Huele a Nirvana

Sin embargo, hay que entender que los performances de Nirvana no eran tan simples como se creía. Así entonces, hay que atender a la relación de Kurt con escritores de su época: Williams Burroughs, Joyce, J.D. Salinger, la literatura de Nathaniel Hawthorne , y la poesía maldita de Edgar Allan Poe. 

 

 

Por: Diego Firmiano

 

“Voy a ser un músico superestrella,

me suicidaré y partiré en una llamarada de gloria”

Kurt Cobain a los 14 años

 

La canción que catapultó  la fama de Nirvana, fue sin duda el single “Smell Like teen Spirit” (5:01), del cual se vendieron 50.000 copias en 1991, incluso destronando a Dangerous de Michael Jackson.  Después de este hit, es que se puede afirmar que el Grunge fue exportado desde Seattle para todo el mundo. Es obvio que Kurt Cobain no inventó el género, pero si fue el que logró inyectarlo en las venas comerciales del mundo discográfico. ¿Pero qué era el grunge? Se debe a una carta que envió un joven llamado Mark McLaughlin a la revista Desesperate Time, a propósito de la migración masiva de bandas a Seattle, donde el género estaba sufriendo un revivals.  En su misiva, fechada el 22 de Julio de 1981, al director, se queja

¡Odio Mr. Epp & The Calculations! ¡Puro grunge! [suciedad] ¡Puro ruido! ¡Pura mierda! Cada persona que conozco los ama, no sé por qué (…). No tienen sentido del humor. De hecho, no tienen sentido[1].

Los medios pusieron su mira en este guirigay musical y empezaron a usar términos como generación X para referirse a las bandas que tocaban ese punk rock estridente.  Smell Like Teen Spirit surgía desde este antecedente. Y el nacimiento de la canción fue más irónica aún. Kurt tenía una amiga llamada Kathleen Hanna, quien había escrito con Spray en el muro de la casa de él la palabra Kurt Smells Like Teen Spirit.

Al vocalista le impresionó de tal forma que creyó ver en esas palabras una revolución musical y la escogió para titular la canción. Y fue después del éxito del tema que este se enteró que su amiga Hanna lo tomaba por el pelo, al significar con aquella frase que Kurt olía a desodorante para adolescentes femeninas.

Como afirma Sergio Marchi, No se compone un himno generacional como “Smells like teen spirit” por accidente, y tampoco proponiéndoselo; hay algo de mágico en la creación que hace que determinados artistas sintonicen con un pensamiento arraigado en la sociedad, que hay que poner en palabras, o en música y letra[2].

Y eureka. Era precisamente eso. La genialidad de Kurt de empatar el sentir de la gente, calibrar acordes y lanzar el video más popular en la historia del rock indie, o punk rock, o grunge. Todo fue bien elaborado, que incluso parecía remedar esa frase de Hitler en mein kampf, que decía que el futuro eran los jóvenes.

De este modo se elaboró una lista de cosas por necesitar para incluir en el video[3]:

1 Mercedes Benz y unos cuantos carros viejos.

  1. Acceso a la planta principal de un centro comercial abandonado y/o una joyería
  2. Un montón de joyas falsas.
  3. Auditorio escolar (gimnasio)
  4. Centenares de extras: 1 bedel y muchos estudiantes reales.
  5. Uniformes negros de animadora con la “A” de anarquía en el pecho.

Sin embargo, hay que entender que los performances de Nirvana no eran tan simples como se creía. Así entonces, hay que atender a la relación de Kurt con escritores de su época: Williams Burroughs, Joyce, J.D. Salinger, la literatura de Hawthorne Nathaniel, y la poesía maldita de Edgar Allan Poe.  Personajes inmersos en un espíritu tétrico que indujeron voluntariamente el pensar de la generación norteamericana a un mundo de depresión, ideas negativas, droga, vida y muerte libre, rebelión adolescente.

En el video de la canción hay un fuerte sentimiento antimaterialista que hace alusión al mundo avaro, sediento de dinero, que desemboca en violencia de unos contra otros. Así en la escena donde se lanza dinero, se ven los jóvenes desesperados por agarrar los dólares que vuelan por el aire.

La letra “A” que Kurt Cobain expresó que llevaran las sheerleaders, no era nada más para despistar el verdadero significado de la “A” que lleva la mujer adúltera de la novela “La letra escarlata” de Hawthorne Nathaniel. Referencia a la generación de los hijos sin padres conocidos. Del divorcio, la familia social descompuesta, el juicio, la soledad a la que había sido arrojado como expósito cultural, y la desencarnada fama que ahogaba la verdadera vocación del artista, enfocada en cotilleos y señalamientos.

La revista Newsweek[4] afirmaría que “El grunge es lo que sucede cuando los hijos del divorcio le echan la mano a una guitarra” y efectivamente daban el clavo, ya que la mayoría de los artistas de Seattle que ensayaban con el flower-power, o punk, provenían de hogares divididos, de odios familiares, de sentimiento de alienación social, de reclamos paternales ante la carencia de un futuro. Eran jóvenes con espíritu viejo, que entronaban una y otra vez, la idea de My Body es Cage y la expresaban con el ardor del espíritu.

El mensaje de Smells Like Teen Spirit era que la vida es fútil. Monótona, aburrida hasta la saciedad. Era la rabia en versión poética empaquetada con guitarras, bajos, baterias a todo dar.   Se desconoce porque de esta canción se borraría la frase original de: “who Will be the King and queen of the outeast teens”, aunque indudablemente, sería Kurt, el rey de la generación del grunge, que refrendaba su autoridad, suicidándose.

En honor a este himno nihilista, que hoy sigue sonando sin moda ni tiempo, hay que afirma que hay dos versiones más de la canción, cuyos estribillos comenzaban con diferente contenido. La primera era:

«A denial and from strangers / A revival and from favors / Here we are now, we’re so famous / We’re stupid and from Vegas»

(Una negación y de extraños / Un renacimiento y de favores / Aquí estamos ahora, somos tan famosos / Somos tontos y de Las Vegas)

Y el segundo comienzo, que fue eliminado, tenía un contenido más anarquista y estridente.

«Come out and play, make up the rules / Have lots of fun, we know we’ll lose»

(Sal y juega, inventa las reglas / Pásatelo en grande, sabemos que perderemos).

Y la rima, que fue eliminada inmisericordemente, aunque sin afectar el éxito de la canción y su influencia era:

«The finest day I ever had was when tomorrow never came[5]»

(El mejor día de mi vida fue cuando el mañana no llegaba nunca).

 

@DFirmiano

__________________________

[1] Barañao, Joaquin. 2015. Historia freak de la música. DatosFrek. Pág 218.

[2] Marchi, Sergio. 2014.  Room Services. Planeta. Buenos Aíres. Pag 322.

[3] Cobain, Kurt.  Diarios. On a Plain. 10:41. Version Epub r1.

[4] Clarke, Martin. 2007. El enigma Kurt Cobain. Editorial Plexus. Barcelona. Pag 17.

[5] Cross, Charles. 2001. Heavier than Heaven. Reservoir narrative. EE.UU. Pág 189.