Héctor Escobar Gutiérrez (Pereira, 1941- 2014). Poeta que siempre vadeó el terreno cenagoso del soneto, género en el cual puede calificarse como uno de sus grandes representantes en Colombia. Famoso por su autoafirmación como satanista, alrededor de su figura se creó un mito que permanece y se acrecienta aún después de muerto. Obras publicadas: Antología Inicial (1983), Testimonios malditos (1985), Cosmogonías (1985), Estetas y heresiarcas (1987), El libro de los cuatro elementos (1991), De los mitos y otros poemas (2005), Florilegio de escándalos y candorosas aberraciones (2009) y Sonetos profanos (2009). Presentamos algunos de los aforismos publicados por Escobar Gutiérrez como Aforismos luciferinos en la Revista Kluzt,  junio 6 de 2006.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotografías / Rodrigo Grajales

 

¡Qué éxtasis pensar como un demonio, actuar como un demonio, ser considerado por los demás como un demonio!

***

El tinnitus es el preludio de la música de las esferas.

***

La sinceridad consigo mismo excluye de facto el amor al prójimo.

***

Las universidades condecoran la presunción, doctoran al arribismo, academizan la ignorancia.

***

El aforismo debe condensar en su eficacia la tesis, la antítesis y la síntesis de sus enunciados.

***

Exceptuando a Dios, solo podría ser creíble lo inexistente.

***

La histeria es una enfermedad típicamente femenina. La historia es un síndrome de la masculinidad.

***

Hasta hace unos pocos años los periodistas, por lo general, eran escritores. Hoy los escritores se han convertido, por necesidad, en gacetilleros.

***

En el amor es factible equivocarse. En el odio, jamás.

***

Más de cien palabras es un complot contra la lucidez. Un libro es el colmo de la pretensión y fatuidad.

***

Mientras esperas el mañana desmoronándote, observa cómo el ayer te carcome desde adentro en el presente.

***

Soñar no cuesta nada. Pero vivir para poder soñar cuesta todo el oro del mundo.

***

Nunca hables bien de nadie. Evítate sospechas innecesarias.

***

Quien se suicida por amor, por honor o por cualquiera otra insulsa razón, es un cretino. Uno solo debería matarse por físico aburrimiento.

***

Los misiles nucleares son los dedos del Diablo echando en cara a Dios su incompetencia.

***

Tachar de un plumazo todo cuanto hayas escrito, para que alcances de una vez por todas la brillantez del estilo perfecto.

***

No es Dios el que ha condenado al hombre. Es el el hombre el que ha crucificado a un Dios para hacerlo expiar la estupidez de haberlo creado.

***

Esa despreocupada placidez que reflejamos cuando dormimos, se malogra de golpe al escuchar el retintín del despertador.

***

Aprende a condensar en un eructo todo el fastidio, todo el horror de haber nacido.

***

Solo reencarna los demonios.

***

Ser satánico es ser egoístamente adverso a todo.

***

Ejercicio espiritual: hacer de Dios el blanco de nuestros odios más negros.

***

La fe es una enfermedad hereditaria.

***

¿Cuánta tela de juicio será necesaria para cubrir la desnudez del loco?

***

El aforista que de veras aprende a pensar contra sí mismo, quintaesencia de la sintaxis, agudiza la eficacia de su estilo.

***

La inmortalidad de los dioses yace insepulta en el infinito olvido.

***

Los ensayistas suelen ser prestidigitadores y discursivos. Los aforistas, ácidos y rotundos.

***

Bienaventurados los que se acuestan y no amanecen, porque ellos nunca más padecerán de insomnio.

***

Comprende que lo difícil es aprender a escribir con sangre, mientras supura la herida de tu espíritu.

***

La fidelidad conyugal es falta de oportunidades… o de apetencia.

***

Jamás hagas de una amante apasionada la madre gruñona de tus hijos.

***

La cicatriz de una cesárea merma la ardentía del más impetuoso enamorado.

***

Un hombre de pelo en pecho suele ser a veces un imberbe de corazón.

***

La vida es la trotacalles de la ilusión.

***

Quienes ejercen el periodismo de opinión, engañan, apestan. Reflejan las pústulas de la sociedad donde pululan.

***

Lo que hace sospechosa a la nada, es que otros la han intuido antes que nosotros.

***

Compensación excepcional: ser testigos del fin del mundo.

***

Ser cualquier cosa. Pero diferentes.

***

Acritud, sarcasmo, aspereza. Tríada de una dialéctica irrefutable.

***

¿Doctorado en filosofía y letras? ¡Qué presuntuosas letrinas!

***

Un hombre vertical en sus principios termina indefectiblemente convertido en un difunto horizontal.

***

El gran temor a la muerte solo dura mientras vives.