Que el docente dé un conocimiento, por más básico que sea, y que nosotros como estudiantes lo aceptemos como las personas conformistas que somos. Supongo que de eso se trata la educación en la mayoría de los casos.

 

Por: Valeria Velásquez Torres

Lo primero de lo que deseo hablar es de cómo debe de ser un docente. Un docente debe de ser una persona que no quiera alardear de su conocimiento, que no desee mostrarse superior a sus estudiantes, que no pelee por tener la razón, aunque la tenga. Un docente debe de ser una persona que se preocupe por cómo piensan y actúan sus estudiantes frente a los conocimientos que éste como docente intenta plasmar en ellos, de acuerdo al punto de vista que él tiene del mundo.

No deseo atribuir la culpa al docente por ser todo lo contrario a lo que debería ser, la culpa recae es en el sistema educacional que poseemos, porque el docente es la persona que va e intenta plasmar una idea, para ser más exactos un conocimiento, pero el que le dice cómo debe hacerlo es el sistema. Seamos realistas, si el docente se sale del sistema mostrando una forma distinta de ver el mundo, automáticamente se pierde a una persona del famoso ‘’rebaño’’, como se le conoce a la sociedad actualmente.

Lo segundo de lo que deseo hablar es de la postura que toma el estudiante en un aula de clase. Hablando como estudiante, puedo decir que veo el mundo desde la forma en que una ciencia básica (Matemáticas, Biología, Historia, Geografía) me lo muestra, intentando ponerle la lógica de esa ciencia al mundo, siguiendo las normas de nuestra educación. Podría ser que por eso mi Ser-Persona (que lo pueden brindar las ciencias humana) sea un poco menos tratado y por eso no veo el mundo desde una perspectiva interesada en las personas, porque las ciencias humanas tienen menos valor frente a las ciencias básicas.

Que el docente dé un conocimiento, por más básico que sea, y que nosotros como estudiantes lo aceptemos como las personas conformistas que somos. Supongo que de eso se trata la educación en la mayoría de los casos. Digo en el mayor de los casos porque, así como existen ese tipo de docentes que sólo desean enseñar por enseñar, existe otros que enseñan para un fin, no para un momento sino para toda la vida y así como existen los estudiantes conformistas, existen los estudiantes que quieren más, que desean aplicar ese conocimiento siempre y no solo un momento.

Para mejorar este circuito erróneo de educación que tenemos debe existir interés de parte y parte. ¿A qué me refiero con ‘’parte y parte’’? A que el docente debe romper el sistema en el que está obligado a enseñar y trabaje un poco la parte humana de sus estudiantes y que el estudiante se muestre interesado en aprender algo para su vida, no para un instante.