Como parte de la valoración inicial de la donación, cada pieza fue sometida a un examen minucioso para determinar su estado, documentarlo y presentar los respectivos informes a las partes comprometidas en el proceso.

 

Por: Margarita Calle

El 2 de noviembre, justo cuando se conmemoraba un año de la muerte de la artista Lucy Tejada, se hizo la entrega oficial de la donación que hiciera a Pereira el 15 de mayo de 2011. Armados con cámaras e instrumentos especializados para registrar este momento, el grupo de personas que tuvimos el privilegio de participar de este ritual de develamiento, pudimos constatar la existencia y el estado de cada una de las obras incluidas en la donación. 

Cada pieza fue revisada con detenimiento por la curadora del Museo, Rosa Ángel, quien se ocupó, en primera instancia, de contrastar y ajustar las fichas técnicas del inventario de obras entregado por los herederos de la artista, con las inscripciones y referencias contenidas en las propias obras. Como parte de la valoración inicial de la donación, cada pieza fue sometida a un examen minucioso para determinar su estado, documentarlo y presentar los respectivos informes a las partes comprometidas en el proceso. Un paso necesario, toda vez que del estado de las obras dependerán las acciones que, a corto y mediano plazo, deba realizar el municipio de Pereira para garantizar su conservación y exhibición pública.

El proceso de valoración fue realizado con 151 del total de las obras reportadas en el testamentode la artista, con destino a Pereira; falta por establecer la situación de algunas piezas faltantes, la mayoría originales de pequeño formato y el destino de 9 serigrafías que ingresaron con la donación, sin haber sido incluidas en el inventario inicial.

Después de dos días de concentración en este proceso considero importante compartir con los lectores mis primeras percepciones sobre la donación:

La calidad de las obras: en general las obras incluidas en la donación son de gran valor estético y artístico. Cada obra aporta claves para entender el lugar que ocupó el proyecto plástico y creativo de Lucy Tejada en el desenvolvimiento del arte moderno nacional e identificar los referentes internacionales que alimentaron su mirada. Es destacable el número de originales entregados y la calidad pictórica de las mismas.

Estado de las obras: No todas las obras donadas se encuentran en buen estado. La mayoría de grabados realizados en placas de acrílico, y en menor grado algunos en punta seca, deberán ser sometidos a un cuidadoso proceso de restauración que permita eliminar los hongos y oxidaciones generadas por la exposición a condiciones ambientales poco favorables para este tipo de trabajos. El estado de las pinturas originales es bueno, salvo algunas piezas que, al parecer, tampoco fueron conservadas en condiciones apropiadas y presentan pérdida de materia, humedad o deterioro de los soportes.

En conclusión, debo decir que es un lujo para Pereira contar con esta donación porque, sin duda, ella se constituirá en un referente fundamental para investigar la historia del arte del país. Sin embargo, debemos ser conscientes de la responsabilidad que nos compete para restaurar las obras que así lo necesitan y poder mostrar la totalidad de la donación a la comunidad.

Por ahora, todas las piezas están bajo la custodia del Museo de Arte de Pereira, en donde se adelanta la curaduría para la primera muestra pública, en diciembre de este año.

* Directora Maestría en Estética y Creación, Universidad Tecnológica de Pereira