Su gran juego con la zurda le hizo merecedor del hasta ahora único título de Grand Slam que posee un colombiano: logró en 1974 el Roland Garrós, único gran torneo sobre tierra batida.

 

Por: Esteban Cárdenas 

Iván Molina es el mejor jugador de tenis que ha tenido el país; figura en los años 70 y  80,  hoy en día se encuentra retirado, pero sin alejarse de las canchas a sus 65 años. Molina nació el 16 de junio de 1946 en Maceo (Antioquia),  y fue el primero de los tenistas colombianos en destacar a nivel internacional.

Su gran juego con la zurda le hizo merecedor del hasta ahora único título de Grand Slam que posee un colombiano: logró en el año de 1974 el Roland Garrós, el único torneo grande sobre tierra batida. Su compañera por ese entonces fue Martina Navratilova (por ese entonces los Grand Slam tenían competencias mixtas). Aquel junio del 74 es recordado por Molina como uno de sus días más especiales, y sobre todo, para la historia del deporte blanco en el país.

Alcanzó el mejor puesto en el ranking ATP (Asociación de Tenistas Profesionales) conseguido hasta ahora por un colombiano (fue número 40  del mundo en el circuito el 12 de abril de 1976, cuando estaban en apogeo Borg, Connors y Vilas). Ningún tenista de este país ha podido acercarse al ranking conseguido por Molina, pues Santiago Giraldo, Mauricio Haddad y Alejandro Falla no han podido superar el puesto 45º de la mencionada  clasificación.

Tal vez Juan Sebastián Cabal fue quien más se acercó a uno de sus records. Cabal, junto con el argentino Eduardo Schanwk, fue finalista en dobles de tenis en Roland Garrós el año pasado. La capital francesa casi ve coronarse de nuevo a un colombiano en un torneo destacado del tenis, pero Cabal no ganó, y Molina continúa con su récord.

Éste, también consiguió un título ATP en dobles en el año de 1974, junto a Jairo Velasco en Kitzbuhel, Austria, y fue finalista en otros siete torneos (Birmingham, Calgary, Salt Lake City, Florencia, Burdeos y Quito). Una de las grandes victorias de su carrera fue sobre el equipo de Estados Unidos en la Copa Davis de 1974 junto con Jairo Velasco en dobles. En cuanto a singles nunca ganó títulos, aunque fue finalista en Niza y Teherán, perdiendo con Dick Crealy y Eddie Dibbs, respectivamente.

Radicado en Miami, está casado y es padre de dos pequeñas hijas quienes también juegan al tenis. En sus ratos libres, se dedica a transmitir toda esta experiencia a las jóvenes promesas del tenis mundial, como técnico del equipo junior de la Federación Internacional de Tenis (ITF) y como instructor de entrenadores de las federaciones de Sudamérica y Centroamérica.

Molina nunca pasó de segunda ronda en un Grand Slam, aunque se recuerda el gran partido jugado en Wimbledon en 1973; segunda ronda. Frente a  Ilie Nastase. Perdió por 6-2 7-9 7-5 y 6-1… su mayor victoria en singles fue frente a  Artur Ashe, en  primera ronda de Roland Garros en 1974.

Crítico del tenis

Molina nunca ha dejado las canchas, pues es supervisor de la Federación Internacional de Tenis (ITF ) en las categorías junior desde donde ha criticado el manejo del tenis en Colombia y del actual.

Estamos quedados. A mí me da tristeza ver como, por ejemplo, en la Gira Cosat no hay jugadores colombianos, y los dos o tres que van, son por recursos propios de sus padres, pero no existe un equipo y veo que en las otras categorías pasa lo mismo y así va a ser muy difícil que en Colombia se puedan sacar nuevos y buenos jugadores de tenis”,  refirió en una de las últimas entrevistas concedidas a los medios.

Molina piensa que el tenis colombiano necesita un cambio,  ya que hay muy poca representación internacional y está muy atrás, a pesar de que ahora existen más torneos.

Respecto al juego actual y el circuito, Molina opina que el juego antes era más vistoso, más técnico. “Se mostraba un poco más lo bonito de la jugada, del deportista o el estilo que tenía. Ahora el jugador tiene que ser más atlético, más de fuerza, de potencia. Por eso ahora son no solo mas altos, sino con una condición física mucho mejor, y también los materiales han mejorado muchísimo para que sea así”.