Existe en Pereira un joven que se ha empecinado en demostrar que la vida puede ser vista de manera que todos podemos ayudar. Él no tiene ojos y corazón sino para mirar a sus niños, para darles amor, apoyo y alegría por doquier. Los ángeles, no solo están en el cielo y tampoco se limitan a estar mirando lo que hacen el resto de seres humanos; los ángeles, como Andres Zimijak Aristizabal fundador y director de la fundación CANES, buscan la forma de ayudar e incrementar las ayudas para los niños con lesiones neurológicas de diferentes tipos.

CANES02

Por: Maria Jaqueline Figueroa

Ilustraciones: Chucho Barrera Henao

 

¿Por qué crea la fundación CANES?

Yo venía trabajando a través de un centro de rehabilitación de hipoterapia que es terapia lomo de caballo, un día me di cuenta que debía hacer algo más, no era suficiente con hacer terapias y mucho menos a niños y niñas que no cuentan con el apoyo de ningún papá ni mamá que vele por sus derechos. Hace 5 años me diagnosticaron leucemia, en un hospital de Comfamiliar aquí en Pereira; en mi lecho de muerte, porque estaba más allá que acá, le di a Dios una idea; desde esa visión me surgió proponerle que si me daba sanación yo le entregaba mi vida al servicio de la población que él eligiera pero que ojalá fuera con la cual yo venía trabajando y al parecer a él le encantó la idea porque hoy por hoy la institución se ha convertido en realidad.

¿Hace cuánto se Crea la fundación CANES?

Llevamos seis años como fundación pero el internado como tal justo el jueves próximo, el 18 de septiembre, cumple 5 años de que el primer grupo de niños en dos buses hayan llegado de diferentes regiones del país. Empezamos con 27 niños y ya vamos en 51 niños con edades entre los 6 y los 32 años de edad.

Tiempo después de la recuperación, se empezó con el proyecto de la fundación CANES que traduce Centro de Atención a Niños Especiales. Este proyecto lo hemos construido desde abajo. Empezamos con un caballo, un carreteador, un niño, yo como hipoterapeuta y mi mamá como secretaria. Esta propiedad es de mi mamá, ella me la regaló por toda la sanación que Dios hizo en mí para que yo pudiera ayudar a los niños con lesiones neurológicas.

¿Cuál es su trabajo dentro de la fundación?

Mi trabajo consiste en ser un mediador entre la tierra y el cielo para que muchas personas reciban muchas bendiciones a través de una obra que un día Dios decidió que se hiciera.

¿Estudió algo relacionado con lo que ahora hace en la fundación?

Yo tengo como formación académica la publicidad, también he estudiado hipoterapia, soy hipoterapeuta  y así es como nació el amor mío por crear la fundación para ayudar a niños con discapacidad y pues tres meses atrás de que me diagnosticaran la enfermedad yo trabajaba en otra cede que está muy cerca de acá.

¿CómCANES01o se sostiene la fundación?

Esta labor se hace en alianza con el ICBF; es decir, que nuestros niños son niños del Estado. Trabajamos con un subsidio que el Estado nos brinda, pero no nos alcanza y por eso necesitamos apoyo. A parte del ICBF son aportantes empresas o personas naturales que se vinculan por épocas o temporadas a la fundación; entonces yo me la paso tocando puertas, buscando ayuda, haciendo bingos y tenemos los planes de apadrinamiento donde las personas pueden aportar para el cuidado de nuestros niños.

Hábleme un poco sobre el plan padrino

Tenemos 5 modalidades de apadrinamiento, uno que va dirigido a las empresas y otra dirigidos a familias y personas solteras que quieran ayudar, hay modalidades donde el niño puede tener un acompañamiento más personalizado con visitas cada 8 días; ellos vienen a darles abrazos a estar pendientes del desarrollo terapéutico de los niños, salen a cine, los llevan de paseo, traen cosas para que ellos estén mejor como ropa y cosméticos, están pendientes de ellos en su desarrollo integral humano.

¿Qué otras formas hay de apoyar a la fundación?

Como dice el dicho: donde hay niños, todo es ayuda. Recibimos artículos que estén en buen estado, ropa, cosméticos, alimentos. Sobre todo este último porque nosotros seguimos un programa de alimentación muy estricta puesto que cada niño tiene ya su patología y es algo que debemos cumplir, todo es bien recibido desde que esté en buenas condiciones.

¿Alrededor de cuantas personas trabajan aquí?

Son 35 personas en total, contamos con personal especializado en tratamientos neurológicos y psicológicos, trabajadora social, talleristas, auxiliares de enfermería, psicólogos, que están en el cuidado diario de nuestros niños, terapeutas, pedagogos, además de personas que se adhieren a esta causa.

¿Qué programas ofrece la fundación para los niños?

Nuestros niños gozan de una ruta de atención que nos da e ICBF donde se garantiza que el niño tiene todo un estándar cumplido desde lo básico como son las habilidades básicas, afecto cuidado, ropa, medicamento, terapias, además de que hay montada una plataforma por profesionales de la salud para el desarrollo en las diferentes etapas de los niños; como los son las terapias físicas la educación especial, hidroterapia, hipoterapia entre otros.

¿La fundación ha tenido algún tipo de reconocimiento por su trabajo?

El reconocimiento más grande que se puede tener como institución es que la gente crea en nosotros y venga  a estar con los niños, un trofeo, un medalla o un papel colgado de la pared, tal vez abrirá puertas, pero para mi el mero hecho de que hayan personas interesadas en venir a saber lo que estamos haciendo, para mi, es el mayor reconocimiento; que más reconocimiento que la fundación ORBE y PINTUCASA vengan a ayudar con un día de voluntariado, poniendo ellos todos lo materiales par arreglar la casa para que todo estos niños vivan felices. El reconocimiento más grande para mí es que los niños que lleguen acá se transformen, niños que solamente se mecen en sus sillas empiecen a interactuar, que sus convulsiones disminuyan, que aprendan a vestirse. Eso es algo muy grande, no hay plata con que pagar eso ni reconocimiento material que lo pague, es algo que solo se ve cuando uno se dedica a esto.

¿Hay algo que le gustaría decir?

No se trata de que esta entrevista sirva solamente como ejemplo de vida, sino que también sea una invitación a las personas para ayudar porque así como miles de personas necesitan ayuda, necesitamos miles y miles de personas ayudando y no solo a nuestra institución sino a todas las que existen en nuestro departamento, en Colombia y en el mundo. Necesitamos muchas personas que quieran ser fundadores, que tengan una visión de vida muy clara para poder transformarle la forma de vida a seres humanos maravillosos como nuestros niños de la fundación CANES.

Para finalizar, Hágales una invitación a las personas que leerán la entrevista

Me gustaría que todas las personas de la ciudad conozcan, apoyen y sepan que hay una institución que brinda cuidado especializado a personas, niños y niñas menos favorecidos, que están al cuidado de ellos y que en alianza con la fundación canes y el ICBF velamos por sus derechos.

Muchas veces no pensamos lo que hacen 5 mil pesos, y con eso yo compro 10 rollos de papel higiénico, con eso hacemos algo por nuestros niños mientras se tiran a la basura en muchas ocasiones por comprar cosas tan innecesarias como un coctel de 14 mil pesos en la avenida circunvalar.