“…el Estado debe hacer presencia, pero no presencia militar, debe ser una presencia más que todo en lo social, porque muchas veces vemos que los jóvenes se van a los grupos armados sea de derecha o izquierda, por la necesidad”. Segunda entrega de los testimonios aportados por la comunidad indígena Misak del Cauca.

Por: John Harold Giraldo Herrera / Fotografías:Rodrigo Grajales

El conflicto en el Cauca no es nuevo, ni se acabará de la noche a la mañana. El tema de fondo es el abandono del Estado, la pobreza extrema de las familias y todo lo que ello genera: narcotráfico, conflicto armado, pugnas por la tierra. En términos de comunidades indígenas existen varios grupos y cuando se habla de movimiento indígena se generaliza. En el Cauca prevalecen varios pueblos ancestrales, los Nasa son los que han protagonizado el debate público por abanderar con su guardia indígena el que se respete sus territorios, pero otras comunidades indígenas, como los Misak, tienen otro pensamiento, viven igual las consecuencias de la guerra.

La guerra deja desplazados, traumas psicológicos, secuelas para toda la vida. Tanto en el municipio de Jambaló como en Toribío se vive una ambiente complejo por lo que sucede. El gobernador de la comunidad Misak, Pedro Antonio Calambas Cuchillo (en la foto), habla sobre lo que sucede y los problemas más delicados en la zona.

John Harold Giraldo Herrera: Gobernador de Jambaló, usted es del pueblo Misak y últimamente han ocurrido unos sucesos complejos. Cuéntenos, ¿aué es lo que ocurre allí?

Pedro Antonio Calambas Cuchillo: Por vivir en un territorio que han marcado como “Zona Roja”, nos ha tocado pasar muchas dificultades. Y nosotros como indígenas siempre hemos tratado de estar separados del tema de los grupos armados, tanto ejército como guerrilla, pero muchas veces los conflictos se dan entre ellos, y siempre salimos involucrados por la guerrilla, concretamente las Farc,  y  por la fuerza pública, y en ese confrontamiento, nosotros caemos en mitad de ellos. Ese es como el gran conflicto que está pasando en nuestro entorno, y  ¿qué sucede ahí?, pues que nosotros venimos siendo calificados como colaboradores de uno y otro bando.

JHGH: Lo último que ha pasado, ha sido como un momento cumbre, porque en Jambaló las Farc proclaman la derribada de un avión, pero al mismo tiempo los Nasa han sacado del territorio  tanto al Ejército como a la guerrilla. ¿Ustedes qué papel juegan ahí?

PACC. Nuestro pensamiento y nuestra posición como comunidad Misak es una sola, nunca hemos organizado una guardia indígena como tal, desde la orientación de los mayores siempre se ha dicho que acá entre nosotros debe de haber una guardia cívica, que no sea un guardia atropelladora,  pero que en este sentido la guardia no son 3,5 10…la guardia somos todos, pero eso se hace en el momento que sea necesario. En ese sentido nuestro pensamiento es no ir en contra de las cosas que de pronto el Estado ha colocado y también nosotros conocemos nuestros derechos y así como nosotros tenemos deberes y derechos, el Estado también tiene los deberes y derechos de estar en las comunidades con nosotros, hemos atendido a ese llamado y nuestra posición concretamente es que no vamos a ir en contra de las cosas que son legales y que ya han funcionado.

Si nosotros nos enfrentáramos con los grupos armados ilegales y que en este momentos tocara sacarlos del territorio porque están violando nuestros derechos, porque están haciendo cosas que afectan a la comunidad, por la autonomía, por nuestra supervivencia habría que actuar. Pero nosotros creemos que este no es el momento, ni la manera en la que se está dando el desalojo de la fuerza pública debe de haber otra forma de solucionar las cosas.

JHGH: Ustedes como comunidad tienen un aspecto, y es que viven tranquilos, pacíficos, pero todo esto me imagino que les ha generado mucha zozobra, los ha sacado de su vida cotidiana…

PACC: Sí. Dicen que los Nasas son guerreros en términos del ser, a nosotros como Misak nos han calificado como pacíficos, allí está la gran diferencia de que el Misak no actúa igual que el Nasa por referencias. En Jambaló, en la cabecera municipal y los alrededores hay confrontaciones, y las confrontaciones de esta última vez a nosotros nos ha tocado que movilizarnos, o sea, nos han sacado de nuestro territorio y nosotros estamos ahorita desplazados acá en el municipio de Silvia y las autoridades de acá nos han apoyado, la Alcaldía, el Cabildo, los programas de salud, todos las organizaciones que existen aquí dentro de municipio, y eso a nosotros nos da ánimo por el respaldo que nos han brindado

JHGH: Gobernador, eso quiere  decir que los  Misak en Jambaló se encuentran en una situación muy difícil. ¿Cuántos de ustedes se han desplazado?

PACC. Hasta el momento nos hemos desplazado 61. Pasan dos cosas, nosotros vivimos cerquita al pueblo, pero hay una comunidad que está más arriba, como a 10 kilómetros que también son Misak y los que más estamos afectados somos los que vivimos a 5 minutos de la cabecera municipal. Los que están arriba casi no, solo se afectan cuando vienen a enviar el mercado, pero de todas formas psicológicamente están afectados, pero que les hagan daño, o que les digan que tienen que salir, allá no ha pasado eso.

JHGH: ¿Qué debería hacer el Estado en Jambaló?

PACC: Yo pienso que el Estado debe hacer presencia, pero no presencia militar, debe ser una presencia más que todo en lo social, porque muchas veces vemos que los jóvenes se van a los grupos armados sea de derecha o izquierda, por la necesidad. Por decir algo, van al ejército porque en dos años pagan su servicio normal, después van a profesional, porque sabe que ahí ganan sueldito. Lo mismo en la guerrilla, les ofrecen las garantías, buena vida a la familia, una cantidad de cosas, entonces los jóvenes van más pensando en el sentido económico, y para  toda la humanidad el factor pesos significa mucho, y en ese sentido yo pediría que se hiciera más inversión social, pero no en infraestructura y esas cosas, sino que ayude a la familia a mejorar su estilo de vida. Muchas veces uno encuentra personas que no tienen techo, al menos de tejas, algunos son de hojas de cabuya, en la extrema pobreza. Que el gobierno interviniera en esos temas sería una solución a los problemas que se encuentran dentro de las comunidades, y que esa ayuda no sea a cambio de tenga que informar, no, simplemente que sea una ayuda sincera como Estado y como un derecho que tiene un ciudadano.

JHGH: ¿Es decir, que esa sería la esencia de acabar la guerra, trabajar lo social?

PACC: Claro, el  aspecto social es fundamental para nosotros en este momento. Porque digamos, si yo no tengo que comer, me tengo que dedicar a otras cosas. En ese sentido, pensamos que lo importante es hacer una inversión social, pero real en las comunidades. Porque muchas veces el gobierno dice unas cosas, hay unos acuerdos, pero con el tiempo eso se va dilatando hasta que se queda en el olvido

JHGH: Gobernador, ¿les ha incumplido el Estado algunos acuerdos?

PACC. Por ejemplo, en el caso de Jambaló, concretamente, hay un acuerdo que se llama “El acuerdo Nilo”, con la zona norte del Cauca, por la masacre de los 20 indígenas, en el año 86. La comunidad estaba movilizada en una finca a recuperar, y los dueños de la finca le pagaron al Ejército y ellos fueron y masacraron a esa comunidad. Creo que hay un coronel involucrado y que ya fue juzgado. Entonces en ese caso, sobre ese acuerdo había que entregar 7.000 hectáreas de tierra y hasta el momento no se ha cumplido la totalidad de las entregas  y ese es uno de los incumplimientos que se han venido dando en la zona norte, y concretamente nosotros que vivimos en ese municipio y en el resguardo de Jambaló.

JHGH: ¿Cuántas hectáreas necesitan una familia de campesinos para vivir  dignamente?

PACC. De acuerdo  con la legislación indígena se dice que son 8 hectáreas de tierra por familia. En el caso nuestro, como Misak existimos 170 familias en Jambaló, de esas 170 familias Misak si se hiciera un cálculo general serían mil y algo de hectáreas que se necesitarían para las familias

JHGH: ¿Cuántas hectáreas tienen?

PACC. Hay familias que solo tienen una hectárea, algunas alcanzan a tener tres, cuatro hectáreas, es muy mínima y ese el motivo que al gobierno siempre se le pide tierra. ¿Por qué? Porque las familias crecen, pero la tierra nunca crece, la tierra siempre va a estar ahí y las familias van siempre en aumento y con el tiempo la tierra va a ser lo más esencial para nosotros. Y como Misak y como indígena uno depende de la tierra, no de otras cosas. Primero está la tierra y  a partir de ahí está la vida de uno.

JHGH: ¿Les han incumplido las Farc algunos acuerdos?

PACC: Hasta el momento, nunca se ha negociado entre las Farc y las comunidades indígenas. Nosotros no hemos compartido la política ni la filosofía que ellos manejan, y nunca nos hemos sentado con ellos porque no creemos que sea nuestro deber como comunidades indígenas ir a hablarle a las Farc en cuanto a temas que ellos manejan, por ejemplo, el terrorismo, los ataques a la población civil, solo en casos extremos sí se ha ido. Uno valora mucho a las mujeres porque ellas han sido las que en últimas le ponen frente  y van a decir “bueno no queremos que nos sigan matando a nuestros hijos, no queremos que nos sigan atropellando”. En Jambaló había un grupo de mujeres organizadas para ir a dialogar con ellos, a pedirles que por favor no continúen con la guerra, que esa guerra no es nuestra, pero por estar dentro de las comunidades nos están involucrando y nos están afectando. Por eso como punto principal que las comunidades tengan que hablar con la guerrilla, no, porque no es un actor legítimo, legal y en ese sentido con un actor que no es legal no se puede negociar. Se tiene que negociar con un actor que sea legal, reconocido.

En este caso se exige que las cosas se cumplan, por ejemplo si la guerrilla está dentro de las comunidades y nosotros como autoridades tenemos toda la autonomía de decir “ustedes deben retirarse de esta comunidad, porque este es nuestro territorio”, esas sí se hacen, exigiéndoles pero no un diálogo. El diálogo se debe hacer desde el Estado  para allá.

JHGH: Gobernador, hay otro tema que los medios cuestionan mucho, y es del narcotráfico. ¿Cómo han podido ustedes sobrevivir allá con ese actor que también hace parte fundamental del conflicto?

PACC. En ese aspecto, Jambaló como tal, se compone de tres climas, es un clima variado. En el caso de nosotros vivimos en clima frío, entonces nos hemos dedicado a los cultivos de clima frío. Hubo un tiempo en que todo el mundo sabía del tema de la amapola, pero poco a poco se fue cayendo y se acabó. El tema de los cultivos de coca,  para las comunidades indígenas es muy importante tener una mata de coca, porque es una planta que sirve al médico tradicional para hacer sus trabajos. Es una planta muy  especial, pero como el problema no es la planta sino el uso, entonces en ese caso se le ha dicho a las familias que deben tener 50 matas de hoja de coca pero que esas 50 matas no son para volverse narcotraficante. La idea es que las 50 matas sean para hacer remedios, trabajos de medicina, anteriormente los mayores no almorzaban sino que mascaban la hoja de coca. Pero desafortunadamente en algunas familias, como les dieron la posibilidad de que sembraran 50, entonces quieren sembrar 100, 150 y eso ya hace que la juventud empiece a coger malos caminos. Eso es un problema social por la falta de inversión económica a las familias y nosotros creemos desde nuestro pensamiento y  nuestro conocimiento que eso se mermaría si se hace una inversión directamente con los jóvenes, porque no son los mayores los que están sembrando o trabajando en esas cosas, porque los mayores siempre pretenden que la tierra sea utilizada exclusivamente para el servicio agrícola, para la comida, para la auto sostenibilidad. Por eso es importante que haya proyectos exclusivos para los jóvenes, muchas veces desde el gobierno mandan un proyecto y no se sabe si eso realmente a la juventud le va a funcionar, si siempre se concertara con la comunidad las cosas van funcionar y vamos a mejorar esto.

JHGH:  ¿Qué mensaje le dejaría usted gobernador a la opinión pública de lo que está ocurriendo ahora?

PACC. Yo les diría que nosotros necesitamos mucho acompañamiento de personalidades de orden nacional, internacional, que nos quieran apoyar en lo más necesario para nosotros. Por ejemplo, en el tema de tierras, es importantísimo que las familias tengan la tierra adecuada, con una buena producción para que no tengan que depender de otras cosas, muchas veces pasa que un indígena siembra, invierte una cantidad de plata y a la hora que va a vender no va a sacar el mismo resultado. Por ejemplo, ahora con el TLC creemos que va a pasar eso, que uno invierta una cantidad en una siembra por ejemplo de papa y la papa a la hora de vender no va a tener el mismo resultado.

Nosotros pediríamos que las organizaciones que nos quieran apoyar de todo corazón y con sinceridad, que nos dijeran nosotros lo vamos a apoyar en estos casos, por ejemplo en el tema de vivienda, de tierra, en el tema de salud, que sea un apoyo sin nada a cambio, sin condiciones. Con un apoyo así yo creo que todos esos problemas se van a aminorar.