“El futuro ya se ve/ Se puede hasta tocar/ Soplando con los vientos nuevos”

Vientos de cambio (Wind of Change). Scorpions, 1990.

 

Por / Felipe Osorio Vergara

Una de las definiciones más recurrentes del arte involucra el término “interpretación”[1], y es precisamente por esto que los artistas dotan de sentido y elaboran sus obras con una intencionalidad determinada. El público casi nunca actúa como mero espectador, pues a través de sus sentidos absorbe el conjunto artístico de una obra para emitir un juicio, crítica, opinión o interpretación. Los humanos son, ante todo, seres gregarios (animales políticos[2]), pero esto conlleva a ser también animales simbólicos[3].

En Wind of Change (Vientos de cambio), balada power de la agrupación alemana Scorpions, la letra tiene elementos simbólicos de contexto que remiten hacia Europa Oriental (se menciona el río Moscova, el Gorky Park de Moscú y el instrumento musical por excelencia de Rusia: la balalaika). A su vez, el videoclip muestra diferentes escenas de la caída del Muro de Berlín.

A lo largo del video se intercalan escenas de la banda debutando en el Peace Festival de 1989 en Moscú, con tomas de destrozos de la guerra, revueltas sociales, procesos de descolonización, protestas en Palestina, una sesión del Consejo de Seguridad de la ONU y el derrame de crudo del petrolero Exxon Valdez. Los fragmentos en donde se retrata la inestabilidad social y política causan un choque en la audiencia por cuanto reflejan brusca y repentinamente la entropía, la fractura del orden, que es en lo que tradicionalmente se ha cimentado la sociedad.

Aunque para el momento en que esta canción salió a la luz ya existían videoclips musicales a color, llama la atención que la mayoría del video se produjo blanco y negro, algunas tomas debido a su antigüedad (como la de los tanques en Potsdamer Platz que data de 1953), pero otras con intención (como el concierto).

La escala de grises da una suerte de conexión con el pasado, pero también melancolía y tristeza por la situación de descontrol que retrata el video a través del caos de algunas regiones del globo. Con esto se da fuerza al impacto en la audiencia.

El video representa y reproduce la realidad del proceso de dominio comunista en Europa Oriental y su posterior caída. Escenas como los tanques soviéticos atravesando la Postdamer Platz de Berlín, los soldados construyendo el Muro y un desfile militar soviético dan cuenta de manera simbólica de la autoridad ejercida por el régimen comunista.

La idea se refuerza con la inclusión en la letra del “guiño” “An August summer night, soldiers passing by” (soldados pasando una noche veraniega de agosto), ya que en agosto de 1961 se inauguró el Muro de Berlín.

A su vez, la canción tiene elementos nostálgicos como: “Recuerdos del ayer siento al recorrer, antiguas calles del pasado”, pero que se convierten en catárticos, de purificación y liberación del odio cuando se busca dejar atrás las viejas rencillas y recuerdos rencorosos: “Canta ya con tu balalaika lo que mi guitarra quiere gritar” (metáfora de unidad entre la antigua Unión Soviética y Occidente), “quién iba a creer que fuéramos tú y yo hermanos”.

Esta intencionalidad se ilustra en el video con imágenes de personalidades que simbolizan la reconciliación como Nelson Mandela, Juan Pablo II o Lech Walesa.

Carátula del álbum Crazy World. Fotografía / Last.fm

Wind of Change fue publicada en noviembre de 1990 en el álbum Crazy World, que coincidencialmente hacía un guiño a esta canción en particular, pues la carátula del álbum muestra una llave metálica que abrirá una puerta hacia el exterior, un símil con la apertura de la cortina de hierro.

La frecuente aparición de la chispa luminosa contrastada con la oscuridad que la rodea, puede entenderse como una metáfora del progreso y la búsqueda de un futuro prometedor donde sea posible una convivencia pacífica.

Esta escena del video se complementa con la letra cuando se menciona: “El futuro ya se ve, se puede hasta tocar, soplando con los vientos nuevos”. Así, podría decirse que el video y su letra encajan dentro una corriente modernista toda vez que carga una idea de progreso que vendría con los “vientos nuevos”, y no de decadencia o estancamiento que han sido relacionadas con la contemporaneidad.

Además, tiene una evocación de las ideas del Romanticismo, debido a que hay exaltación de movimientos de reivindicación de los pueblos y de identidades nacionales (que se muestran en las imágenes de las revueltas anticoloniales en África).

En esencia, Wind of Change es una obra de arte porque su video musical genera impacto a la audiencia y representa una realidad, concretamente de finales del siglo XX. En su Historia de seis ideas (1975) el investigador de arte, el polaco Władysław Tatarkiewicz (1886-1980), acotaba que algo puede clasificarse como arte cuando produce un choque o reproduce la realidad, características ambas de Wind of Change.

No solo el video musical en sí mismo es arte por beber de corrientes artísticas (Modernismo y Romanticismo), sino que también lo es la letra de la canción, pues la música hace parte de las bellas artes.

Instagram: @felipeosoriove

Twitter: @felosove

 

Notas

[1]  Manifestación de la actividad humana mediante la cual se interpreta lo real o se plasma lo imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros. (Real Academia de la Lengua Española).

[2] Concepto aristotélico para enunciar que el ser humano es un animal político porque tiene la capacidad de relacionarse con sus semejantes, crear sociedad y organizar la vida en centros urbanos.

[3] Concepto acuñado por el neokantiano alemán Ernst Cassirer para dar cuenta de que la capacidad central del ser humano es su posibilidad de simbolización y que estudiar los símbolos creados dentro de una sociedad es la mejor forma para entender este fenómeno.