Prestemos particular atención, por ejemplo, a la capacidad de aprender de las especies. Es bastante intrigante, y una de las cuestiones que se plantea la biología evolutiva actual, saber cómo se desarrolla la capacidad de aprender en las especies, es decir, cómo ha evolucionado la capacidad de aprender.

Tomado de: www.quo.es

Tomado de: www.quo.es

 Por: Santa

El poder de la observación es algo fantástico. Podemos, a través de ella, por ejemplo, ver cómo a cada especie animal le pertenecen ciertas características físicas que le permiten desarrollarse de la mejor manera en su entorno, así pues, tenemos las garras, aletas, diferentes tipos de ojos y, así por el estilo, una gran cantidad de características que hacen que cada animal no sólo sea único, sino que se pueda mover con la mayor libertad y dominio posible en su alrededor. De igual manera, con un poco más de observación, vemos como cada animal trae consigo unas actitudes y una especie de personalidad, que entendemos como características no físicas, que van de la mano de sus detalles fisionómicos y cumplen una función similar. Así pues, no solo son las características físicas, sino también las características como la motricidad, la capacidad de aprender, la capacidad de reconocer el peligro, las que juegan un papel decisivo en la manera en la cual se desarrolla una determinada especie.

Prestemos particular atención, por ejemplo, a la capacidad de aprender de las especies. Es bastante intrigante, y una de las cuestiones que se plantea la biología evolutiva actual, saber cómo se desarrolla la capacidad de aprender en las especies, es decir, cómo ha evolucionado la capacidad de aprender. Merodeando productivamente por internet, me encontré con este artículo del New York Times que plantea una posible puerta al estudio de esta incógnita (ver), en donde Carl Zimmer, reconocido escritor de ciencia, habla sobre un estudio hecho por Brian Hollis y Tadeusz J. Kawecki, ambos biólogos de la Universidad de Lausanne en Suiza, en el cual se estudia la posibilidad de relacionar ciertos aspectos de la sexualidad de una especie de moscas con la capacidad de aprender y las inquietudes que ésto supone para el futuro de la biología (ver).

En resumidas palabras el proceso del estudio fue tomar una población de la mosca de fruta (a la cual llaman Drosophila melanogaster en el estudio por ser éste su nombre cientifico) y dividir dicha población en dos grupos. Un grupo de éstas habituado a su manera promiscua y polígama de reproducirse y otro grupo habituado a mantenerse atado a una pareja permanente, y a través de las generaciones estudiar el cambio en la receptividad a la hora de aprender. Este estudio se logró habituando a las moscas a reconocer el olor a parafina y a asociarlo con el peligro, pues tras cada dosis de parafina se procedía a sacudir la urna en la que se encontraban. Posteriormente, sometiendo a cada mosca a un test de riesgo en el cual la mosca cruza por un tubo que al final tiene dos caminos, uno con olor a parafina y otro no; y es a través de este método que se estudió la capacidad de aprender de las moscas a través del paso generacional.

La conclusión es asombrosa, pues las moscas monógamas mostraron mayor tendencia a lanzarse hacia el peligro, es decir, les costaba más aprender. Este estudio arroja, más que conclusión, incógnitas y vale aclarar que esto no justifica la promiscuidad social ni masculina ni femenina; lo que indica es una relación existente entre la sexualidad de un especie y la manera en la cual su capacidad de aprender ser desarrolla. Quedan abiertas muchas inquietudes sobre el estudio, inquietudes tales como cuál es el costo de dicho proceso de aprendizaje, pues dentro de la columna de Zimmer se nombran varios comentarios, entre los cuales aparece un indicio de menor expectativa de vida de aquellas moscas sometidas al proceso de aprendizaje, como si aprender consumiera un tanto de energía vital, y es por esto que se afirma la idea, idea que viene desde la época de la teoría de la evolución inicial, que cada cambio y cada proceso se da únicamente cuando y en la medida que sea necesario.

Los comentarios y las hipótesis son asombrosas. Una de las hipótesis es que parece existir una correlación entre el esfuerzo que debe hacer la mosca para aparearse y la capacidad de aprender, es decir, parece que para desarrollar mejor su capacidad de aprender la mosca tuviese que someterse a la competencia por aparearse. Es importante el estudio de la sexualidad de las especies pues es a través de ésta y sus fenómenos que las especies evolucionan, y encontrar un vínculo tan directo entre la evolución de la capacidad de aprender y la sexualidad nos deja ad portas de todo un campo por explorar. ¿Es válido esto para especies más allá de las moscas?, es una de las inquietudes que atacan, y más aún, saber si en algún momento de la evolución del hombre fuimos polígamos, o monógamos, y cómo éste cambio de lo uno a lo otro cambió nuestra manera de aprender.

Parece ser que, por lo menos para los solteros, existe ya una excusa para salir al bar cada fin de semana y tratar de mejorar nuestra capacidad de aprendizaje intentando coquetear.