¿PARÓ EL DEPORTE O DEPORTE EN EL PARO?

Sobre la importancia que adquiere el deporte en la sociedad, la responsabilidad que tiene en la formación de ciudadanos con bases políticas que defiendan los intereses del pueblo y la función que cumple para y con la sociedad al instruir y entretener.

 

Escribe / Valentina Velásquez Escobar – Ilustra / Stella Maris

La industria del deporte es aclamada por muchos, ignorada por otros y criticada por unos tantos. Para algunas personas el fútbol significa solo 22 personas sin cerebro que corren detrás de un balón para entretener a muchos otros humanos desocupados, pero el deporte es solo cuestión de perspectiva e intereses; hay variedad de deportes para toda clase de gustos, disposición y estratos sociales. Aquí en Colombia, por ejemplo, la mayoría de la gente disfruta del balompie, por futbolistas como El Pibe, Falcao o James, y del ciclismo por los escarabajos clásicos y los que están triunfando y formándose como grandes deportistas.

En este momento, tal alegría se ve nublada por la crisis social, humanitaria, política y económica que está viviendo el país. Los ídolos están triunfando en alguna carrera, hijos, hijas, familiares o conocidos clasificando competencias en medio de tanta desgracia social y política acaparan los titulares de los noticieros y las notas de los periódicos. Los que nunca le vieron importancia al deporte encontraron una manera de criticarlo y los que lo han vivido desde siempre con pasión encontraron inconformidad, en esencia no con el deporte, sino con la incompetencia de algunas instituciones que rigen equipos, ligas y campeonatos a nivel nacional y continental.

Una de las incógnitas que les surge a muchas personas es si el fútbol o el deporte está estrechamente relacionado con la política; para muchas personas es un rotundo no, para otras es un depende y por último están las que piensan que sí.

El profesor de Comunicación social de la Universidad de Antioquia, Gonzalo Medina, en torno a la pregunta: “¿Qué relación ha existido entre el deporte y la política en el mundo contemporáneo?”, manifestó que:

—Desde la modernidad, el deporte siempre ha tenido estrecha relación con la política. El reglamento que los deportistas deben respetar y el respeto hacia las órdenes de un árbitro tienen repercusiones sumamente importantes en la formación de ciudadanos. Algo muy importante es el proceso de cultura de la derrota y el triunfo que se inculcó en aquella época, lo que pasa en estos días es diferente a esos postulados del deporte moderno, ahora se habla de fracaso y éxito maximizando el resultado de una actividad a cualquier nivel: político, afectivo, deportivo, entre otros.

 

—¿Considera que en el caso del fútbol es difícil desligarlo de la política?

—Ante todo, como futbolistas, ellos son ciudadanos, y como tal tienen todo el derecho a participar en política. Hay que darse cuenta de que la actividad deportiva tiene un componente político, es decir, el deportista, sea individuo o conjunto, de alguna manera está ejerciendo una expresión pública: se está expresando en un espacio público y como tal va generando referentes de identidad. Son dos componentes en esa relación entre la política y la participación, en el caso de un deportista, es muy importante que tenga claridad del papel que él representa en una sociedad o en una región, porque hay deportistas que se constituyen en un emblema para el país, embajadores o referentes.

Frente al tema de si existe una responsabilidad de los deportistas para y con la sociedad que representan, el docente explicó que ellos encarnan la identidad de una nación y por eso no se puede banalizar o tomarlos a la ligera, precisamente por esa influencia tan poderosa.

“Es por esto que el deporte se debe analizar con mucha seriedad y rigor, con mucho criterio. No es algo marginal frente a lo que sucede en una sociedad o en una región del mundo”, concluyó Medina.

 

El fútbol y la coyuntura nacional

La vieja relación entre deporte y política se desvanece mucho al pasar de la teoría a la práctica, debido a la imposición de ideologías, pensamientos y opiniones. En la actualidad, muchos deportistas, sobre todo en el fútbol, se han visto inmersos en situaciones incómodas, puesto que la problemática social ha llegado a los estadios de diferentes encuentros en el país. Jefferson Duque, delantero y capitán de Atlético Nacional, antes de enfrentarse a Argentinos Juniors en Asunción, ante una pregunta sobre la situación actual de Colombia afirmó: “Como colombianos estamos apoyando al pueblo, si se da para jugar el partido, lo enfrentaremos con el mayor profesionalismo que el equipo viene mostrando, pero si no, también estamos con la voz del pueblo”.

Declaraciones como la anterior, apenas fueron un intento de demostrar el apoyo para y con el pueblo colombiano, pese a la situación. En los siguientes días se jugaron dos partidos por Copa Libertadores, Junior VS River Plate, en Barranquilla; Atlético Nacional VS Nacional de Uruguay, en Pereira, y América de Cali VS Atlético Mineiro. En los partidos de Junior y América hubo momentos vergonzosos, como cuando en el minuto de silencio, de fondo, se escuchaban tanquetas estallando gases lacrimógenos y gente gritando, además, en varios momentos el partido tuvo que ser detenido porque los gases llegaban a la cancha y afectaron el cuerpo técnico y a los jugadores.

Fue tan evidente el desorden a las afueras del estadio, que Diego Latorre, periodista de la cadena ESPN, exclamó: “Parece un acto de irrespeto hablar del fútbol cuando están pasando cosas graves que importan de verdad, al igual que el fútbol, en otra escala”. El cuerpo técnico de River dijo que: “No es normal venir a jugar un partido de fútbol en una situación tan inestable por lo que está viviendo el pueblo colombiano. Ya no fue normal, no fue normal ni en la previa, ni durante el partido”.

Incluso, el exjugador de la Selección de Argentina y periodista deportivo, Juan Pablo Sorín, dijo que había sido una vergüenza que se hubieran jugado los partidos de Atlético Nacional y Junior.

“Colombia en conflicto social, represión policial, cantidad de muertos y desaparecidos que suben día a día lamentablemente. Fuerza Colombia. El show no puede continuar a cualquier precio”, expresó en su cuenta de Twitter Sorín.

Además, el narrador del partido, Mariano Closs, durante la transmisión dio contexto de la situación que vive Colombia y dijo: “No debe ser fácil un partido con una atmósfera complicada. Ustedes en su casas y nosotros acá también estamos sintiendo lo que pasa afuera”.

Asimismo, en el partido de Atlético Nacional se presentaron disturbios a la salida del hotel donde se quedaba el equipo visitante. Con tales desmanes abordados por los medios extranjeros, los días 12 y 13 de mayo el país quedó en vergüenza ante los aficionados del mundo.

“No contamos con periodistas deportivos que tengan formación, que tengan claro el papel del deporte en la sociedad, que tengan claro el papel entre deporte y sociedad”, manifestó el profesor Medina.

Eso quedó comprobado en la transmisión de los partidos, porque tras días de manifestaciones, asesinatos, disturbios y desorden público, en ningún medio deportivo del país, ni siquiera “El Canal que todos queremos” se había manifestado o hablado acerca de la problemática social que estaba viviendo la nación. Después de lo ocurrido en los partidos de Copa Libertadores jugados en Colombia muchas personas por las redes sociales empezaron a resaltar a los comentaristas y periodistas extranjeros porque habían hablado de la problemática nacional y habían manifestado solidaridad con el pueblo colombiano, públicamente, durante la transmisión del partido.

Después, debido a todo los escándalos y polémicas que se presentaron en los estadios, los capitanes de La Liga y el Torneo BetPlay se reunieron para hablar de todo lo que se estaba presentando en el país y , a través de Acolfutpro, el 13 de mayo emitieron un comunicado de tres conclusiones, donde reiteraron su respaldo con las peticiones del pueblo y le solicitaron al gobierno rapidez en el trámite de lo pedido por la gente, además le pidieron a la Dimayor no programar partidos hasta que la situación mejorara.

“Como ciudadanos, antes que futbolistas, queremos manifestar nuestro total apoyo al clamor expresado por el pueblo colombiano en su protesta y nos unimos a esas voces que piden un país más justo, equitativo e inclusivo, en el que nos garanticen a todos, sin distinción, las condiciones mínimas para vivir con dignidad”, afirmaron los jugadores en la carta que hizo pública Acolfutpro.

Cabe resaltar que Colombia es un país diverso en la cultura, gente y territorio, también en el deporte. Samuel Zapata, deportista de BMX, anunció a propósito de la coyuntura actual que es un tema difícil de abordar, pues las personas están en todo su derecho de protestar. Es, comentó Zapata, “una problemática que se debe ver bajo los ojos de la empatía y la simpatía. En lo deportivo no ha habido razones para protestar, pero todos nos vemos involucrados por el ámbito social, porque somos colombianos” y es precisamente debido a que al deporte no le han cambiado las garantías, que muchos no protestan y no apoyan. “Los que sí se han pronunciado, lo han hecho por presión social, porque los deportistas no nos hemos visto afectados directamente”, expresó Zapata.

Samuel Zapata, deportista de BMX. Cortesía / BMX Antioquia

 

Así mismo, hay que recordar que para muchos otros ha sido difícil estar pendiente de la crisis del país, porque tienen metas y obligaciones en sus carreras deportivas, muchos tienen de frente los Juegos Olímpicos Tokio 2021 y no se han podido involucrar en la problemática social como lo quisieran hacer. Diego Arboleda, selección Colombia de BMX, comentó que está de acuerdo con que las personas marchen pacíficamente, sin hacer daños a la ciudadanía, porque al fin y al cabo son cosas de todos. “Hay que buscar un equilibrio para que todos se sientan bien y tener en cuenta que cada pedalazo suma”.

Con respecto a la participación casi nula de los grandes referentes del deporte en marchas o redes sociales:

—“Es difícil mantener a la gente contenta. Es complicado influir en las personas. Quizá no se atreven a decir algo para no generar más violencia”, afirmó Arboleda.

Ahora bien, la responsabilidad de tomar postura no solo recae en los que practican el deporte, también en los dirigentes y directivos que se encargan de todas esas relaciones “públicas” entre aficionados, equipos y el manejo del capital de los patrocinadores. De igual modo, los medios de comunicaciones que se encargan de analizar el desempeño de los equipos, transmitir los partidos, dar las noticias correspondientes en el gremio, deben ser voceros de las problemáticas que afectan a un país entero, y más si afecta la realización de un evento deportivo como lo es, por ejemplo, la Copa América 2021 que se pensó realizar entre Argentina y Colombia en un principio.

“Nuestros directivos del deporte no están muy decididos a entender la importancia que tiene el deporte en una situación de conflictos”, mencionó Gonzalo Medina, tal vez por eso prefieren ser más espectadores que protagonistas.

A fin de cuentas y para finalizar, existirán personas que digan que los íconos deportivos no son politólogos, y los censuren con críticas y desprecio si se manifiestan, pero hay que recalcar que los temas que involucren política siempre serán incómodos y debatibles, nunca será fácil hallar un punto medio y todos por ser seres humanos tendrán derecho a dar su opinión. Es hora de que nuestros referentes mundiales usen su reconocimiento para ser voceros de la situación que se presenta en el país, ser la voz del pueblo que marcha, ser Colombia, porque como le dijo el doctor en Historia, Carles Viñas, al sitio web Goal: “El fútbol es política porque es un acto social”.

 

Algunos deportistas que sí se han pronunciado

René Higuita “(…) Hoy hay tristeza de patria, no hay ánimo, no hay momento de hacer ese evento a son de los muertos, los abusos, los desmanes y, lo peor, la indolencia de quienes nos gobiernan (…)”.
Faustino Asprilla “La voz del pueblo es la voz de Dios”.
Juan Guillermo Cuadrado “Dedicado también a toda mi Colombia, seguimos orando por la restauración de nuestro pueblo campeón”.
David Ospina “Estar lejos no me hace ajeno a sentir tanta incertidumbre por lo que está sucediendo en nuestro país. Hoy quiero manifestarme porque me duele verlo en la situación actual, solo quiero enviar un mensaje de apoyo, de unión, de fuerza, de fe y sobre todo de esperanza”.
Egan Bernal “Quiero decir que me duele y siento pena por lo que está pasando en Colombia, de hecho, me gustaría estar allá y poder estar cerca de mi familia y de alguna forma apoyar a mi pueblo (…) Pero lo que más me indigna son los muertos (…)”.
Falcao García “(…) Hago un llamado a la comunidad internacional para que observe la delicada situación social, política y de salud pública en mi país (…)”.
Pibe Valderrama “¡Mi gente el camino hacia la Paz existe, busquemos ese!”.
Mariana Pajón “Nos han desangrado hace muchos años y tienen que acabar ya, pero matándonos unos a otros no vamos a llegar a ningún lado (…) Nunca podemos perder la empatía (…) Me duele ver que estamos enfrentados unos y otros (…)”.