TRAS LA COLA DE LA RATA publicará en tres entregas la última entrevista a Emil Ciorán realizada por Vasile Andru (2). Traducida, comentada y adaptada  del  rumano al español por Miguel Ángel  Gómez  Mendoza*.

images

Me  encuentro en  la  vivienda del  filósofo,  en  París,  en  la  Calle  Odeon. Tuve  la dirección gracias  a  Monica Lovinescu (3). Es septiembre de 1991.

Le  digo al  maestro  que en  Rumania es el  “Año   Emil  Cioran”,  el  año  de  la recuperación de sus libros, de su prestigio. Se sorprende. No se entusiasma mucho.

Le comento: el miércoles me encontré con Virgil  Ierunca (4). Hablamos sobre la inexistencia de la literatura rumana en Occidente. ¡Alguna vez nos armábamos de valor diciendo que los países pequeños apuntan por la oportunidad cultural! Y no por aquella económica, y tampoco por la política, pero pueden tenerla por la del espíritu.  ¡Cómo si esto  fuera  simple!  Somos anónimos del  planeta. Los escritores del exilio no son conocidos. Constatación triste,  realista. Petru Dumitru (5) –c’est fini. Vintilă  Horia (6) –olvidado después de su momento de  gloria. Paul Goma (7) publicó once libros en Francia,  pero no es conocido por  los franceses. Le pregunté a Virgil Ierunca: ¿Por  qué  sucede así? Virgiel  Ierunca me  respondió “El  único  escritor rumano contemporáneo conocido en  el  mundo es Emil  Cioran. Es  popular, es clásico, aparece citado hasta en las revistas de moda, ¡quiere decir que llegó a este estadio de recepción pública!  Es el escritor  rumano que tuvo éxito.

Emil  Cioran: ¿Tuve  éxito?  (Silencio, sonrisas) Escribí  poco. No me  involucré en política. Ni en política  literaria.  La política es un asunto de temperamento. Viví por fuera. No me involucré en nada, en grupos, en nada.

Vasile  Andru:  Esta distancia es de carácter, de disciplina. El éxito  literario, sin embargo, es un regalo de arriba..

E. C: ¿Un regalo? Como extraño, asumí en serio  la lengua. No  busqué el éxito.  Quería ser independiente . ¿Lo logré? La única línea  posible. Estuve por  fuera.  Mi ideal: estar  por  fuera.  No  hacer parte de nada. Es una convicción, no una  paradoja. No soy   integrante  de  ninguna  sociedad.  En  Rumania,  en  la  juventud,  era muy irreverente, incisivo,  entiende…. era  mi temperamento en ese entonces. En París cambié por completo, absoluto. No me involucré en asuntos rumanos. Porque tuve malas experiencias en Rumania.

Llama a Simone, su esposa.  Le dice:

E.C: Saca una botella de vino. El  señor Vasile Andru es de la revista “Viaţa Românească (8)” (Vida  Rumana). Es una  revista con una larga  historia de Stere (9)  e Ibrăileanu (10).

Al   comienzo,  cuando  me   presenté  y  le   dije que soy   redactor  de “Viaţa Românească”   se  sorprendió,  ¡como si  se  diera cuenta apenas ahora que esta revista continúa apareciendo! Simone trajo la botella de vino, Emil  Cioran la abrió y sirvió en los vasos. Brindamos. Salimos a la terraza.

El balcón de la vivienda de Emil Cioran es un jardín colgante. Muchas  flores, hojas  abundantes. El día es hermoso. Del  balcón se abre una vista ampliada hacia el Jardín Luxemburgo. Me comenta alegre como tuvo suerte con el apartamento: su buena ubicación y cómodo arriendo.  Desde que está aquí,  los arriendos han crecido en muchas  ocasiones; solamente su mansarda quedó con el mismo  alquiler  de hace veinte  años.

Volvemos al  comedor. Aquí  hay un orden perfecto,  parece  reflejar el  orden interior del filósofo, su necesidad de claridad.

E. C: Viví una vida armoniosa. En el fondo.

V. A: ¿Tiene nostalgia del país?

E. C: Quise mucho a Sibiu (11). Mi juventud es Sibiu. Me gustó mucho. Mi Rumania era Sibiu. La Răşinari (12) y los Cárpatos de alrededor de Sibiu. Durante 53 años ésta fue mi Rumania.

V. A: Patria interior. ¿Se ha propuesto un viaje a Rumania, volver a ver Sibiu?

E.M: No quiero volver a verla, porque no la he olvidado. No voy,  porque tengo una memoria perfecta de los Răşinari,  de los montes. Solo podría estar  decepcionado a causa  de  los cambios. Las imágenes mías  son tan vivas,  que me  temo que voy  a decepcionarme.

V.A: Es leído mucho en Rumania. Se le leía también antes de 1989. Todo el tiempo.

E.C: En un momento dado, fui atacado.

V.A: Así era la política…

Para mí no tiene importancia la opinión oficial.

V.A: Las revistas  literarias,  los almanaques (13) siempre  lo publican. La aforística puede ser degustada  de  manera fragmentaria. Los periódicos le publican cada vez más en los años 80-90.

E. C: No sé.

V. A: Las traducciones piratas se difunden, aseguran la circulación  de un escritor. Es la señal de popularidad de un escritor.

E.C: Me di cuenta que debía ser algo así. Pero no me han comentado.

V.A: Consecuencia de su aislamiento y, en especial, debido a nuestro alejamiento en Rumania.

E.C: Sí. Qué  destino. ¡Rumania!  Tener  este  tipo de  jefe. Siempre me  pregunté, años atrás: “¿Cómo no reaccionan los rumanos”?“ Un  pueblo resignado… ¡No es  un pueblo apasionado! “¿Ceauşescu (14) hacía inclusive lo que quería?” me preguntaba. Un pueblo ecrasé par l’histoire (15). Ya no reacciona más.

descarga

V.A : Instinto  de conservación, creo, no por déficit energético. Energía tiene.

E.C: Un  pueblo que  tiene  un  tipo  de  historia negativa. Y una  visión  de  vida  inactiva. Todos dicen: “¿Qué  pasa  con este pueblo?”… Pueblo  inteligente, sin embargo, falta algo… pasión.

V.A: Y sin embargo, resiste en la historia. Resiste el largo camino. Es una prueba de vitalidad, de instinto de supervivencia.

E.C: No  obstante, va  de fracaso en fracaso. La constancia de su  historia me parece el fracaso.

V.A: ¿Debería endurecer su psicología de vencedor?

E.C: No se puede, es pasivo.

V.A: Otro hecho. Más reciente, en Bucarest,  se  estructura  una  obra espiritual, tiene buena audiencia en el público. Es esto  una  vía: experiencia espiritual. Quiero decirle acerca de los grupos de práctica espiritual efectiva.  La práctica tiene como resultado  el mejoramiento de la actitud mental. Ahora trabajan de manera sistemática, algunos  cientos  de  hombres, y esto puede influir   positivamente en algunos otros miles. Hablo  de una   psicología de vencedor en el sentido espiritual de la expresión, no en sentido belicoso. Es posible que exista una base miorítica (16), una filosofía de la ecuanimidad. Esto es  importante  para influir  la psicología del logro, en la restricción del comportamiento del fracaso.

E.CVamos  a ver… Vamos  a ver. Si Rumania continúa como hasta  ahora… es insegura y vacilante, una desdicha de la nada.

V.A: Se  puede  temporizar  la  nada, aplazarla, seguir aplazándola.  Es una  solución medica.  Cuando  no  hay  como  curar una  enfermedad, busca una demora, un medicamento que retrase la muerte. Creo que los rumanos en apuro, no tuvieron otro  camino  que  la  demora,  retrasar el  encuentro   con  la  nada. Los rumanos boicotearon no  a la  historia,  sino  el  ¡fin del  mundo¡ Los  valacos (17) de  todo  el mundo   (me  refiero  también   a  los  aromunes (18), no  solamente  a  los  rumanos) hicieron  el boicot  a la nada. Pero hoy… Precisamente por esto hablaba  sobre la experiencia  espiritual. Experiencia espiritual,  mística,  es  aplazar  la  muerte. Merece que la vivamos.

E.C: ¡Por qué  no! Cuando tienes  una  idea  para el futuro, vas  adelante. ¿Cómo será al final, victoria o fracaso? No sabemos. Haces  un intento tras otro. Siga los ecos. Es  importante. El  eco es  más  importante que  mi  opinión. ¡Il faut  foncer avant! ¡Foncer! (19) como dicen los franceses.

V.A: Si. ¡Foncer!

E.C: Uno de los defectos  del pueblo rumano es que abandona rápido la tarea, renuncia rápido.

V.A: Faltan los impulsos. La tendencia a languidecer (dicho  de manera más elegante: “la sed de reposo”) es general, sucede en otras naciones. Pero deben existir impulsores, mensajeros. No  creo que  el  pueblo rumano  renuncia rápido,  sino que  los  eventuales orientadores no  son  perseverantes y no  tienen  proyecto.  El pueblo, las  masas  son iguales en  toda  parte: ni  diletante, ni  perseverante. El orientador, el líder da la nota de intensidad, de positivismo.

E.C: ¡Los   defectos del pueblo rumano  son…   importantes!      [en   el  sentido de considerables].

V.A: Intentamos un reciclaje de los defectos.

E.C: ¡Si Rumania ahora no da un gran paso adelante está perdida!

V.A: O es aplazado, siempre  aplazado.  Seguro, un nuevo  sufrimiento.

E.C: Cuando  vi  qué  clase   de   jefes  son   esos…   ¡Grandes  errores  se  cometen  allá¡ Quedaron los mismo  jefes. ¡Error grande! ¡Los jóvenes faltan en la conducción del país!

V.A: Los jóvenes o son demasiado inhibidos, o son demasiado intelectuales.

E.C: Los  rumanos  tienen un complejo de fracaso. Un   estallido  de su  interior es necesario. Cuando vi que los jefes que quedaron eran  los mismos… después de los acontecimientos (20)… era inconcebible. Es signo de error,  de fracaso.  Los otros,  de la oposición,  no generan  ninguna  impresión. Son  hombres  de  trabajo,   pero   en política  esto no es suficiente. La Plaza  de la Universidad (21) era impresionante, pero no  condujo a  nada.  Es triste.  De  decepción en  decepción, ese  es  el proceso. Es inexplicable.

V.A: Algo se decide,  en la sombra…

E.C: Lo que pase en estos años es capital. Todo depende de lo que suceda en estos dos o tres años.

 

Continuará…

***

 *Profesor  titular  de  la  Facultad  de  Ciencias  de  la Educación- Universidad Tecnológica de Pereira (Colombia)

(1)Ceicupoporulăsta?”última interview a EmilCioran En: http://convorbiri-literare.ro/?p=4461 Consulta 31-10-2015) En: Revista Convorbiri literare, nr 5/ 15 de junio  de 2015. Entrevista con Vasile Andru. Emil Cioran murió en Paris el 20 de junio  de 1995.

(2) Vasile  Andru (nombre real:  Vasile  Andrucovici;   nació  el  22  de mayo de 1942,  Mușenița   Județul Suceava) es  un  novelista,  teórico y  ensayista rumano, Miembro de la Unión de Escritores de Rumania. Estudió en  la  facultad de filología, sección francés-rumano de la Universidad de Iași (1960-1965). Realiza pasantías de documentación antropológica en Roma (1989), París  (1990, 1991), viaje   de  estudios  en   la  India,  beca   Sivananda  (1992,  1996),  El  Centro  Centrul  Sivananda  de Trivandrum-India le confirió el título de maestro en filosofía Vedanta.Colabora con las revistas “România literară”, “Luceafărul”, “Tribuna”, “Convorbiri literare”, “Vatra”, “Viața  Românească”. Es coordinador de la “Sapienția” de la editorial “Editurii Paralela 45”. Entre  sus  escritos literarios se encuentran: Yutlanda  posibilă (1970),  Mireasa vine cu seara (1973), Mirele (1975), Arheologia dorințelor (1977), Noaptea împăratului (1979) 1 O zi spre sfârșitul  secolului (1983), Turnul (1985), Progresia Diana (1987), Muntele  Calvarului  (1991),   Memoria textului (1992), Proză, eseuri, interviuri  (1995), Un univers cu o singură ieșire (1997), Păsările cerului (2000),  Cel mai îndepărtat paradis (2001).

(3) Monica Lovinescu (Bucarest, 19 de noviembre de 1923- París,  20 de  abril  de  2008) era  una  escritora crítica  literaria y  periodista rumana, hija  del literato rumano  Eugen Lovinescu. Publicó muchas obras con  los pseudónimos Monique Saint-Come  o Claude Pascal. Obtuvo su  licenciatura en letras en la Universidad de Bucarest y comenzó a trabajar como crítica  literaria en  Vremea magazine y luego en Revista  Fundaţiilor  Regale Democraţia. Su  actividad estuvo muy marcada por  su  oposición al régimen comunista rumano y  a  su dirigente Gheorghe Gheorghui-Dej, quien la  obligó a  huir a Francia en septiembre de 1947, allí obtuvo el asilo  político junto con  su marido, el filósofo y poeta Virgil  Ierunca. Pudieron  volver a  Bucarest, tras  la  caída de Nicolae Ceuaşescu en  diciembre de 1989,  pero vivió  en  París  hasta  su  muerte.  Algunas  de  sus publicaciones  en  rumano  son: Seismografe.  Unde  scurte  II  (Ed. Humanitas,  1993). Posteritatea  contemporană.  Unde  scurte  III  (Ed. Humanitas,  1994).  Est-etice.  Unde  scurte  IV  (Ed. Humanitas,  1994).  Pragul.  Unde scurte  V  (Ed. Humanitas, 1995).  Insula  Şerpilor. Unde  scurte  VI  (Ed. Humanitas,1996).  La apa Vavilonului. I (Ed. Humanitas, 1999).  La apa Vavilonului. II (Ed. Humanitas,  2001).  Diagonale (Ed. Humanitas,  2002). Jurnal 1981–1984  (Ed. Humanitas,  2003) Jurnal 1985–1988  (Ed. Humanitas,  2003). Jurnal 1990–1993 (Ed. Humanitas, 2003). Jurnal 1994–1995 (Ed. Humanitas, 2004).

(4)  Virgil  Ierunca (pseudónimo de   Virgil  Untaru, nació  el  16 de agosto de 1920 en  Lădești-Vâlcea, murió el 28 de septiembre de 2006 en Paris),  fue un crítico  literario, editor y poeta rumano que  vivió en  Francia desde 1947.  Estuvo casado con  Monica Lovinescu. Una  vez  terminados sus  estudios universitarios, debuto en la prensa en 1939, en el diario Timpul,  uno  de los más  importantes diarios de  Bucarest de  la época. Entre 1940 y 1944 colabora con   las  principales revistas literarias y en  el semanario  Vremea,  con  una  rubrica titulada “Caiete  franceze” en  la  que  presenta a los  escritores franceses de la resistencia en contra de la ocupación nazista. Abandona Rumania, recibió una  beca del gobierno francés. De 1951 hasta 1974 es redactor de las emisiones en lengua rumana  de la radio francesa, trabaja  en  el  “Centre national  de  la  recherche  scientifique” (CNRS),   en  la  sección de filosofía y estética. Colabora con  dos emisiones culturales de los puestos de radio “Europa Liberă”: “Actualitatea Culturală Românească” y   “Povesta vorbei” (páginas olvidadas,  páginas censuradas, páginas exiliadas). Toma  parte activa en  la denuncia del régimen comunista de Rumania. Ierunca toma parte activa como  secretario de redacción del diario Uniunea  Română,  editado en París.  Entre sus  obras recientemente reeditas por  la  editorial Humanitas,   tenemos: Fenomenul  Pitești  (1990); Românește  (1991); Subiect  și predicat (1993); Dimpotrivă (1994); Semnul  mirării  (1995); Trecut-au  anii (2000); Poeme de exil (2001).

(5)  Petru Dumitriu (nació  el 8 de mayo de 1924 en Baziaș-Caraș, murió el 6 de abril  de 2002 en Metz- Francia). Ensayista, poeta, crítico  literario, novelista. Entre sus  obras más  destacadas se encuentran:

Pasărea furtunii,  (1957),  Drum   fără  pulbere  (1951),  Incognito  (original en  francés  y  traducción  al rumano en  1993).  Abandona Rumania en  1960  viaja  A  Alemania Occidental y  luego se  asila  en Francia. En  1957  aparece su  novela Cronică  de familie,  una   de las  obras más   destacadas de la literatura rumana por  su  formula narrativa, se afirma que  es una  novela de crónica  “balzaciana” sobre la historia y la identidad rumana. Fue traducida el alemán, polaco, checo  y francés.

(6)   Vintilă  Horia  (pseudónimo  literario  de  Gheorghe  Caftangioglu.  Nació  en   Segarcea  el  18  de diciembre  de   1915  y  murió  el  4  de   abril   de   1992  en   Collado  Villalba-España).  Diplomático, ensayista,  filósofo, periodista,  pedagogo,  poeta  que   escribió  en  lengua rumana  y  francesa,  se consagró internacionalmente después de su  exilio.  Fue  un  gran intelectual rumano de la talla de Emil Cioran, Mircea Eliade y Constatin Noica, entre otros. Se graduó en Derecho en la Universidad de  Bucarest. Diplomático, fue  agregado de  prensa y cultura en  Roma  y Viena,  realizó estudios de Letras y Filosofía en  las  universidades de   Perugia y Viena.  Horia decidió no  regresar a Rumania, que  cayó  en  la  órbita de la  Unión Soviética. Vivió  en  Italia.  En  1948  se  trasladó a  la  Argentina siendo profesor en  la Universidad  de Buenos Aires.   Exiliado, en  1953  se  estableció en  Madrid durante la  dictadura de  Franco, acusado  de  ser  uno  de  los intelectuales franquistas. Obtuvo el puesto de profesor de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid y luego el de catedrático de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Alcalá  de Henares. Algunas de sus obras en español son: El jinete de la resignación – Emecé,   1962. El caballero de la resignación.  Ciudadela  Libros. 2008.  Dios  ha nacido en el exilio. Destino.1960. Una  mujer  para el Apocalipsis. Ed. Guadarrama, 1968. El viaje a San Marcos. 1972. Encuesta detrás de lo visible. Ed. Plaza y Janés,1975.  Introducción  a la literatura del siglo XX.  Gredos. 1976. Perseguid a Boecio. Ediciones Dyrsa. Un sepulcro en el cielo. Planeta. 1987.Un sepulcro en el cielo. Ciudadela  libros. 2010. El fin  del exilio: cuentos de juventud. Editorial Criterio Libros. 2002.   Las claves del crepúsculo. Grupo Unido de Proyectos y Operaciones. 1996. Viaje a los centros de la tierra. Nuevo Arte  Thor.  1987. Informe último sobre el Reino H. Plaza y Janés,  1981. Literatura y disidencia. Fundación Luis  Vives.  1980. La séptima carta. Plaza & Janés. 1976. Marta o la segunda guerra. Ciudadela libros. 2010.

(7 )  Paul  Goma  (nació   el  2  de  octubre  de  1935  en   Mana-Basarabia),  es  un   escritor  y  militante  anticomunista rumano, vive  en  París.  Es quizás el disidente más  conocido durante el tiempo de la Rumania comunista y uno  de los escritores más  conocidos después de la segunda guerra mundial. Nació en Basarabia, segundo hijo  de una  familia de profesores rumanos. Una  vez  con  la cesión  de Basarabia a la antigua URSS, como  consecuencia del pacto Molotov-Ribbetrop, la familia Goma se refugia en Rumania. El 20 de noviembre de 1977, a Goma, junto a su esposa e hijo, le fue quitada su ciudadanía rumana y expulsado a Francia. Publicó en  la Editura  de Stat  pentru  Literatură  și Artă  la novela Ostinato  y debutó en la revista Luceafărul con el cuento Cînd tace toba (1966). Después de 1989 ha  publicado también en  Rumania parte de  sus  libros   y  han   aparecido  artículos suyos en  las revistas Vatra, Familia, Timpul,  Jurnalul literar.

(8) Se infiere que  el comentario que  hace  Cioran sobre la pertenencia de  Vasile  Andru no  es exacto porque la revista dejó  de  publicarse en  1940.   Viața Românească fue  una  revista literaria  mensual edita por  la Uniunea Scriitorilor din România” y de “Redacția Publicaților pentru Străinatăte”. Tuvo un  perfil  literario y científico, la revista apareció desde marzo de  1906 hasta agosto 1916 y desde septiembre de  1920  hasta septiembre de  1940.  En  la  conducción de  la  revista se  encontraron desatacadas personalidades de la cultura rumana de la época como   Constatin Stere,  Paul  Bujor, Ion Cantacuzino, Mihai Ralea  y George Călinescu, entre otros.

(9)  Constantin G Stere o Constantin Sterea (nació  el 1 de junio  de 1985 en Ciripcău-Basarabia y murió en26 de junio  en  Bucov-Prahova-Rumania), fue  un  hombre político, jurista, sabio  y escritor rumano. Finaliza sus  estudios de derecho en la Universidad de Iași en 1901, parte para Bucarest cinco  años después y desarrolla una  actividad periodística destacada, fue  fundador y uno  de  los directores de la Revista “Viața românească”, que  apareció el 1 de marzo de 1906.  El 6 de septiembre de 1940  esta revista deja de circular y su último número tuvo como  directores a Mihai Ralea  y George Oprescu.

(10)  Garabet Ibrăileanu (nació  el 23 de mayo de 1871 en Târgu Frumos y murió el 13 de marzo de 1936 en  Bucarest) fue  un  crítico  e historiador de la literatura, ensayista, pedagogo y redactor literario y novelista rumano. Es una  influyente personalidad de  la literatura rumana de  las primeras décadas del  siglo  XX. Teórico y  promotor de  la  crítica  literaria científica, creador literario y  profesor de  literatura  rumana  en   la  Universidad  de  Iași,   además,  redactor  principal  de  la  revista  Viaţa Românească entre los  años  1906 y 1930, bajo  el seudónimo de Cezar Vraja.  Ibrăileanu comienza su actividad  en  las  páginas de  la  revista  Școala nouă  y  luego  publica  versos,  poemas  en  prosa, pensamientos,  traducciones, etc.

(11)  Sibiu  (en  latín:  Cibinium,  en  húngaro: Nagyszeben,  en  alemán: Hermannstadt). Capital del distrito de  Sibiu.  Es un  importante centro económico y cultural de  Transilvania y entre 1692 y 1791 fue  la capital del Principado de Transilvania. Fue  fundada por  colonos sajones  en  el  siglo  XII, que  le dieron el nombre  de Hermannstadt. En consecuencia, parte de su  arquitectura es germánica. Según las  estadísticas, el 1,6% de la población de Sibiu  es  de origen sajón.  Antes de la Segunda Guerra Mundial era  la ciudad más  importante para la minoría alemana de Rumania. Su alcalde, de  origen sajón,  hoy  presidente de Rumania (Klaus  Iohannis),  realizó una  serie  de importantes reformas que han  convertido a Sibiu  en una  de las ciudades con  mejor  calidad de  vida de Rumania. En 2007 fue, junto con Luxemburgo, Capital Europea de la Cultura.

(12)  Rășinari, coloquial  șinar, (en alemán Städterdorf, Städerdorf . Es una  pequeña localidad situada en el distrito de Sibiu, Transilvania. Lugar de nacimiento de Emil Cioran. Está a ocho  kilómetros de la ciudad de Sibiu.

(13)  Los  almanaques o  calendarios son  considerados en  el  ámbito de  la  literatura popular como literatura de hilo o cordel. Una  definición que  no  tiene  nada de  peyorativa y  que  se  debe  a  la manera como  era  hecha la propaganda y venta de estas  publicaciones, que  se colgaban con  un  hilo en  las cristaleras de las librerías. Una  costumbre que  todavía continúa viva  en  muchos lugares del mundo. De acuerdo con su uso  popular, se podrían clasificar los almanaques en dos grupos: de una parte los de pequeño folletín, dirigidos a poblaciones rurales o de los alrededores de las ciudades y por  la otra  los que  tienen un  mayor número de páginas, incluso como  si fueran pequeños libros, en forma de volúmenes destinados a un público más  burgués y urbano.

(14)  Nicolae Ceaușescu (nació  el 26 de enero de 1918 en Scornicești y murió el 26 de diciembre de 1989 en  Târgoviște). Presidente  de   la  República Socialista de  Rumania desde  1967  hasta 1989,  fue secretario general del Partido Comunista en el período 1965-1989.    Su gobierno estuvo marcado en la primera década por  una  apertura hacia  Europa Occidental y Estados Unidos, por  lo que  se aparto de otros estados integrantes del Pacto  de Varsovia. Sin embargo, la segunda década del gobierno de Ceaușescu se caracterizó por  un régimen cada vez represivo. Instauró un culto  a la personalidad, un notable incremento nacionalista y un  total  deterioro de las relaciones internacionales con las fuerzas de  Occidente, a semejanza de  la Unión Soviética. El gobierno de  Ceaușescu fue  derrocado durante la Revolución de diciembre de 1989,  en  la  que  él  su  esposa Elena   fueron ejecutados  de forma sumaria tras  una  mediática sesión en  los tribunales de dos horas televisada para todo el país.  Los lectores interesados podrán  ver    fragmentos en  youtube del documental de  Harun  Farocki y  su coautor Andrej  Ujica,  “21.12.1989/Bukarest.   Videogramas  de  una  revolución“.  En  este   se  recopilan copias de vídeos de aficionados y programas de la televisión pública rumana después de que  ésta fuera tomada  por   los  manifestantes  en  diciembre de  1989.  Imágenes  y  sonidos de la  primera revolución en  la historia en  la que  la televisión jugó  un  papel clave.  La protagonista es la historia contemporánea en sí misma.

(15) Original en francés (“Un  pueblo atropellado por la historia”).

(16) Mioritc,   -Ă,  mioritici,  –  adj.   1.  (acerca del  personaje,  paisaje).  De  la  balada popular  rumana “Miorița”.    Que   recuerda  de  „Miorița”. (en  sintagma)  2.  Espacio mioritic  =  espacio  geográfico rumano cuyo  relieve ondulado con montes y valles  es propicio para el pastoreo; universo espiritual especifico rumano cuya  matriz lo representa el espacio geográfico rumano.

(17)   Valacos   es   un   término  utilizado  para  designar  un   conjunto   de  poblaciones  romanizadas establecidas en el sudeste de Europa. Entre  las poblaciones denominadas  “valacas” se pueden citar (1)  al  sur   del Danubio:  Aromunes establecidos  en  el  noroeste de Grecia. Albania meridional y Macedonia),  Meglenorrumanos   (asentados  en   el  noreste  de  Grecia, cercanos  a  la  frontera  con Bulgaria, hablan un  dialecto diferente al rumano y aromun); Istrorrumanos  (en la península de Istria, al noroeste de los  Balcanes, también con  dialecto propio) y (2) al norte del Danubio:  Rumanos  (el más  importante numéricamente de los pueblos valacos y el único que  tiene  un  estado nacional). Los valacos hablaban una  lengua neolatina, del proto-rumano, derivada del latín  vulgar hablado por  los colonizadores y soldados romanos entre los siglos  I y V d. C. Esta lengua a su vez daría origen a las diferentes lenguas del grupo valaco, como  el rumano y el arrumano.

(18) Aromunes  (Makedonji-Armânji/Rramânji/VlachsaAromuni) es  un   pueblo  latino  que   vive   en   los Balcanes Meridionales,  principalmente  en  Grecia   noroccidental,  Albania centro-meridional  y  la República de Macedonia. Existen también grupos de aromunes en Bulgaria y la región de Dobrogea en Rumania donde llegaron como  una  comunidad inmigrante.

(19)  Original    en    francés:    “¡Antes    se    debe    arremeter!    ¡Arremeter!”

 (20) Los acontecimientos que  precedieron la revolución rumana en diciembre de  1989 cambiaron por completo  el  rumbo  de  la  vida  de  su   población.  Los   hechos  presentados  hace   25  años   son controvertidos tanto por  analistas como  por  muchos rumanos quienes aún  en el momento actual se preguntan  si  lo  sucedido  fue  realmente una   revolución o  poco   más   que   un   golpe  de  Estado. Rumania, país  ubicado en la intersección de Europa Central y del  Sureste, en la frontera con el mar Negro, inició  los  actos  de revolución en Timișoara, ciudad  con  una   larga historia multicultural, situada en  las  fronteras con  Hungría y Serbia  y considerada por  los  rumanos como  la  puerta de entrada al oeste  de Europa. Famosa porque en  ella  se gestó  el fin a la dictadura del ex presidente Nicolae Ceaușescu, quien gobernó el país  por  espacio de 40 años.  Si bien  es cierto  que  en Timișoara se fraguaron conspiraciones subterráneas muchos meses antes de que  se propiciara el grito  de la revolución y que  destacados personajes civiles  y militares actuaron discretamente, no menos cierto es  que   los   medios  de  comunicación a  nivel   mundial  jugaron  significativo papel  al  difundir minuciosamente los puntos cruciales en donde se concentraban los principales acontecimientos de la revolución. Por  otra  parte, no se pueden desconocer las presiones internacionales de la ex Unión Soviética, Hungría, ex Yugoslavia y Estados Unidos, quienes influyeron en la evolución del proceso de  cambio interviniendo  antes  y  durante el  desenvolvimiento  del  mismo. Tampoco se  puede ignorar que  la Revolución rumana de diciembre de 1989 tuvo importante componente popular que es  necesario valorar en  su  justa  medida después de un  cuarto de siglo  en  que  se  sucedieron los acontecimientos que  abrieron las puertas a la vida democrática del país.  La movilización popular se enmarcó en diferentes variantes: huelgas obreras en los grandes conglomerados industriales, ocupaciones que  no  siempre fueron pacíficas, bloqueos en  las  vías  de  las  principales ciudades, marchas,  concentraciones e  intentos de  allanamiento  de  edificios públicos que  convirtieron las calles  y  plazas públicas en  espacios de reivindicación que   suscitaron la  respuesta  violenta del régimen de Ceaușescu y la inmediata reacción por  parte de  las  masas, sellando un  parangón sin precedente en la historia contemporánea rumana.

(21)  Los  lectores interesados podrán  leer  la  novela de  Ignacio Vidal-Folch “Libertad”  (Anagrama, 1996). El relato transcurre durante los últimos días de régimen de Nicolae Ceaușescu. Los interesados en el  cine,  podrán apreciar la  película   “A  fost  sau  n-a  fost?”  (“Fue  o  no  fue”  título original en rumano) o  “12:08  al  este  de Bucarest” (2006,  título internacional) del conocido director rumano Corneliu  Porumboiu.  Dieciséis años   después de que   la  multitud  obligara al  dictador  rumano Nicolae Ceauşescu  a  huir  de  Bucarest, el  dueño de un   canal   local  de  televisión ofrece   a  dos invitados compartir sus  momentos de gloria revolucionaria. Uno  es  un  viejo  retirado y  eventual Papá Noel;  el otro,  un  profesor de  Historia que  acaba  de  gastarse el sueldo completo en pagar sus deudas de alcohol. Juntos recordarán el día en que  asaltaron el ayuntamiento a los gritos de “¡Abajo Ceauşescu!”. Pero  los telespectadores que  llaman por  teléfono cuestionan las reivindicaciones de los autoproclamados  “héroes”, que  más  parecían haber estado festejando con  vodka la  marcha del dictador, que  forzando su caída.