MANZANERO, UNA MARCA REGISTRADA

El 20 de septiembre de 2013 Armando Manzanero se presentó en Pereira al lado de Tania Libertad. Esta semana se dio a conocer la noticia de su muerte. Recuerdos de esta nota publicada en su momento en el periódico Vecinos.

Un vigilante del aeropuerto Matecaña posa con el cantautor en el momento de su llegada a la ciudad.

Especial*

Escasamente mide 1.50 metros. Lleva un sombrero, abrigo, pantalón de mezclilla y unos  tenis amarillos. Lo primero que hace Manzanero es quitarse su chaqueta y el saco de lana. El calor del suelo pereirano lo abrasa. Sonríe y saluda a algunos espontáneos mientras espera la entrega de su nutrido equipaje. Presenta luego a su esposa Laura Elena Villa y se dispone a responder todas las preguntas de los medios. Así, sencillo.

Su primer recuerdo sobre Pereira se remonta al 19 de septiembre de 1985, cuando un terrible terremoto afectó a Ciudad de México mientras él preparaba un concierto en esta ciudad. También rememora que acá conoció a Olimpo Cárdenas, uno de los cantantes que respeta, pero con el cual no compartió escenario, pero considera que “esa generación hizo toda una época. Soy heredero de todos ellos”.

La clave de su éxito -dice- está en levantarse temprano y acostarse temprano, “a las 10 de la noche estoy dormido. Como muy bien y vivo muy bien”. Sonríe de manera constante y mira de manera aguda a sus interlocutores, cuando de manera enfática dice: “¡no tengo inspiración, yo soy compositor! Voy a componer hasta el último día que me vaya”, al indagarle sobre su fuente de inspiración.

Alegre, siempre dispuesto a atender a todos cuantos le piden una foto o un autógrafo, así se mostró Armando Manzanero en Pereira.

De sus canciones le gusta sobre manera “Por debajo de la mesa”. Lo dice sin dudarlo. Con rapidez y con la seriedad colmando su rostro moreno.

Por debajo de la mesa

acaricio tu rodilla

y bebo sorbo a sorbo

tu mirada angelical

 

Sobre su disco “Manzanero a 3 pistas”, realizado junto a Tania Libertad, elogia a la artista peruana residente en México. Con ella lleva varias décadas trabajando.

Prepara otro disco -“Des-Armando Tania”- con Tania Libertad y se siente alegre de esta nueva colaboración, en la cual a los ritmos clásicos de voz y piano mezcla nuevos sonidos electrónicos.

Considera como una de sus pasiones la dedicación a la Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM), la cual dirige desde el 2010, pero permanece como socio desde hace 30 años. Por eso se desconcierta cuando le piden que hable de las nuevas canciones de los jóvenes, cargadas de sexualidad. Prefiere no opinar, pues como presidente de la SACM, respeta a todos los compositores, incluso destaca a algunos de ellos, muy jóvenes. Apenas, por último, dice que “las buenas canciones permanecen en el tiempo, las malas canciones pasan sin más”.

Manzanero y su esposa, Luz Elena Villa.

Cuando desea dedicar una canción que no sea suya –cosa que hace mucho–  recurre a diferentes compositores e intérpretes, como Álvaro Carrillo –del cual interpretará algo en Pereira–, Roberto Cantoral y Rubén Fuentes.

Se dirige ya a la salida, siempre pendiente de su numeroso equipaje –compuesto por seis grandes maletas, además de tres bolsos de mano-, camina apacible siempre tomado de la mano por su esposa y supervisa la subida de las maletas en la parte trasera de una camioneta blanca doble cabina.

“¡Somos novios!”, le grita un vigilante de carros, momentos antes de subir a la camioneta que lo llevará al hotel. Se gira, siempre sonriente, se le acerca y se cuadra para que quienes estén allí tomen esa fotografía que, de seguro, ese espontáneo nunca se imaginó que obtendría. Así, sencillo, es el rey del bolero, el compositor de centenares de canciones que hacen parte de la educación sentimental de millones de latinoamericanos.

*Publicado originalmente en el periódico Vecinos Pereira el 20 de septiembre de 2013.