Luego de la línea del tiempo publicada en la primera parte, acá el balance de algunos de los actores del paro. Otros de ellos, que no aparecen en este artículo, no se pudieron contactar o no quisieron entregar declaraciones. Segunda parte y fin.

4- 1381387_10201681961786736_1654053799_n (muro estudiantes)

Por: Mateo Jaramillo Zapata

Cabe destacar el hecho de que en los últimos días el apoyo al paro disminuyó notablemente. Además de que muchos procesos están congelados, ello se debe en buena parte a la ausencia de un sector de estudiantes entre los cuales figuran representantes estudiantiles, que en su momento se encontraban fuera del país en un espacio de construcción social en Ecuador, por lo cual no solo dejaron a un lado el proceso del paro, sino también sus obligaciones como representantes estudiantiles ante los diferentes consejos.

Tal es el caso de Julián Andrés Herrera Valencia, quien faltó a la última reunión del Consejo Superior en donde se decidieron cosas muy importante en el marco del paro, tal y como lo expresa el Acuerdo 37 del 12 de diciembre de 2013, en donde se decide extender los beneficios de Bienestar Universitario a los estudiantes de jornadas especiales, revisión financiera y académica de la misma para su mejoramiento. Dentro del acuerdo también se decidió volver a los requisitos para la segunda lengua que regían en el año 2007, lo cual es una disminución notable de los niveles de inglés antes exigidos, no obstante la norma dejará de regir a partir del segundo semestre del año 2015 para volver al actual sistema. Los estudiantes no contaron, en esa sesión, con su representante en el Consejo Superior.

Aunque se obtuvieron por primera vez en mucho tiempo puntos del pliego de petición, no se puede desconocer que la medida adoptada para la segunda lengua es una solución temporal, que hubiese podido ser al menos refutada si hubiese habido presencia del representante estudiantil correspondiente.

De manera que este es el balance parcial del paro, es lo que hasta el momento se puede decir de él, aun no se sabe qué determinaciones tomaron los estudiantes en vista de que el paro no se ha levantado oficialmente en una asamblea general de estudiantes. Por el momento se están realizando coordinadoras entre padres de familia y estudiantes para evaluar el trabajo desarrollado y pensar en que se hará el próximo año. 

 Poster Ecuador

José Germán López Quintero
Vicerrector de investigación, Innovación y Extensión

¿Cuál es su opinión con respecto al pliego de peticiones de los estudiantes?

Yo no he estudiado muy de fondo el pliego, pero hay unas solicitudes que la alta dirección de la universidad tiene la intención de analizarlas y de ver cómo se le da una salida. Se planteó una mesa de interlocución, pero los estudiantes se levantaron de ella… se avanzaron en muchas cosas importantes, una de ellas tiene que ver a todo lo referente a jornadas especiales desde la matrícula hasta extenderles todos los servicios que ofrece la universidad de Bienestar universitario y demás.

¿Cuál es su evaluación de la labor desempeñada por el movimiento estudiantil?

Uno quisiera que hubiese más participación en una universidad que tiene más de 17.000 estudiantes pero en el movimiento se podían contar cuando mucho mil estudiantes en una asamblea, ese es un porcentaje mínimo comparado con el resto de estudiantes de pregrado, entonces eso le quita poder democrático porque la democracia son las mayorías y no las minorías. Es entendible porque todos tenemos el derecho a pensar diferente, pero hay algo que no se puede negociar en la universidad: la institucionalidad, y es un grave error colocar ello como primer punto y además de esto un punto inamovible que si no se conseguía no se podía negociar.

¿Cuál es su opinión de las medidas que tomo la administración en el transcurso del paro?

El Consejo Superior, después de muchas discusiones y previa recomendación del Consejo Académico, tomó las medidas que eran necesarias. Siempre estuve de acuerdo con ellas porque fueron decisiones que se tomaron de forma articulada entre el Consejo Académico y el Consejo Superior.

¿Cuál es su opinión con respecto a la cancelación selectiva del semestre, eso resuelve el problema?

Con cancelar un semestre perdemos todos, pero los que más son los estudiantes y la sociedad, porque eso vale mucho dinero un día de trabajo que se pierda en una universidad pública. Unos de los más afectados son los padres de familia, por obvias razones, aunque los estudiantes decidieron seguir en paro se le abrió la posibilidad a quienes quisieran estudiar de poder hacerlo, pues es un derecho que figura dentro del reglamento estudiantil y, aún más, es un derecho a la educación que no puede ser violado.

 

¿Cuál es el resultado y las consecuencias de este paro en su opinión?

El resultado es nefasto, todos perdimos. Por ejemplo, quienes querían culminar su carrera este semestre tendrán que esperar seis meses más; la universidad pierde credibilidad ante las personas exteriores a ellas y aún más quienes recién quieren entrar a la misma. Como dije, los resultados son nefastos y es un daño irreparable.

¿Cree usted posible que estudiantes y administración puedan negociar?

Creo que sí, el Consejo Superior está abierto, por ello nombraron una comisión de interlocución, además de eso tiene toda la voluntad de negociar, yo pienso  que los estudiantes deben de aprovechar esa coyuntura, hay cosas que se pueden negociar pero otras que no se pueden como exigir la renuncia del rector, porque el Consejo Superior nunca va aceptar eso, porque eso es perder la gobernabilidad de la universidad. No obstante, creo que hay cosas que si se pueden negociar.

Zamy Zapata
Estudiante miembro de la mesa de interlocución

¿Cuál es su evaluación del desarrollo del paro?

El paro se empieza a preparar sobre todo por las condiciones tan cambiantes de los estudiantes en la universidad fruto de muchas medidas que se dieron a partir de los 14 años que estuvo Luis Enrique en la universidad. La crisis comenzó a sentirse alrededor de todas las problemáticas de la universidad el Ilex (Instituto de Lenguas Extranjeras), los incentivos académicos, Bienestar Universitario, etc., esas fueran las condiciones que generaron muchos procesos por parte de los estudiantes en la universidad.

¿Cuál es su opinión con respecto al apoyo que se ha tenido en este paro?

Este paro ha sido muy atípico dentro de todos los paros generados en la universidad. A diferencia de los años anteriores, es un paro atípico porque comparado con el del 2011 no movió la misma cantidad de gente que en ese entonces, sin embargo en este momento hay más gente en paro que en ese momento, creo que la gente sintió que en este momento el simple hecho de cesar las actividades académicas era suficiente para apoyar el proceso.

¿Cuál fue su labor dentro del paro y el trabajo que desarrollo dentro del mismo?

Dentro del proceso que hago parte decidimos hacer el saloneo visto como un escenario de reflexión, fuimos  partícipes de la asamblea donde finalmente se decide entrar en paro que para mí es una medida necesaria para enfrentar la realidad. Ahora bien el papel que me ha puesto a jugar la organización fue en un primer momento  proponer en la asamblea buscar escenarios de interlocución y negociación con la administración, lo cual fue aceptado por la asamblea y de hecho hice parte de dichos escenarios. Se buscó apoyo de muchos otros sectores, como la Asamblea departamental, el Concejo de Pereira, el movimiento de padres de familia y diferentes escenarios, hasta que logramos entrar a la administración en contra de su propia voluntad.

¿Qué opina de las medidas adoptadas por la administración en este paro?

Todas las actitudes tanto soluciones como acuerdos que ha sacado el Consejo Superior son una muestra de la personalidad soberbia de Luis Enrique Arango, lo que se hizo fue castigar o intentar castigar sistemáticamente a los manifestantes.

¿Cuál fue la respuesta del movimiento estudiantil ante dichas medidas?

En este momento siento que el movimiento tuvo un exceso de “buen comportamiento” porque demostró actitudes muy maduras, porque antes cualquier decisión del Consejo Superior despertaba la furia en el movimiento estudiantil, lo cual no era bueno, en este caso el movimiento llamó a la calma, al debate, al ejercicio político, a la razón más que nada.

¿Por qué se levantó la mesa de interlocución y por qué cree que no fue posible negociar?

Nosotros hicimos un trabajo como mucha altura, lo digo porque ellos mismos lo reconocieron cuando expusimos el pliego de peticiones. Ellos reconocen que fue una muy buena exposición y que de ahí en adelante había puntos que ellos debían de mirar, ellos se dan cuenta de que hay un crisis en la universidad, pero no aceptan que todo ello es por las políticas que maneja Luis Enrique Arango; seguimos dialogando sin embargo ellos nos ponen una gran barrera, dilatan el tiempo del proceso y niegan que se hable de democracia universitaria, el cual es el punto más fuerte en el pliego de peticiones.

¿Cuál fue la respuesta en cuanto a esa determinación que tomó el Consejo Superior?

Hablo por toda la mesa de interlocución de los estudiantes cuando digo que en la última sesión los representantes del Consejo Superior nos expresan que hay cosas del pliego que se pueden solucionar y que van a ser revisados varios puntos y nos solicitan un tiempo para analizarlo junto con los demás miembros del Consejo. No obstante, nos aclaran que el punto de democracia universitaria no se puede negociar, nosotros expresamos nuestro descontento ante tal decisión y nos levantamos de la mesa de interlocución ya que es muy difícil que pongan ese tema como inamovible. Retornaremos a la mesa cuando ese punto deje de ser inamovible.

¿Cuál es la razón de que parte de los dirigentes estudiantiles estén ausentes y alejados del proceso?

Eso se debe a dos fenómenos. El primero es una razón cultural alrededor de diciembre y, dos, la última vez que debió haber una asamblea siempre se esperó que alguien tomara el liderazgo de la misma y nadie lo hizo. Esto fue un error logístico más que algo programado, quiero agregar que si no utilizamos el tiempo que nos queda en función de la planeación creo que ese sí sería un error catastrófico, la gente debe entender que hay un desgaste en los dirigentes, pero eso no quiere decir que estén alejados del proceso.

¿Cuál es el resultado y las consecuencias del paro hasta el momento?

Yo creo que este va a ser el primer paro local en 14 años que está a punto de arrancarle el primer derecho para los estudiantes a Luis Enrique Arango y eso no se puede desconocer, antes de pararnos de la mesa de interlocución estuvimos a punto de concretar el tema de la disminución en la matrícula para los programas de jornadas especiales. Ellos se comprometieron a volver a hacer que el inglés vuelva al pénsum académico de cada carrera, va a ver una revisión estricta del tema de incentivos académicos en pro de su aumento y por último una inclusión de jornadas especiales dentro de Bienestar Universitario.

¿Qué medidas se piensan adoptar en el próximo semestre?

Lo primero es necesario hacer un balance del paro con la idea de hacer una evaluación y las críticas correspondientes, pero más allá de eso la idea es hacer un plan de trabajo en las primeras semanas del año facultad por facultad, programa por programa, donde llegue la información, se solucionen las dudas, se den los informes de lo sucedió, se dé a conocer lo que estamos a punto de alcanzar, si le damos un último refuerzo a este proceso podremos lograr que las cosas se den, es eso lo que va a suceder el 4 de febrero.

Abelardo Patiño

Representante de la asamblea de padres de familia

¿Cuál es su opinión con respecto al pliego de peticiones?

El pliego de peticiones contiene bases que no tienen discusión porque están fundamentadas en luchas que vienen desde años anteriores, son peticiones que debieron haber sido tomadas en cuenta desde hace mucho tiempo por la administración.

¿Cuál es su evaluación del trabajo desarrollado por el movimiento estudiantil y el movimiento de padres en el paro?

Es normal que en estos movimientos se den situaciones de incongruencias, a veces se toman decisiones que son fruto de una improvisación, pero la idea fundamental está ahí, nosotros no hemos bajado la guardia, algunos padres y estudiantes se han ido alejando pero la idea de luchar por el pliego de peticiones sigue estando latente.

¿Cuál es su opinión con respecto a las medidas que tomño la administración en este paro?

Son medidas apresuradas que responden a decisiones con miras a la privatización y asuntos políticos.

¿Cuál cree usted que el resultado y las consecuencias del paro hasta el momento?

Resultados definitivos no se han encontrado porque ni siquiera se han sentado en la mesa negociadora ambas partes, pero si vamos a hablar del paro como tal, lo que hemos hecho ha sido con convicción, porque la lucha es justa y estamos buscando resultados hasta que eso no se dé no vamos a dejar de insistir para que se solucionen los problemas.

¿Cuál cree usted que es el siguiente paso que debe tomar el movimiento estudiantil y el movimiento de padres?

Hay que continuar, la intención es seguir e inclusive fortalecernos y subsanar los errores que se cometieron, el objetivo fundamental es que se llegue a la mesa de negociación y que al final se lleguen a conseguir los resultados que todo estamos esperando.

Julián Bedoya Vallejo
Representante de los estudiantes ante el Consejo Académico. Miembro de la mesa de interlocución

¿Cuál es su evaluación del desarrollo del paro y el apoyo por parte de los estudiantes?

El paro inició en un segundo semestre lo cual de entrada genera que haya una serie de conflictos como el de la navidad, las vacaciones, etc. El paro inició en torno de unas necesidades que no son nuevas pero que recogen todas las problemáticas que hoy vive la universidad. El trabajo por facultades fue algo en lo que se insistió mucho, sin embargo muchos estudiantes fueron apáticos a la situación, por lo cual fue muy difícil que los diversos procesos tuvieran contundencia. No obstante se desarrollaron actividades, movilizaciones, se hizo presencia en los diferentes espacios como Asamblea departamental, Concejo de Pereira, etc. Si bien es cierto se cometieron errores, este proceso se caracterizó por el trabajo, la legitimidad, la perseverancia y la unidad.

¿Cuál fue su labor en el paro y el trabajo que usted ha desarrollado durante el mismo?

Como representante ante el Consejo Académico mi labor siempre fue llevar la postura de los estudiantes con respecto a las problemáticas que estábamos viviendo, crear espacios de debate y discusión, impulsar eventos y movilizaciones, hacer parte del trabajo pedagógico del paro para informar a la comunidad sobre lo que estaba ocurriendo y en una última instancia ser partícipe de la mesa de interlocución con miras a lograr una negociación con el Consejo Superior.

¿Qué opina con respecto a las medidas que tomó la administración en el transcurso del paro?

Son medidas que buscan no solo dividir el movimiento sino acabarlo literalmente. Nosotros siempre insistimos en el debate, la discusión e inclusive en ningún momento del paro se generaron disturbios o cualquier otro uso de violencia, lo cual demuestra que nuestra intención siempre fue la de negociar los puntos que creemos son justos, sin embargo la administración tomó determinaciones como cancelar el paro y no hacerlo efectivo, ofrecer la posibilidad de ver clases semi presenciales, y estas no garantizaban un proceso académico óptimo, de manera que finalmente la administración decide cancelar selectivamente el semestre antes que buscar soluciones a las problemáticas por medio de la negociación.

¿Qué respuestas se tomaron por parte del movimiento estudiantil ante las mismas?

Realmente fue un golpe duro para el movimiento, algunos personas se alejaron del proceso, sin embargo muchos seguimos haciendo el trabajo que era pertinente, convocando asambleas para informar, generando movilizaciones, impulsando eventos y demás espacios que nos permitieran no solo hacer protesta sino generar espacios en los que se pudiera explicar todo lo ocurrido y posterior a ello generar posturas, alternativas, planes de trabajo etc.

¿Por qué se levantó la mesa de interlocución y por qué no se ha podido negociar hasta el momento?

La mesa de interlocución se levanta en el momento en que la comisión de interlocución niega la posibilidad de negociar el tema de la democracia universitaria, y los miembros de la comisión decidimos levantarnos porque desde el inicio del paro los estudiantes hemos pensando que todos las problemáticas de la universidad se concentran en la administración y las políticas de Luis Enrique Arango, por ello creemos justo que haya una restructuración en la elección de rector y decanos porque esto nos garantiza que se dé una restructuración de las políticas con las que hoy funciona la universidad.

¿Cuál ha sido la respuesta y las acciones que se han tomado con respecto a ese hecho?

Reforzar lo que se había venido haciendo antes, hacer uso de diferentes espacios para no solo informar sino también para tomar decisiones con respecto a las cosas que han sucedido, en este caso la negativa del consejo superior a negociar el punto de la democracia, nos ha llevado a congelar las negociaciones y a replantearnos muchas cosas con respecto a las acciones que se vayan a realizar por parte del movimiento estudiantil. Por ahora estamos en un proceso de debate y discusión alrededor del tema.

Siendo este un momento tan crucial y de gran importancia en la solución del conflicto, ¿cuál es la razón de que parte de los dirigentes estudiantiles en este momento estén ausentados del proceso y no haya un pronunciamiento por parte de ellos?

Uno podría decir que esto se da gracias a la época en la que nos encontramos, además que muchas personas ya están en vacaciones, no obstante como bien se ha dicho este es un momento fundamental en el marco del paro, varios dirigentes estudiantiles al igual que un gran grupo de estudiantes decidieron ser partícipes de un espacio de construcción social que se estaba llevando a cabo en Ecuador, esto no es solo un abandono del proceso sino un abandono y una falta de responsabilidad de algunos representantes estudiantiles que de hecho faltaron a sesiones del Consejo Académico y Superior, en donde se tomaron determinaciones muy importantes, pero no se contó con una representación de los estudiantes primordialmente en el Consejo Superior, de manera que no hay excusa alguna para este hecho.

¿Cuál cree que es el resultado del paro y las consecuencias del mismo hasta el momento?

Es evidente que, como en todo proceso, haya un desgaste, muchas personas han ido abandonando el proceso y es cierto que se cometieron errores, se pueden destacar varias cosas del paro, logramos ser escuchados en diferentes espacios, contar con el apoyo de los padres de familia, tener una gran acogida por parte de la comunidad, involucrar a los estudiantes de jornadas especiales en el paro. Dentro de los aspectos negativos puede destacarse la falta de apoyo por parte de un sector de estudiantes de la universidad, el uso de los medios de comunicación para deslegitimizar al movimiento estudiantil, la negativa ante la negociación del punto de la democracia y la cancelación selectiva del semestre.

¿Cuál será la siguiente acción del movimiento estudiantil para el próximo semestre?

El paro no se ha levantado de una forma oficial por tanto sigue estando vigente, sin embargo es pertinente por medio de una coordinadora tanto de estudiantes como de padres de familia hacer la evaluación del proceso, definir nuestra postura y finalmente tomar decisiones al respecto. Por ahora estamos en esa labor.