FABIÁN MORALESLa carencia de criterios técnicos ha conducido a que las medidas terminen impulsando el aumento del transporte informal, pues los pasajeros que la Alcaldía de Pereira les baja a las empresas santarrosanas por decreto, no acuden al monopolio de los articulados, buscan la informalidad.

Por: Fabián Morales

El sistema integrado de transporte masivo Megabús se puso en marcha en la ciudad de Pereira en el año 2006. Tuvo como como objetivo ser la empresa titular del servicio de transporte público masivo de pasajeros en el Área Metropolitana Centro Occidente, operando y garantizando condiciones de seguridad, confiabilidad, economía y sostenibilidad no vistas. Contribuyendo así al mejoramiento de la calidad de vida de la población.

También anunciaron la intención de alcanzar a ser en cinco años el eje del transporte público de pasajeros en el Área Metropolitana. En sus planes contaban con movilizar alrededor de 140.000 pasajeros diarios.

Pero en el presente año los hechos están dando la razón a quienes desde un comienzo denunciaron que el proyecto del Megabús conllevaba a más daños que beneficios. Tales eran los casos de pretender concentrar las ganancias en un pequeño grupo privado, entregar vías públicas para uso exclusivo del Megabús y elevados costos para los usuarios.

A la fecha el Megabús está transportando la mitad de lo que tenía proyectado. No le cumple a los trabajadores con el salario. La calidad del servicio es cuestionada. Producto del bajo flujo de usuarios demora más la frecuencia del tránsito de buses troncales. Agréguese que el sistema tiene la tarifa más cara de todo el país, 1.700 pesos, mientras en ciudades como Bogotá, donde el Transmilenio tiene trayectos más largos y con mayor población, se cuenta con tarifas en hora valle de 1400 pesos, y el transporte público maneja tarifas entre $1450 y $1500.

Mientras esto ocurre, la inversión pública (Nación, Pereira y Dosquebradas) para el Megabús, es del 66 por ciento y la privada (Promasivo S.A, Integra S.A, Megabús, Recisa, FiduBogotá) es del 34 por ciento. Pero en materia de ganancias, la regla se invierte, debido a que el sector público solo recibe el 8 por ciento y los privados se embolsillan el 92 por ciento. 1

Ante la crisis del sistema, la administración del alcalde de Pereira Enrique Vásquez, decreta medidas para salvar al negocio aunque el resto de la población “lleve del bulto”. Aparte del reversado intento de prohibir la acompañante en moto; ahora el alcalde Vásquez, argumentando que causan problemas de movilidad, emprende la persecución a las empresas y conductores de transporte de Santa Rosa de Cabal, como lo dijo el 15 de julio en entrevista para el diario La Tarde:“es la orden que les dimos, el no urbaneo de los vehículos intermunicipales sobre la avenida del Ferrocarril, que es uno de los grandes causantes del problema de movilidad. Están advertidos, ya están preavisados y vamos es con mano dura” 2.

Al respecto Julio Arley López , conductor de flota Alcalá, con ruta Santa Rosa – Pereira, Pereira – Santa Rosa, comenta que la medida perjudica notablemente a los aproximadamente 200 conductores que tienen las cinco empresas de transporte intermunicipal que cubren esta ruta (Flota Alcalá, Flota Occidental, Líneas Pereiranas, Cooprisar y Mosarcoop). Agrega: “somos conductores que tenemos que cumplir una tarifa y en promedio nos hacemos un salario mínimo al mes, a veces menos, además uno está es por servirle al usuario, la mayoría de personas no tienen el dinero para desplazarse hasta el terminal y uno los recoge en la avenida Ferrocarril o también se le ayuda a las personas que viven del rebusque en los buses, mientras con el Megabús eso no se puede hacer”. Detalla: “no solo son 200 conductores aproximadamente, son más de 300 familias entre empleados directos e indirectos, porque las empresas de transporte, además de conductores tienen administradores, secretarias, etcétera. Nosotros necesitamos quién le haga aseo a los buses, quién cuide los vehículos, quién nos alimente… si las medidas para salvar al Megabús continúan así, el perjudicado seguirá siendo el usuario, y los arruinados serán los empresarios y trabajadores del transporte entre Santa Rosa y Pereira”.

Finalmente la carencia de criterios técnicos ha conducido a que las medidas terminen impulsando el aumento del transporte informal, pues los pasajeros que la Alcaldía de Pereira les baja a las empresas santarrosanas por decreto, no acuden al monopolio de los articulados, buscan la informalidad.

Ante estas amenazas la ciudadanía debe aunar esfuerzos para impedir las medidas policivas del alcalde Vásquez, quien ya procedió de manera similar con los vendedores informales de las carretas conforme al “ Plan Candado”. Quedará por ver también si el alcalde Carlos Eduardo Toro Ávila abogará por la defensa de los empresarios y trabajadores del transporte de los santarrosanos y los miles de usuarios que se benefician del servicio.

1.    http://www.slideshare.net/aureliosuarez/presentacin-sobre-el-megabus

2.    http://www.latarde.com/noticias/politica/118036-los-4-negociadores-de-la-etp