Dicen los biólogos que la savia inicial anticipa el contorno de un árbol. Y el grupo musical pereirano Savia Reggae no es la excepción. Ellos son la nueva propuesta musical en nuestra ciudad de ese árbol llamado cultura.

Daniela Rivera. Fotos cortesía : Savia Reggae Music 2016©

Por: Diego Firmiano

Antes de entrevistar a Savia Reggae tuve la oportunidad de ir al concierto de lanzamiento oficial de la banda. La escenografía, el ambiente, la buena vibra de los asistentes y la buena música fue la carta de presentación con la que debutaron, por decirlo de alguna manera, con pie derecho.

Hablamos con Carlos Mario Vanegas, el representante de la banda y con Germán Piñeros, el director musical. Ellos nos contaron que llevan reuniéndose más o menos un año y medio, pero tres años atrás, fue el tiempo de componer, de conocerse, de creer en la música.  Originalmente la banda empezó con tan solo tres personas: Daniela Rivera (vocalista), Santiago Arbeláez (guitarra) y Pablo Londoño (vocal y guitarra).

Este último se apartó del grupo, sin embargo el espíritu musical se mantuvo entre varios amigos que se reunían a cantar en la universidad. Luego de un tiempo de ensayos y presentaciones, pararon para hacerse las preguntas vitales que lo definieron todo. ¿Qué vamos a hacer para armar la banda? ¿Cómo vamos a constituir un grupo o a darle forma definitiva? Aceptaron al unísono y ahí fue cuando nació la banda  “Savia Reggae”.  Hoy compuesta por:

Germán Piñeros (Flautas)

Carlos Mario Vanegas (Corno francés)

Daniela Rivera (Vocalista)

Gustavo Cifuentes (Baterista)

Juan David Marroquín (Guitarra)

Mónica del Rosario Londoño “Canela” (Nueva vocal)

Santiago Piedrahita (Arreglos digitales)

Santiago Arbeláez (Percusión-Guitarra eléctrica)

Su último trabajo musical se titula Tejido Experimental y está en la red. Así que aquí está la Savia que aparece en escena para alimentar la cultura musical de nuestra ciudad.

 

¿Quién es o quiénes son Savia Reggae?

German Piñeros: Savia Reggae es un espíritu. Es un acuerdo, un ejercicio artístico y creativo con dinámicas humanas que nos hacen diferentes. El hecho de asesorarse con un grupo de teatro para vestuario e iluminación es ya comenzar a construir otros contextos. A partir de eso comenzó a llegar un equipo de gente que muchas veces ni nos imaginamos. Por eso Savia es un espíritu musical que está rodando que no depende de personas. De hecho, tiene el poder de convocar. Mire el sábado pasado que fue nuestra primera presentación que tuvo una buena respuesta del público. Para ser el primero evento que organizamos.

Es eso, Savia Regaae es un espacio para el arte, para los personas que tenemos una formación artística, sea fotógrafo, actor, sea… llega mucha gente a unirse a este equipo.

 

¿Qué experiencias han marcado el grupo?

G.P: Pues la decisión radical y determinante que tomamos hace un año y medio tres integrantes del grupo, Daniela Rivera, Carlos Mario Vanegas y yo (Germán Piñeros) de empezar este proyecto musical.

 

¿Ustedes tres fueron los primeros?

G.P: Bueno, los primeros no, sino los que tomamos la definición de convertir esto en un proyecto. Esto antes era muy informal. Muy suelto. A partir de ese momento en que tomamos la  decisión de organizarnos, la historia se parte en dos. El proceso cobra un sentido diferente. Ya no se deambula, sino que se focaliza o visualiza lo que queremos ir construyendo. Eso nos puso en un nivel de práctica diferente. De ahí comenzamos que lo queríamos hacer no dependía solo de la música. Esto es solo una parte del arte que queremos y empezamos a hacer.

También entrenamos físicamente para aguantar viajes, conciertos. Poder entender elementos que tiene que ver con la estética, con escenarios, iluminación, el discurso y otros temas que maneja el arte y la puesta en escena. A partir de esto la idea se viene construyendo de una manera más diferente, más organizado. Tenemos objetivos que cumplir en meses determinados. Ya sabemos las responsabilidades, o el caso de Daniela que sabe cuándo tiene que venir a ensayar y qué tiempo se queda, porque ella vive en Manizales.

 

 

Ahora, ustedes son músicos ¿pero saben del género?

G.P: El grupo siempre ha tenido esa discusión. Al principio nos llamábamos Savia Reggae. Y con el proceso que hemos tenido en el encuentro con la música que queremos hacer, vemos que hay una amalgama de influencias. Y no quisiéramos que porque nos llamamos “Savia Reggae” limitarnos a unos géneros o estilos específicos.

De hecho, empezó con esta idea, pero en el resultado -valga la coincidencia de la pregunta- había unas inclinaciones más variadas.   Digamos que no podríamos decir que somos una banda de reggae rush, porque las estructuras de las canciones de nosotros no están basadas en esas estructuras. Nosotros nos valemos de esos recursos, pero son herramientas. Tampoco en la ideología del grupo se manejan principios filosofales como el Rastafari.

Nosotros no practicamos este tipo de cultura. Creemos que el reggae como música es muy interesante. Tiene filtros sociales para los jóvenes, y uno está impregnado de esa parte.

 

Pero si es así, entonces ¿por qué Savia Reggae empezó con este género?, ¿por qué esa propuesta?

Carlos Mario Vanegas: Creo que sería porque cuando la banda empezó, las letras las compuso Daniela. Y Daniela sí viene de una tradición de reggae. Practicaba el rastafarismo. Y Daniel “Zión”el bajista, él es dreadlock. Es de esa cultura. Cuando arrancamos con la música, en realidad los temas que estaban eran: Como no voy a reír, Savia conciencia. Justicia invertida.  Justo esos tres temas, arrancaron con estilo reggae.

 

Entonces emparejemos el asunto y quiero ser terco. Ya que empezaron con este estilo ¿conocen la movida reggae en la ciudad? ¿Cómo está ese movimiento?

G.P: La ciudad no solo en ese movimiento sino en varios géneros. Pereira es una ciudad diferente de Manizales. Manizales se destaca mucho por la academia y tienen bandas sinfónicas muy buenas. Pero Pereira se destaca más por la parte popular. Acá hay buenas bandas de rock y metal.

Pero géneros alternativos hay pocos. Suelen comenzar procesos que no duran mucho tiempo. Quizá eso se debe a la circunstancia de vivir. De que se necesita sobrevivir y no hay mucha posibilidad de moverse por ese lado. Además, porque el músico es muy mal formado acá. Por ejemplo, hay dinero del Estado que se pierde porque no se sabe presentar un proyecto. Eso provoca que esos procesos que se inician no duren mucho tiempo.

Sativa es quizá la banda más representativa en cuanto al género del reggae en la ciudad. Ahora ingresaron unos muchachos que llegaron de Viterbo y están en la universidad, que se llaman Nabú. Hay otro grupo que se llama La Sonora Alcatraz. Es como un reggae-Ska. Esas son como las bandas que manejan este estilo en la ciudad.

 

fondo

¿El logo de ustedes es oficial, quién lo hizo?

G.P: Sí ese es el logo oficial ahora. Lo hizo un joven llamado Daniel Caicedo. Nosotros tenemos una persona encargada de manejar la parte de la imagen, Andrés Salazar. Él es una persona de esas que se suman con las otras.

 

Sobre el logo, por ejemplo, ¿qué significan las estrellas, el triángulo, la primera letra, la S, con raíces y flores?

G.P:  El hombre lo manejo más por la cuestión de los fluidos. Tomando la energía de la raíz. De lo que queremos generar en el grupo. El logo resume mucho esa evolución musical (evolución de logo anterior). De tener una cuestión orgánica y pensada en un lugar segmentado. A tomar una apertura de lo que podría llegar a ser. Es un hallazgo que uno encuentra en el camino. Esto es un logo. La construcción del ser, del espíritu que es el reggae.

 

Savia Reggae tiene un mensaje para la sociedad. ¿Qué buscan o pueden encontrar aquellos que se acerquen musicalmente a las letras del grupo?

 G.P: Hay algo que tenemos claro como seres humanos, más que cono músicos o artistas y es que en el mundo hay una necesidad de volvernos conscientes, de no hacernos los de la vista gorda frente a tantas cosas que se creen que nada tienen que ver con uno. Ser profesional es estar en servicio de la sociedad. Usted puede barrer calles, pero usted es un profesional porque está sirviéndole a la gente. Nosotros queremos ser profesionales con la música.

La música de nosotros propone a la gente que cada quien piense realmente que hace y cómo debe comportarse. No es el “todos somos” sino “el quién soy yo”. Qué camino elegiría si entendiera que la vida siempre es perfecta. Cuántas cosas no haría si conociera todas las consecuencias.  Si usted se queja de un gobernante, es porque usted también lo dejo elegir. Es no decir “es ellos”, “el otro”, “el tal”. No. Es más, una cuestión que parte de la persona.

 

Toda música conciencia se adapta a los tiempos. Por ejemplo, el tema de la marihuana o los derechos humanos. ¿Tienen propuestas musicales sobre eso?

G.P: Claro. Es una cuestión de la conciencia. Hablando sobre la marihuana, al manejar nosotros un estilo así se nos puede tildar de muchas cosas. Empezando por rastas. Porque no lo somos.  Es que vivimos en una sociedad que tiene una doble moral, que prohíbe fumar marihuana, pero sí puede encontrar Rivotril en una farmacia.

Acá los dueños de la mafia son los dueños del gobierno también. Hay cosas que son doble moral que no funcionan. De hecho, la primera droga que existió en el mundo fue el azúcar y todos la consumimos.  Al Capone era traficante de tabaco y whiskey. Son procesos culturales que se van dando y nosotros somos muy respetuoso de eso. Y no propagamos nuestro comportamiento personal en un escenario. No les proponemos a la gente que fume, pero les damos a entender que si fuma no es malo.