MARGARITA CALLE-1La memoria es fundamentalmente una experiencia de creación e invención, y el archivo, uno de sus dispositivos más potentes para su configuración.

Por: Margarita Calle

Durante el primer semestre de 2013 la Corporación Cultural Ciudad Latente realizó una convocatoria pública para conformar el “Álbum de la memoria visual, Pereira 150 años”. Ciudadanos de distintas procedencias donaron sus fotografías personales, para alimentar un protoarchivo de imágenes, que relacionadas entre sí, aportan señas para configurar un relato histórico amplio conformado por disparadores de memoria y contingencias temporales que, en suma devienen clave para entender el modo como diferentes grupos sociales van recreando la imagen de su propia intimidad.

Si entendemos el archivo como una conformación de enunciados cuya naturaleza transita entre lo dicho y lo no dicho, o entre lo dicho y lo decible, como lo sugiere George Agamben, este se constituye, en esencia, en un repositorio o contenedor dinámico de huellas, registros y referentes, susceptibles de ser leídos, interpretados y reclasificados bajo parámetros distintos cada vez. Su condición de ser potencia para el decir, lo ubica en una relación de frontera que posibilita rescatar la noción del reduccionismo al que es sometido cuando se le considera exclusivamente como un recurso para practicar la experiencia de la rememoración. Algunas prácticas del arte se han ocupado de mostrar, que además de esa posibilidad, la memoria es fundamentalmente una experiencia de creación e invención, y el archivo, uno de sus dispositivos más potentes para su configuración.

En esta perspectiva “El álbum de la memoria visual de Pereira” recoge una serie de imágenes, aportadas por quienes respondieron a la convocatoria, que en conjunto le permiten al espectador penetrar el universo íntimo del álbum familiar en tanto relato de una cotidianidad que se construye desde imaginarios compartidos, desde formas de ser, de aparecer y de coexistiren las que se reproducen o reinventan aquellos referentes de memoria que cohesionan a los seres humanos, y que actúan con intensidades y visibilidades diferentes. Dispuestas en el escenario de relaciones que posibilita la sala de exposiciones, estas imágenes provocan en el espectador contrastes y asociaciones estéticas y conceptuales en las que se implica una interpretación de carácter social, sobre el sentido con el que culturalmente hemos elaborado las representaciones de nosotros mismos y las hemos consignado en dispositivos perdurables.

Al lado de otras exposiciones de fotografía histórica en las que también el “archivo”, el “álbum” y los modos de “consignar” estos registros de memoria han sido objeto de reflexión, la muestra “El álbum de la memoria visual de Pereira” constituye un gran aporte, para posibilitar otras maneras de entender nuestro presente y, sobre todo, proyectar las acciones con las que asumiremos los procesos de transmisión que nos ponen de cara a los nuevos tiempos.

El proceso de recopilación de los materiales liderado por el colectivo de Ciudad Latente, la curaduría de la muestra a cargo del artista Fredy Clavijo y el evento que animó la reflexión en torno a la situación de los archivos, con participación de académicos locales y nacionales que han asumido como campo de investigación este tema, convierten esta exhibición en un anclaje para ubicar los múltiples sentidos que puede aportar un ejercicio como este.

La exposición “El álbum de la memoria visual de Pereira” estará abierta hasta el 3 de octubre de 2013, en la Sala Carlos Drews del Instituto Municipal de Cultura y Fomento al Turismo.