Pienso en la antigua galería, los puentes de la avenida del Ferrocarril y los modernos centros comerciales; y así como puedo ver el eco de esta ciudad en los municipios más cercanos, veo con angustia el eco de esas grandes ciudades de Colombia en Pereira

VIADUCTO-PEREIRA-

Por Deyvi Gutiérrez

Me dirijo en bus por el largo pasillo de la avenida Simón Bolívar de Dosquebradas. Me separa de Pereira esa frontera que representa el puente colgante que reposa sobre una misma tierra que adquiere nombres diferentes en cada uno de sus lados. Voy al encuentro de una ciudad que se transfigura al pasar de la noche al día.

Al cruzar por el Viaducto hacia Pereira, la avenida del Ferrocarril se va apareciendo bordeada por almacenes de venta de repuestos y accesorios para motos, muchos talleres con filas de vehículos en sus afueras y algunos bares. Mientras avanzo puedo ver varios lugares debajo de unos puentes donde la miseria y la delincuencia me ofrecen lo que en apariencia es una inofensiva mirada diurna. Si en nuestra cultura popular estamos plagados de historias de seres como los fantasmas que son la sombra de lo que alguna vez fueron, estas personas parecen encarnar esas figuras; pasan por lugares aislados desvaneciéndose en sus vicios y causando impresiones de terror más que de pesar. Otras personas realizan el famoso “cambalache” en el que extienden en el suelo sus artículos usados para venderlos o cambiarlos. El bus pasa por debajo del puente que por la calle catorce permite seguir a Álamos, llevándonos a una de las partes más notorias de la ciudad: la plazoleta Ciudad Victoria.

Salgo del bus y empiezo a caminar por la parte de abajo de la plazoleta; dejo a mis espaldas el insinuante almacén Éxito. En el corredor de la plaza, los rostros de algunos vendedores me inquieren con su mirada para luego volver a sus oficios. De todos lados sale gente con paso rápido; muestran una angustia por salir de ese espacio que hay entre una ocupación y la otra; se ofrecen a una realidad que saben que las espera.

Algo en nosotros se resiste a pensar que el mundo cambie lo suficiente para extraviarnos al salir a la calle al día siguiente; pero todo, aunque sea de forma mínima, cambia. Es lo que pienso cuando me percato que la fuente a mi izquierda vuelve a recuperar ese estado de abandono en que la conocí, luego de haber sido restaurada y puesta en funcionamiento durante algunos días. Majestuosa dejaba fluir el agua que brotaba desde su centro por los delgados canales de cemento. Tal vez el motivo por el que la privaron del líquido vital haya sido los habitantes de la calle que vi bordear el nuevo baño público que se abría ante sus ojos.

Tomado de: www.skyscrapercity.com -

Tomado de: www.skyscrapercity.com –

Algunos paseantes quizás no hayan visto salir agua de la fuente y crean que lleva mucho tiempo así, como muchos jóvenes que pasan por el centro comercial, los almacenes del sector o incluso el Instituto de cultura, sin saber que en todo este espacio estaba la parte más extravagante de la ciudad. Recuerdo la antigua galería y el “Mechero”, todo un centro de comercio dedicado a venta de ropa de segunda; y recuerdo también a los delincuentes y consumidores de drogas que pululaban en el sector en una suerte de bajo mundo.

En alguna ocasión le escuché decir al escritor Gustavo Colorado que la vida es como la forma de la fuga en la música clásica, que necesita todo lo tocado anteriormente para seguir adelante con las variaciones. El presente es la gran fuga: todo lo pasado viene a configurar el ahora con algunas variaciones y esperanzas. Pienso en la antigua galería, los puentes de la avenida del Ferrocarril y los modernos centros comerciales; y así como puedo ver el eco de esta ciudad en los municipios más cercanos, veo con angustia el eco de esas grandes ciudades de Colombia en Pereira. Una ciudad cosmopolita, siempre conjugando toda la visión del país en un punto de cruce en el que los dioses transfigurados dejaban sus fardos de mundo en las posadas y hoteles.

Luego de meditar un rato en alguno de los cafés de la ciudad que indulgentes se abren a mi paso entre el tránsito de mis ocupaciones, camino por alguna de las emblemáticas calles pereiranas. Muchas veces me encuentro pasando por la novena entre las calles 18 y 19 bordeando la moderna arquitectura de la biblioteca del Banco de la República. Ya no espero que mi ciudad se parezca un poco a ese lugar que me vio cambiar, tampoco que contenga los mismos elementos de la semana pasada, incluso del día de ayer. Mientras pasa el día voy navegando por Pereira como en aquel río de Heráclito, en el que ni la ciudad ni yo somos los mismos con el correr de los días.