Pese a la gravedad de lo narrado hasta ahora, lo que debe llamar la atención en mayor medida es el duro golpe por la evasión en el pago de estampillas que pretende hacer en la actualidad el privado que tiene nuestro Aeropuerto Matecaña.

 

Por: Daniel Silva Orrego

En el mandato del exalcalde Enrique Vásquez Zuleta los pereiranos tuvimos que observar cómo se inició el proceso de entrega en concesión –también llamada Asociación Público Privada (APP)– de nuestro Aeropuerto Internacional Matecaña.

Y a pesar de que aquel no logró su cometido, sí fue el actual Alcalde Juan Pablo Gallo Maya quien finalmente permitió, como Presidente de la Junta Directiva, que la Gerencia del Aeropuerto continuara con el proceso y se le entregara hasta por veinte (20) años a un particular[1].

Desde el primer anuncio de la entrega en concesión, varias personas se pronunciaron en contra de esta, argumentando acertadamente que las obras de modernización podían ser adelantadas con los prósperos excedentes anuales que el Aeropuerto estaba generando (superiores a los 11.000 millones de pesos), sin necesidad de entregarle el patrimonio de la ciudad a un particular.

Adicionalmente, el analista económico Aurelio Suárez Montoya advirtió que la APP de Pereira es la peor en el país (ver), toda vez que el privado solo le entregará el 10,82% a la ciudad (video), mientras en Bogotá y Cali el porcentaje percibido supera el 40% para cada una.

Por esto, decidió remitirle una carta (ver) al Alcalde Gallo para que se abstuviera de cometer dicho exabrupto; a pesar de ello, en la actualidad nuestro aeropuerto se encuentra en manos del particular.

Sumado a lo anterior, debe agregarse que el concesionario que hoy está en poder del aeropuerto, CSS Constructores S.A., es socio (ver) en otras obras del país de la confesa corrupta y delincuente Odebrecht (ver), como en la Ruta del Sol 2 y el Colector Tunjuelo-Canoas, lo que conllevó a que se les embargara las cuentas bancarias (ver).

Pese a la gravedad de lo narrado hasta ahora, lo que debe llamar la atención en mayor medida es el duro golpe por la evasión en el pago de estampillas que pretende hacer en la actualidad el privado que tiene nuestro Aeropuerto Matecaña.

El asunto es el siguiente: toda persona natural o jurídica que celebre contratos con el municipio de Pereira o alguna de sus entidades descentralizadas, de acuerdo al valor del contrato, se somete a pagar la estampilla Pro-cultura [2] y la estampilla Pro-bienestar del adulto mayor [3].

De este modo, teniendo en cuenta que el valor del contrato de concesión del Aeropuerto asciende a la suma de $287.324.000.000 (ver imagen), el privado debe cancelar a la ciudad: (i) por la estampilla pro-cultura la suma de $4.309.860.000 y (ii) por la estampilla pro-bienestar del adulto mayor la suma de $5.746.480.000, para un total de $10.056.340.000.

Es de resaltar que el plazo máximo para que el particular le pagara a la ciudad de Pereira la anterior suma de dinero venció el 15 de marzo de 2018. Y a la fecha en que se realiza esta publicación no se ha recibido pago alguno.

Por lo anterior, el llamado a la ciudadanía es el de estar atentos al futuro de esta situación, por cuanto no es de poca monta el valor que le deben entregar a nuestra ciudad. La destinación de ese dinero debe ser objeto de atenta vigilancia, en razón a los sectores de relevancia para los cuales se debe dirigir: la cultura y el bienestar de los adultos mayores.

Finalmente, es de resaltar que desde un principio se les advirtió a los alcaldes Enrique Vásquez y Juan Pablo Gallo, que la entrega del aeropuerto a particulares conllevaría este tipo de disputas y a colocar en peligro el patrimonio público de Pereira.

Ñapa: que no se le olvide al socio de Odebrecht en Pereira que también debe pagar el impuesto predial y la contribución especial de seguridad, por cuanto no está exento de ellos a la luz del estatuto tributario local.

 

Notas

[1] Operadora Portuaria Aeropuerto Matecaña S.A.S., dentro de la cual se encuentra CSS Constructores S.A.

[2] Que corresponde al 1.5% del valor del contrato. Tal como lo regula el Acuerdo 75 de 2006, el Acuerdo 41 de 2012 y el Acuerdo 23 de 2014, proferidos por el Concejo Municipal de Pereira.

[3] Que corresponde al 2.0% del valor del contrato. Tal como lo regula el Acuerdo 12 de 2012 y el Acuerdo 29 de 2015, proferidos por el Concejo Municipal de Pereira.