Merheg y Soto: una vergüenza para Risaralda, dice Claudia López

Con un reducido, pero atento público asistente, Claudia López, candidata al Senado por el Partido Verde, presentó en Pereira las bases de su propuesta. López es una de las más reconocidas analistas políticas de Colombia y por primera vez se presenta para un cargo de elección popular. 

Directa, contundente y sin pelos en la lengua, así fueron las respuestas de Claudia López durante su gira para promocionar su candidatura al Senado de la República.
Directa, contundente y sin pelos en la lengua, así fueron las respuestas de Claudia López durante su gira para promocionar su candidatura al Senado de la República.

Con reiterados llamados a elegir bien, en particular calificando como “una vergüenza” que Risaralda tenga en el Senado a personas como Carlos Enrique Soto y Samy Merheg, López presentó bases de su propuesta en un céntrico hotel de Pereira.

Llamó la atención sobre el manejo irregular de dineros públicos que hace el partido de la U, incluido el senador Soto, y sobre el recibimiento de la llamada “mermelada” (asignaciones presupuestales y otros favorecimientos desde el gobierno central para mantener fieles a sus aliados). Además, hizo evidente cómo las investigaciones por lavado de activos en contra de la familia Merheg han quedado en el limbo.

Enfatizó en el lavado de activos que se hizo desde la empresa Cable Unión de Occidente -de la familia Merheg- y de cómo las investigaciones al respecto no han avanzado, a pesar de que la justicia cuenta con material probatorio.

Con una blusa rosa, pero con una enorme energía y contundencia, la candidata del Partido Verde se expresó sobre este u otros aspectos de la vida política nacional.

¿Qué pasa en Risaralda donde la investigación por parapolítica no ha llegado a buen fin?
Porque no hay justicia, porque hay connivencia. Aquí acabo de ver una valla con la foto de la familia del señor Samy Merheg… a la foto de la familia le faltan: el hermano prófugo (el exsenador Habib Merheg) y el señor “Macaco”(refiriéndose al narcoparamilitar Carlos Mario Jiménez Naranjo, extraditado a Estados Unidos y máximo cabecilla de las autodefensas colombianas). Si quiere hacer política con la familia, que ponga la foto completa para que la gente tenga criterio para decidir por ellos. La verdad es que aquí hay mucha impunidad. Aquí nunca se logró establecer el lavado de activos que se hacía en Cable Unión, por ejemplo, una cosa que tiene muchas pruebas en la justicia. Pero ahí vamos a seguir pujando para que no se queden impunes eternamente.

¿Es la sociedad risaraldense connivente con el narcotráfico?
Yo creo que hay mucha intimidación económica y armada. Creo que tenemos que ir facilitando espacios de expresión libre a los ciudadanos.
Los invito a que consideren otras opciones. Ese cuentico de que los senadores de Risaralda tienen que ser de acá, no… los senadores de Risaralda no tienen que ser unos hampones de Risaralda, puede ser gente decente de otro lugar de Colombia que represente bien a Risaralda. Nosotros somos una opción y quien quiera votar por el número 10 de la Alianza Verde, bienvenido. Y si considera que hay otras opciones mejores de otros partidos, que por favor escoja ciudadanos mejores, porque es una vergüenza que quienes se pretendan representantes por Risaralda sean el señor Soto y el señor Merheg.

¿Por qué son vergüenza, puntualmente?
El uno es el clientelismo personificado de la “mermelada”, que lo que quiere decir es que se roban una plata de los colombianos para hacer campaña ellos, esos son los señores de la U.
Y el otro es un bandido que lo único que sabe hacer –ahí lo puso en su valla “Un equipo capaz”– capaz de lavarle plata a “Macaco”, ese es el gran mérito de los señores Merheg aquí.
Y los van a seguir eligiendo como si fueran representantes de la gente decente y trabajadora de Risaralda.

¿Cómo solucionar lo relativo a la representación política para las Farc?
En ese asunto, que ya salió, las Farc no pidieron curules para ellos, me parece que de una manera muy inteligente, porque facilita el camino de la paz. Lo que decidieron pedir es que se equilibre la representación política de ciertas poblaciones y territorios de Colombia que están muy supra-representados en el Congreso.
Y en eso hay que decir que tienen razón: el sistema actual, como elegimos el Congreso en Colombia, sobre-representa a las poblaciones citadinas y sub-representa a las poblaciones campesinas. Eso es un hecho, con Farc o sin Farc. De manera que equilibrar esa representación de la Colombia urbana y rural le hace bien a la democracia. Que sea un acuerdo con las Farc es lamentable, que tengamos que llegar a una mesa con las Farc para hacer una cosa que le servía a todo el pueblo colombiano; porque los Soto y los Merheg nunca van a proponer eso, se la pasan es haciendo negociados desde el Congreso. Entonces, para que no nos vuelva a pasar esa vergüenza de que las reformas que le sirven a Colombia toca sentarse a negociarlas con un bandido, nos exige elegir gente decente en el Congreso para que proponga ese tipo de reformas.

Con reiterados y claros reparos contra los senadores Carlos Enrique Soto y Sammy Merheg pasó por Pereira la candidata al Senado por el Partido Verde.
Con reiterados y claros reparos contra los senadores Carlos Enrique Soto y Samy Merheg pasó por Pereira la candidata al Senado por el Partido Verde.

SU CAMPAÑA

¿Cómo una de las más reconocidas analistas políticas se vincula a un partido que ha tenido un grave traspiés en el pasado reciente?
Sé que aquí la política está muy desprestigiada y corro un grave riesgo de credibilidad, pero corro un riesgo mayor como colombiana si no nos atrevemos a apostarle a la paz, a parar esta guerra, a construir instituciones decentes, de denunciar a los bandidos y a los corruptos y con nuestro voto remplazar a esos corruptos. Si no viene el Merheg 1, con Merheg 2 y el Soto 18, con el bandido 15… así nunca vamos a construir paz y democracia. Tenemos que darnos la pela de meternos en esta actividad y con decencia, con transparencia, con la ciudadanía, meternos en representación de esa misma ciudadanía en el Congreso de la República.

¿Qué perdió Colombia al tener a Claudia López como candidata y qué puede ganar?
Primero no perdió nada todavía. Si tengo el honor de llegar a esa curul, si tenemos mucho qué ganar. ¿Qué vamos a ganar? Yo sé hacer investigación, sé hacer denuncias, tengo capacidad propositiva, sé hacer propuestas, lo que pasa es que ahora podemos convertir esas propuestas en decisiones. A mí me pasaba mucho en el pasado que entregaba propuestas en el Congresos, las estudiábamos meses y nos la tumbaban tres o cuatro congresistas. Yo creo que vamos es a ganar. Lo que vamos a hacer ahora es sustituir a los corruptos.

SOBRE URIBE
¿Cómo visualiza ese Congreso con Álvaro Uribe y su bancada en el mismo recinto? 
Muy bueno que ellos tengan representación allí, nos debatiremos en el respeto. Ya en el pasado me he enfrentado al expresidente, incluso en el pasado pude decirle en la cara que no tiene autoridad moral para venir a darnos lecciones de política… un hombre que siempre ha estado enlodado de paras, narcos… que nombró a un jefe de seguridad como el señor Santoyo, que “traquetiaba” (traficaba con drogas) desde el Palacio de Nariño. Así que no nos venga a dar lecciones de democracia, sin embargo es legítimo que llegue a allá y si llega allá debatiremos con mucho respeto, pero con franqueza. Para que aquí los colombianos no nos sigamos dando bala, para que los hijos de los colombianos pobres pongan los muertos y los hijos de Álvaro Uribe se queden con los negocios.

Usted exponen como partido que nunca harían ningún pacto con Álvaro Uribe, ¿en el Congreso sería factible una alianza con Centro Democrático (partido del expresidente Uribe)?
Alianza de ninguna manera. Ahora, si queremos sacar gran parte de estas reformas, el ideal es que coincidamos en algunas reformas, pues ni ellos van a ser mayoría absoluta en el Congreso ni nosotros tampoco. Tanto valdrá su voto como el nuestro. La diferencia es que allá el señor Uribe es uno más, es solo un voto… no puede manipular a todo el mundo.

*Artículo publicado originalmente en Vecinos