DE TU A ATU

Ese factor de grandeza, se extravió en los cuarteles de los advenedizos que hoy la atropellan con la fórmula: todo para mi, nada para Pereira o peor el fatídico, yo cómo voy.

 

editada2Henry Carvajal Castro

henrycampeon@hotmail.com.

Las actuales generaciones saben tanto de Pereira, que ni de Pereira saben. Que Pereira se construyó por generación espontánea, sueños hechos realidad y lo imposible. Camada de visionarios, que hicieron  de la quimera una fastuosa realidad. Una neurona que pensaba con cívica grandeza realizadora.

Una dinámica, que sin complejos, hizo de un cañaduzal un Aeromatecaña, en un ratico,  para volar con sus sueños de épica grandeza. Del valle quebrado que la habita, una cuna de sueños y ensueño que hoy domina la región y brilla en Colombia.

Ese factor de grandeza, se extravió en los cuarteles de los advenedizos que hoy la atropellan con la fórmula: todo para mi, nada para Pereira o peor el fatídico, yo cómo voy. ¿Cuánto hace que estamos remodelando Aeromatecaña? ¿Por qué la extraña insistencia de entregarlo en una APP después de administrarlo, con suficiencia y orgullo cívico, por más de 66 años?

50 años después, no hemos sido capaces y ni vergüenza nos da, de terminar la Avenida del Rio. Perdimos la   imaginación, tanto, que si no es por Cesar Gaviria-Presidente no tendríamos viaducto y Caldas y Quindío  Autopista del Café, e ignoramos que Pereira no tiene Autopista  cuando entre Tribunas- Boston, se puede construir en más de un 80%?

Creemos que, en Pereira no se pueden hacer sino aveniditas de 4 carriles mientras la empresa privada  frente a Unicentro y Alkosto nos demuestra que sí. Pereira, no tiene voz, está hastiada de falsos líderes, que en cada negocio se la echan al bolsillo. La limitan para que no crezca sino en la medida que para ellos haya más ganancia. Nos imponen falsos valores de “yoismo” dejando para ellos las grandes decisiones que significan más ganancia.

Pereira, hoy, es un trono en el que la decadencia hace su agosto. Una vergüenza que nos limita e inhibe. Nadie reacciona ni dice nada. El tapen-tapen hace su Agosto. Todos callan. El temor a ser estigmatizados por los detentores del poder es más grande que el Alto del Nudo, a punto de convertirse en una Urbanización.  Nuestro talento tiene que emigrar, porque acá se les cierran las puertas para abrírselas a los profesionales importados.

El factor grandeza, una bandera institucionalizada en el alma de los grandes recuerdos que nos hicieron urbe con el hombro del gran civismo, ya es historia…y es lo único que nos queda.

PEREIRA ES UNA CIUDAD DE PRIMERA CATEGORIA CON DIRIGENTES APENAS DE TERCERA.