Y si después de 30 años se siguen considerando sensatas declaraciones como las del hombre del vídeo, y si después de 30 años aun permitimos esto, habremos aprendido la historia de manera superficial, con el destino trágico de repetir lo sucedido con la UP y de cumplir el presagio de las FARC.

 

Por: Azby Rosas

La pregunta era para el Centro Democrático, si la paz no es así ¿entonces cómo? A falta de respuestas realistas, apareció el radicalismo a responder con la cara de un destituido ex policía que ahora usa barba –como los revolucionarios de antaño–, tomó la voz y encendió la cámara para responder en nombre de muchos su forma de pacificación, al mejor estilo de esa palabra, con adalides y héroes de la patria de la talla de Carlos Castaño, en quien cimienta su respuesta y da los detalles que muchos otros sueñan pero que solo él se atrevió a expresar públicamente, que gran parte de la mal llamada oposición quiere una paz singularmente armada.

Algunos dirán que exagero en el positivo recibimiento de muchos a la propuesta del miembro del CD de poner francotiradores para dar paso a la “temporada de caza” de izquierdistas – curioso que él viva en Bolivia– y de cualquiera que apoye el proceso, puro terrorismo freelance de derecha; algunos dirán que exagero sobre el apoyo de tantos internautas al “revolucionario” del CD por excelencia –válgame tal expresión que roza con la incongruencia– con su propuesta de llevarnos a una guerra civil, incluso equipara la propuesta con la caída de la época de los zares en Rusia. ¿Sabrá él que eso fue obra de la revolución socialista de octubre?

Para quienes creen que exagero, busquen el vídeo en cualquiera de las plataformas en las que se encuentra; diríjanse, al encontrarlo, a la sección de comentarios, lean y vanaglóriense, vivimos en Colombia, como seguramente muchos de los que comentan –en caso de que no sean robots– y verán ahí en los comentarios a los más fieles seguidores del gran colombiano, verán el mundo orwelliano que él y sus simpatizantes crearon en sus mentes en donde repiten consignas como expresando “la guerra es paz”, o ¿acaso él se ha tomado 140 caracteres o menos para rechazar tal declaración? De más está decir, declaración nacida de la indignación creada por su partido hacia el acuerdo.

30 años llevan los sobrevivientes de la UP pidiendo verdad y justicia, 30 años llevan las FARC diciendo que al dejar las armas los van a matar. El año pasado el presidente Juan Manuel Santos reconoció, en nombre del Estado, la responsabilidad en el proceso de exterminio que vivió la UP, y estas semanas previas al 29 de mayo, día D+180, gritan de manera aun silenciosa que el Gobierno debe ser responsable en lo acordado, más cuando se habla de la estabilidad del proceso.

Y si después de 30 años se siguen considerando sensatas declaraciones como las del hombre del vídeo, y si después de 30 años aun permitimos esto, habremos aprendido la historia de manera superficial, con el destino trágico de repetir lo sucedido con la UP y de cumplir el presagio de las FARC. Es curioso, al final en la Historia quedaría consignado que ellas tuvieron la razón,