MARTIN DEL CARPIO: LA MÚSICA COMO PUENTE PARA HACER CINE

Una entrevistas con el músico y director de cine ganador de premios recientes, como el de Alternative Film Festival por su corto A Poet’s Seat.
Por / Jose Yepes
New York City. Noviembre 30/2020. 10:00 am.

Martin del Carpio llega a tiempo a la entrevista y se sienta en mi mesa solo diciendo “Hey” y para contrarrestar lo que intuyo es timidez yo le ofrezco una gran sonrisa y le doy las gracias por concederme unos minutos de su tiempo. Estamos sentados en un café en una esquina del East Village. Uno de esos cafés alternativos donde los clientes parecen modelos de Versace. Afuera el Sol es brillante pero está comenzando a hacer mucho frío y al ver la gente pasar a nuestro alrededor con sus máscaras me pongo a pensar qué excelente noticia es saber que la ciudad de Nueva York tiene la tasa de infección más baja desde que comenzó la pandemia, nada menos y nada más que un 0.65 por ciento.

El último cortometraje de Martin del Carpio se llama A Poet’s Seat y tuve la agradable oportunidad de verlo en el @alternativefilmfestival a principios del verano y como inmigrante me sentí identificado en algunas partes del mismo. Como me esperaba, el film se ganó al premio al mejor cortometraje experimental y estamos acá sentados para hablar sobre esta obra. Mi entrevistado luce más joven que en las fotografías y parece tener una actitud muy descomplicada hacia la vida. Sin embargo, creo que se necesita ser muy valiente para crear un cortometraje sobre un inmigrante en los Estados Unidos al que las cosas en su vida no le resultan tan bien como se supone y crear conciencia social sobre temas complicados en estos momentos como lo son el racismo, la inmigración y la deportación. Este corto sigue viajando por festivales en todo el mundo y obteniendo más premios.

Martin lleva puesta una camiseta de Adam Ant y me dice: “Creo que Adam Ant fue subestimado para su época y algo que me parece muy interesante es que aunque solo pegó a principios de los 80 su legado en la música rock es impresionante. Yo leí en su biografía que actualmente tiene un net worth (valor como artista creador) de 10 millones de dólares y él dice que no tiene mucho dinero, que necesita salir de gira para seguir pagando sus gastos personales”. Me pongo a pensar todas las cosas que yo haría con esa cantidad de dinero, pero le contesto honestamente: “Me acuerdo mucho de Goody Two Shoes y sí, yo también creo que fue muy subestimado para los ochentas… pero hablemos de tu música y de tus comienzos”.

J: ¿Cuándo y cómo comenzaste a hacer música?

M: Bueno, yo empecé a hacer música hace muchos años, tengo más de 10 años haciendo música, ¿y cómo empecé? Fui a la Universidad, aquí en Nueva York, a estudiar música, aunque no me gradué, pero pensé que iba a ser más fácil hacer música por mí mismo y en esa época estaba muy de moda grabar demos y empecé a grabar muchos demos y canciones que escribí yo solo. Me conseguí un productor y grabé canciones; esa fue mi escuela, aprendí más en el estudio que lo que aprendí en la Universidad.

Aprendí todo por instinto cómo manejar las letras de las canciones y cómo es una forma de ser un buen escritor de canciones. Han pasado varios años y en estos años de grabar música he tenido un gran aprendizaje. Después de esos cuatro primeros años empecé a escribir de una forma más seria y a sacar mis discos independientemente, todo así underground.

Todo esto de verdad comenzó en el 2007 con mi disco In Absentia y con el tiempo empecé a crecer y grabar más discos, todo sacado por mí, cada disco siempre tiene algo diferente, en el sentido de diferentes influencias que yo tuve, como la música Latina.

Grabé un disco de música latina que se llama Pequeño pionero y tengo canciones en español como Cruzando el río. Hago cosas diferentes, me guío por mis instintos, que pueden ser experimentales y sónicos. Tengo otros discos que son más de ser canciones como Disco X y discos como The Tropical Capricorn y así es como empecé a escribir canciones.

 

Fotografía / Cortesía

J: De hecho, creo que en tu primer trabajo discográfico hay una canción que se llama A Poet’s Seat. ¿Alguna relación con la película del mismo nombre?

M: No, de hecho mi primer disco oficial se llama In Absentia y es del 2007, antes de ese disco todo ha sido cosas experimentales, pero no creo que nada oficial y sí, A Poet’s Seat es una de las primeras grabaciones que hice cuando empecé, que fue algo un estilo más… “spoken word” (de palabra hablada) y lo escribí en esa misma época. El título siempre me ha llamado la atención y es simplemente un mensaje de decir tú tienes que decir las cosas como tú lo sientes, pero de una forma poética, es decir, te vas a sentar en un asiento y vas a decir todo lo que tienes que decir. Es tu expresión y eso es lo que quiso decir mi grabación, en The Poets Seat, pero nunca oficialmente.

La grabé de nuevo y la saqué como sencillo en estos últimos años y el ambiente musical lo ha hecho un artista de Francia que se llama M. Nomanized, cambié las letras y grabé de nuevo mi voz y lo hice más por lo que iba a sacar lo de mi película The Poet s Seat y quise usar de nuevo mi título para esta película porque le cae bien a todo lo que pasa en la película.

El tema de la película es un momento, el personaje se sienta a contar su historia y que la luz, el reflector, va a estar al frente de esta persona y va a decir tal y como es su historia, porque para mí es importante y un toque poético, un toque dramático. Es por eso que quise usar de nuevo el título de A Poets Seat para mi película.

 

J: ¿Cómo pasaste de hacer música a hacer cine alternativo independiente?

M: Cuando yo empecé a hacer música en el 2007 yo nunca hice un video musical hasta el 2012 y era mi primer video musical que yo he hecho en esa época, que era para mi canción Suddenly Last Summer. Te digo la verdad: el hecho de que pude hacer videos musicales fue como la iniciativa para yo sentirme más confiado en hacer películas y cortometrajes; no creo que yo hubiera hecho nada de películas si yo no hubiera hecho música primero.

Necesitaba como un puente que me diera esa oportunidad de saltar de un lado para el otro, pero de una manera más confiada y después de hacer muchos videos musicales por muchos años, me pregunté a mí mismo, ¿por qué no? ¿Por qué no hacer algo más experimental?, pero ya más allá de lo que es con la música, algo ya más de cine. Y un día, de repente, tuve una cámara de un amigo que me la prestó, una cámara normal, que no era cara, y le grabé un día a mi mamá, y le enfoqué las manos a mi mamá. Le dije que agarrara las cosas que más te importan en la vida y ella no entendió mucho el tema, pero siguió mis instrucciones y la grabé. Esa fue mi primera película experimental, que era Mother’s Milk y me sentí muy cómodo, me sentí muy confiado, todo natural, eso fue ya el puente. Lo que siguió ya fue el cine, todo es como un viaje.

J: Recientemente escuché a Annie Clark de Saint Vincent decir que ella les aconseja a todos los músicos que hagan cine porque pagan mejor, ¿estás de acuerdo?

M: No te puedo decir la verdad porque yo creo que la industria del cine también está como luchando, así como la industria musical, quizás no tanto, pero creo que si está luchando. Por eso es que muchos directores grandes como Martin Scorsese ya se van por el lado de Netflix con compañías menos establecidas que un estudio de Hollywood. Se sienten más confiados con Netflix porque le dan como más respeto como artistas, de que paga mejor.

Te diré: hasta ahora en el mundo del cine veo muchas personas a mi nivel, no veo que están ganando así mucho dinero, todo siempre está igual. Para tu ponerte a ganar dinero tienes que estar en la industria, tienes que meterte en la industria, tienes que conocer a las personas adecuadas.

Para mí es lo mismo, quizás un poquito mejor; pero ganar dinero en esta industria es un poco difícil, tienes que estar dispuesto a hacer muchos sacrificios y tienes que tener muchas conexiones en la industria.

 

J: ¿A qué cineastas admiras actualmente?

M: Actualmente admiro mucho a Robert Eggers. Me encantaron mucho sus películas The Witch y The Lighthouse. Me parecen trabajos con buen ojo artístico en el cine. Estoy muy curioso de ver su próxima película.

 

J: ¿Qué tan difícil es triunfar en el cine independiente en New York?

M: Mira, todo depende de lo que cada persona define como eso de triunfar… es difícil sacar tu trabajo hoy en día con el internet y alcanzar algo de atención, ¿no? Pero, como es costumbre, sí es un poco difícil poner tu película en plataformas importantes y más establecidas como festivales de cine con mayor proyección. Ya todo tiene que ver con suerte y cómo van a conectar el jurado de los festivales con tu película.

 

J: ¿La historia de The Poets Seat está basada en algo real o es ficticia?

M: La historia es basada en hechos reales de cierto modo. La génesis de esta historia viene de una canción llamada Alien de mi álbum sacado en el 2017. Se trata de un amigo mío que sufrió una muy mala experiencia cuando vivía como inmigrante indocumentado y a la final fue deportado de los Estados Unidos. De allí me puse a escribir con Emanuele Michetti (director y guionista italiano), el año pasado, lo que es el diálogo de este cortometraje inspirado en otros detalles; algunos inventados, pero con un sentido real.

 

J: ¿Qué le recomendarías a los jóvenes cineastas que están pensando en hacer nuevas películas?

Simplemente creer en sí mismos y ser honestos.

Para más información sobre Martin del Carpio, su música y sus cortometrajes ir a:

https://martindelcarpio.bandcamp.com/https://vimeo.com/martindelcarpio