Las fichas técnicas han sido un recurso de la nemotecnia para regresar a esos lugares donde la palabra convocó todos los imaginarios.

CAROLINA HIDALGO

Por Carolina Hidalgo 

Las tenemos al alcance de la biblioteca, nuestro escritorio o un simple separa libros. Ellas se convierten en el pastel perfecto que de un solo bocado rememora la buena literatura.  He aquí, algunas de las fichas técnicas que me complazco en compartir, desde mi biblioteca de word, para regresar a la literatura regional del centro occidente  de Colombia. La biblioteca Lucy Tejada a través de El Instituto de Cultura, se teme llegue tarde cuando la concepción de Biblioteca recreada por sus visitantes diste de lo que fue un escenario de libros apiñados en la habitación trasera: el desmoronamiento de la página abandonada entre la humedad y la miopía cultural; una que otra inocente usurpación de autores, o sencillamente, tantos años del desterramiento de una gran obra por intereses, que a nuestros ojos no leen la bondad de la creatividad que aún denuncia las familias patrísticas, como sucedió con la autora pereirana Alba Lucía Ángel  -en estos dilemas no me quiero entrometer, me basta la palabra de labios de nuestra Pájara Pinta-.

Les invito a las lectoras y los lectores de Tras la Cola de la Rata a que elaboren sus propias fichas técnicas como un recurso de la relectura, a continuación un formato común y visto en la web, mi oficio es complacerme en leer las obras y hacer de westas las sinopsis, aquí les dejo la tarea de acercarse cuando quieran a los anaqueles de esta institución, rompan el tedio entre el silencio y la gratificante escritura.

o_f65619a70abb88e9_001

o_f65619a70abb88e9_002

o_f65619a70abb88e9_003