A quienes ejercemos esta profesión, Spotlight nos recuerda que cualquier información suministrada debe ser investigada a profundidad con el fin de encontrar fuentes que sostengan una denuncia antes de hacerla pública.

SPOTLIGHT2

Por María Laura Idárraga

Los hechos políticos más recientes crearon el escenario perfecto para hablar de periodismo y, si se quiere, de ética periodística. Hablo específicamente del escándalo desatado por la reconocida periodista Vicky Dávila –quien ya renunció a su cargo en la FM– al publicar un video que sería la “prueba reina” para demostrar la existencia de una presunta red de prostitución en la Policía, donde además estarían involucrados congresistas, denominada la ‘Comunidad del anillo’.

Ya en contexto, la invitación para Dávila y quienes estén interesados en promulgar el buen periodismo es que se vean la película En primera plana (Spotlight en su idioma original), ganadora del premio Oscar a Mejor Película del 2016.

Basada en hechos reales, la película se centra en la investigación que un equipo de reporteros del periódico estadounidense Boston Globe realizó en el 2002 sobre un escándalo de pederastia cometido durante décadas por sacerdotes de Massachussets. La publicación de estos hechos, que la arquidiócesis de Boston intentó ocultar, sacudió a la Iglesia Católica como institución.

Spotlight es el nombre de la unidad investigativa del reconocido periódico -la más antigua en los Estados Unidos- donde cinco periodistas interpretados por Mark Ruffalo, Michael Keaton y Rachel McAdams, entre otros, comienzan una densa búsqueda de información que dé cuenta de las múltiples denuncias hechas años atrás por familias cuyos hijos habían sido abusados por curas.

Las primeras indagaciones daban cuenta de una red de pederastas que tomó dimensiones nacionales y que intentó ocultarse por diferentes organismos del Estado. Sin embargo y pese a los obstáculos puestos por los abogados que cerraron el caso y la presión de la Iglesia Católica, Spotlight continuó investigando incansablemente lo que sería uno de los escándalos más grandes de la historia de este país, que le valieron el Premio Pullitzer al servicio público de 2003, uno de los reconocimientos periodísticos más importantes del mundo.

A quienes ejercemos esta profesión, Spotlight nos recuerda que cualquier información suministrada debe ser investigada a profundidad con el fin de encontrar fuentes que sostengan una denuncia antes de hacerla pública. Esto requiere tiempo y dedicación, disciplina y mucha paciencia, porque hay en juego un montón de cosas que ponen en riesgo nuestra integridad –en el peor de los casos–, nuestra credibilidad e incluso nuestra permanencia en un medio de comunicación.

Lo que hizo Vicky Dávila, por supuesto, es el ejemplo perfecto de lo que NO se debe hacer en investigación periodística porque ese video no solo no demostró la existencia la red de prostitución, sino que además puso al escarnio público la intimidad de una persona que también tiene derechos, es decir, el amarillismo en su grado más puro.

 

Ficha técnica:

Drama/Estados Unidos/2015/121 minutos. Dirigida por Thomas McCarthy y escrita por McCarthy y Josh Singer.

Crítica: muy buena.