Son casi 6 mil caminantes que entraron a México en octubre y permanencen en Tijuana. La mayoría espera en un centro deportivo de la zona norte, a una cuadra del muro fronterizo que anhelan ver desde “el otro lado”.

Por Gustavo Vargas

Roberto espera la llegada de la otra manifestación. Lleva un megáfono para amplificar una canción que sale de su celular y no se escucha bien. Los policías municipales de Tijuana hablan por sus radios. Dicen que “un joven de los a favor” está en medio de la vía. Algo les preocupa, algo le comentan a Roberto, quien observa que poco a poco, desde la glorieta del Monumento a Cuauhtémoc, las personas reunidas se acercan por la Avenida Paseo de los Héroes. Vienen con banderas, sombreros de charro, mensajes escritos en mantas y cartulinas: “Puro Tijuana Cabrones”, “Inmigrantes sí, ilegales no”, “Respeto tus derechos humanos. Respeta la soberanía de mi país”.

Roberto también lleva un mensaje.

“De dónde eres”, le pregunta un reportero, “De Nayarit. Vivo en Tijuana”, “¿Qué dice tu cartel?”, “No a la xenofobia, no a la aporofobia, sí a la fraternidad, sí a la solidaridad”.

Es domingo 18 de noviembre. Una cuadra, que se recorre en dos minutos a pie, separa a los más de 300 manifestantes a favor del control y deportación, y aquellos veinte con letreros de bienvenida. Los dos grupos se convocaron por Facebook. Surgieron luego de la reunión de algunos residentes de Playas de Tijuana en el faro, cuatro días antes, para defender la “patria”. Al lugar había llegado alrededor de 800 integrantes de la caravana migrante centroamericana, y fueron señalados como “invasores” por quienes cantaban el himno nacional mexicano. Les exigieron volver a sus países.

Pero la caravana, dice Roberto, son hondureños, salvadoreños y guatemaltecos que buscan trabajo, bienestar para sus familias y dejar la violencia de sus ciudades. Son casi 6 mil caminantes que entraron a México en octubre y permanecen en Tijuana. La mayoría duerme y come y espera en un centro deportivo de la zona norte, adecuado como albergue, a una cuadra del muro fronterizo que anhelan ver desde “el otro lado”.