A la ciudadanía pereirana hoy nos toca soportar que el particular se atreva a demandar al municipio de Pereira ante el Tribunal Administrativo de Risaralda, pretendiendo con esta acción legal no tener que pagar los más de diez mil millones de pesos que le adeuda a la Alcaldía.

Por: Daniel Silva 

En el mes de abril del año en curso, en esta misma tribuna denuncié mediante una columna titulada “¡No nos dejemos tumbar!, la forma leonina como los alcaldes Enrique Vásquez y Juan Pablo Gallo entregaron nuestro aeropuerto Matecaña a un particular hasta por veinte (20) años. Y no a cualquier particular, sino nada menos que al socio de Odebrecht en Colombia, la sociedad CSS Constructores S.A., en obras cuestionadas como la Ruta del Sol y el Colector Tunjuelo-Canoas. Esta última, donde ya la hija de Carlos Solarte (Paola Solarte) aceptó las coimas dadas para quedarse con la adjudicación del contrato, y por lo cual suscribió preacuerdo (es decir, sentencia condenatoria) con la Fiscalía.

Adicionalmente, manifesté en aquella publicación que la pilatuna más vituperable hecha por el socio de Odebrecht en el Aeropuerto Matecaña, era la evasión en el pago de las estampillas Pro-cultura y Pro-bienestar del adulto mayor. Las cuales ascienden a la suma de $10.056.340.000, más los intereses de mora.

El plazo máximo para cancelar dicho dinero se cumplió el 15 de marzo de 2018, después de que el municipio les diera como ñapa un plazo adicional de seis meses para pagar, el cual incumplieron.

Y como si lo anterior fuese poco, el nuevo hecho es que a la ciudadanía pereirana hoy nos toca soportar que el particular se atreva a demandar al municipio de Pereira ante el Tribunal Administrativo de Risaralda, pretendiendo con esta acción legal no tener que pagar los más de diez mil millones de pesos que le adeuda a la Alcaldía. En otras palabras, acuden a argucias jurídicas para evadir sus obligaciones tributarias.

Y para acabar de completar esta historia, en la última semana fue sancionada la sociedad CSS Constructores con diez (10) años de inhabilidad para contratar con el Estado, por las coimas entregadas para que les adjudicaran las obras de la Ruta del Sol junto con otros socios. En igual sentido, el fallo del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, los condenó a pagar más de 800.000 mil millones de pesos.

Es decir, para razones el tiempo, pues desde el gobierno de Enrique Vásquez y comienzos del de Gallo, varios ciudadanos advertimos lo inoportuno e inviable que era hacer entrega de nuestro patrimonio público a particulares, y logramos demostrar con cifras cómo el aeropuerto podía modernizarse sin necesidad de entregarlo a foráneos. Y con mayor razón argumentamos que era un desatino entregárselo al socio de Odebrecht.

Además, que dicho sea de una vez con bastante antelación y como advertencia para la ciudadanía, que el ex Secretario de Hacienda de Pereira Carlos Alberto Maya López, que hoy posa como el mejor candidato a suceder al actual mandatario, quien se mostró como un gran estadista y administrador de tributos, no conminó ni menos chistó si quiera al socio de Odebrecht para que pagara las estampillas. Y no menos importante ha sido el silencio sepulcral del propio Alcalde Gallo, quien tampoco se ha atrevido a salir con su palito de selfie a cobrar el dinero que por derecho tiene el sector cultural y la tercera edad de nuestra ciudad.

Con esto queda comprobado que en el Matecaña sí hay tremendos aviones.

Pregunta para el Alcalde Gallo: ¿qué pasará con el contrato de concesión firmado entre él y la sociedad CSS Constructores, ahora que la sentencia del Tribunal de Cundinamarca los inhabilita por diez (10) años para contratar con el Estado?