El lugar que han ido conquistando estos promisorios artistas es fruto del capital creativo y cultural que, de manera disciplinada, acumulan en su corta trayectoria, la cual debe interpretarse como una señal positiva para los jóvenes en formación tan necesitados de referentes para orientar sus aspiraciones.

Por: Margarita Calle

Las ferias de arte son escenarios cuya vocación fundamental es visibilizar y promover talentos para ponerlos a circular en un medio cerrado y complejo, en el que para el éxito no depende del talento mismo, pues se requiere, además, conocer las reglas de juego del campo y haber acumulado un importante capital cultural para moverse estratégicamente en él (Bourdieu). Con estos y otros presupuestos Colombia se prepara para inaugurar la Feria Internacional de Arte de Bogotá, artBo 2012, la cual tendrá lugar en Corferias, del 19 al 24 de Octubre.

Además del pulso que se mide entre las galerías aceptadas para presentar a sus artistas y las que han quedado marginadas, bien por los filtros de la política institucional o por bien posturas políticas derivadas del pulso que se mide en estos espacios, un hecho merece nuestra atención y reconocimiento. Se trata de la participación de los jóvenes artistas de Pereira Daniel Fernando Gómez y Ricardo Muñoz Izquierdo, seleccionados para el Pabellón Artecámara que reúne el trabajo de 33 artistas emergentes del país, menores de 40 años. El mérito es muy significativo si tenemos en cuenta que a la convocatoria aplicaron 729 artistas de todo el país y que entre los seleccionados los principales centros urbanos se llevan la mayor representación:16 de Bogotá, 13 de Medellín, uno de Cali y uno de Popayán.

De acuerdo con el curador Conrado Uribe, el objetivo del Pabellón Artecámara es servir de espacio de visibilidad e inscripción internacional para que estos creadores fortalezcan sus redes de trabajo y se confronten con pares que transitan por rutas y búsquedas similares. Una proyección a la que aspiran todos los artistas, que los pone de cara a una realidad en la que como se dijo, no basta el talento y para la cual los artistas parecen estar muy poco preparados.

Daniel Fernando Gómez y Ricardo Muñoz tienen un enorme potencial creativo que han cultivado con disciplina y formación en diferentes niveles. Ambos son egresados de la Escuela de Artes Visuales de la Universidad Tecnológica, ambos han obtenido becas nacionales e internacionales para realizar pasantías de investigación-creación en centros artísticos y de formación, como la obtenida en el Centro de Artes de la Universidad Federal de Pelotas, Brasil.

Daniel realizó su posgrado en la Maestría en Estética y Creación de la Universidad Tecnológica de Pereira y es profesor del programa de Artes Plásticas de la Universidad de Caldas. En la muestra de artBo, su proyecto artístico fue incluido dentro de la línea “Políticas poéticas” por el modo como sus objetos escultóricos logran introducir posturas que desestabilizan convencionalismos y bordean los límites del arte, sin renunciar a una confrontación permanente con la técnica y los materiales que manipula.

La obra de Ricardo, por su parte, fue ubicada en la línea “Ficciones y genealogías”, en la que se reúnen propuestas que “revaloran el lugar de la ficción y su papel en las construcciones culturales”, a partir de recursos como la parodia y la alegoría, usados para remover y reconstruir aquellas identidades que, por la inercia y la solemnidad de la historia, se han instalado con fuerza en nuestro imaginario.

El lugar que han ido conquistando estos promisorios artistas es fruto del capital creativo y cultural que, de manera disciplinada, acumulan en su corta trayectoria, la cual debe interpretarse como una señal positiva para los jóvenes en formación tan necesitados de referentes para orientar sus aspiraciones. Bien por Pereira y su representación en artBo!