solución, “una bomba atómica”, expresión utilizada como metáfora para reordenar las relaciones entre las entidades del Estado y los contratistas. En un sentido similar, el experto en contratación abogado William Barrera Muñoz, señala cómo la ley conocida como Estatuto Anticorrupción ha creado más problemas que soluciones.

El vicepresidente nacional de ACIEM, ingeniero Henry Sánchez, hace un apunte importante desde el sector eléctrico. Las grandes obra de transmisión de energía, subestaciones, centrales de generación, tienen menos conflictos, menos tribunales. La razón: mejor planeación, ingeniería, selección de contratistas, mejores interventores y remata afirmado que transparencia no es tener muchos oferentes; es un proceso para garantizar la calidad de diseños, construcción e interventoría.

Al debate es necesario agregar la participación ciudadana, las veedurías como expresiones del Estado Social de Derecho, el Estado Participativo. Estamos en un momento en el cual un celular de un desprevenido ciudadano en Santa Marta hizo más que las autoridades frente a los derrames de carbón en la bahía. Los ciudadanos están jugando un papel cada vez mayor, los gremios venidos a menos en los últimos años tienen una oportunidad clara para elevar el nivel del control y participación.

Al momento de las conclusiones, el ingeniero Sánchez, vicepresidente nacional de Aciem, una organización gremial con más de 15 mil ingenieros,  ofrece la entidad gremial como vehículo para elevar las peticiones sobre modificación del Estatuto Anticorrupción y proponer una renovada institucionalidad.

Una felicitación especial debemos hacer al ingeniero Luis Fernando Sanz González, quien tuvo la iniciativa, la cristalizó con un equipo fabuloso de colegas en ACIEM y la Asociación de Ingenieros de Risaralda. Bravo, Luis.

Esta primera jornada nacional termina con aportes para mejorar el costo y calidad de las obras públicas, indispensables para el desarrollo económico. Muy bien.