Malu 2 Eskinas es una agrupación milenials de rap pereirano.  Nació en el 2011, pero sus integrantes ya venían con la tradición del rap que había florecido fecundamente en los años 90 en el país. Sus integrantes son Marvy Tangarife, Luna Quiceno y Belforth Galeano, quien se unió al grupo como DJ y quien es la voz masculina que equilibra el trío.

 

 

Por: Diego Firmiano

Espero en una mesa comunitaria, esas que parecen confirmar el dicho que donde caben dos, caben tres y mientras hago ensayos con la grabadora periodística, repaso las preguntas mentales para no olvidar lo esencial a la hora de hacer la entrevista. A mi lado, está Sandra, una mujer delgada y esbelta que no quería perderse conocer el dúo (ahora trio) de rap llamado Malu2Eskinas.  El tic tac avanza. La hora acordada es las 8 menos 45. El centro comercial Ciudad Victoria está lleno. Especialmente la sección de comidas donde Subway vende la experiencia de sánduches más frescos que la lechuga del mercado agropecuario de Impala. Luego dos niños corren detrás de su madre, pidiendo donas de Dunkin Donuts. La mujer los ignora, pero ambos toman la mano derecha y la mano izquierda y la dirigen a la pequeña isla donde una mujer vestida de color naranja y beige sonríe y toma el pedido.

Miro el reloj sin despegar los ojos de las escaleras eléctricas que, como un parto, hacen aparecer personas de la nada. Finalmente llegan. Marvy, la líder, es corpulenta, tanto que parece la esposa de un jugador de fútbol americano. Trae la típica figura icónica del rapero urbano. Cabello cortado al rapé estilo moderno, pantalones anchos, camisa leñadora, tatuajes, piercing, botas y un bolso Totto de última generación. A su lado está Luna. Delgada, de labios carnosos y con un cabello bellamente raro. Ella conserva la mirada de una visionaria, pues según me afirmaron por teléfono, es una enamorada de la música. Usa el clásico esqueleto de los raperos que deja ver el arte tatuado en su piel. Luna camina al lado de Belforth, un hombre de baja estatura y con una serenidad que parece decir que tiene todo bajo control.

Los persigo por el pasillo hasta alcanzarlos. Hacemos los saludos rituales de manos que van y vienen. Claves y golpes manuales que tienen un significado, y que no debo explicar acá para no irme por la tangente. Buscamos una mesa lejos del ruido. Pero el ruido caracteriza al centro comercial. Sin él este lugar sería monasterio. Donde la gente se aturda, allí hay comercio. Al final volvemos a otra mesa comunitaria y nos sentamos los cuatro. Me presento y saco la grabadora periodística con disimulo para no intimidad o incentivar a buscar respuestas inequívocas a las preguntas programadas.

Hay nerviosismo en el ambiente, pero el grupo está acostumbrado a estar delante de más que un par de ojos, pues se han presentado en varios festivales musicales del país y a lo único que temen es a no poder cumplir sus sueños. ¿Quién es Malu 2 Eskinas? Lanzó el primer anzuelo. Marvy toma la palabra con propiedad y explica que son la esencia del Hip Hop colombiano. Me arrobo ante tan osada afirmación, pero ella parece ignorarlo. Continúa diciendo que el grupo nació el 11 de febrero del 2011.

Una fecha tan exacta que parece estar en sus calendarios para un día ser festejada. Espero que no me digan la hora. No sería tan sustancial. Aunque curiosamente la tienen. Porque Marvy, la voz principal y gestora de rap, al hablar usa muchas frases como, nació el bebé o el bebé está creciendo. Alegorías maternas muy lucidas, ya que ninguna de ellas tiene hijos. Marvy y Luna son pareja sentimental. Eso las une en el encuentro sexual y musical. Así se comprende que Malu signifique Ma, de Marvy y Lu, de Luna. Un dúo que sin recato gestaron un bebé grupal llamado Malu 2 Eskinas y un par de profesionales excelentes.

Una pareja de novios que están al lado de nosotros juega con la crema chantilly de sus ensaladas de frutas. Nadie se distrae, solo yo. Vuelvo a mirar la mesa en la que estoy y Luna desea tomar la palabra. Afirma que tienen sueños, algunos cumplidos, otros por realizar. El mayor de ellos, haber ido a Hip Hop al Parque, la meca festival donde emigran una vez al año los raperos de toda Colombia. Belforth con ojos de niño regañado, aunque refleja una gran seguridad como hombre, mueve sus manos recordando el día que bajaron de la tarima en este gran evento y en el camerino lloraron, se abrazaron y afirmaron una de sus metas más importantes. Marvy mira atenta escuchando cada palabra de cada uno con las que retroalimenta la motivación del grupo.

Luego lanzo el segundo anzuelo y pregunto si tienen una firma en la ciudad, es decir, un grafiti. Afirman al unísono, aunque dejan escapar una risotada. Lo tenían. Fue borrado por la regeneración urbana que amplio la calle 11, que ahora es la 12. No se sabe con certeza, pero el lugar tiene un número como todo lo realmente importante. Allí estaba estampado con aerosol de muchos colores sus rostros, y lo más importante, afirma Luna, estaba el nombre del grupo. El ambiente se contagia de entusiasmo, pues los tres tienen un talento y una idea. Hacer rap del bueno, femenino, conciencia, comercial, que llegue a todos los públicos, no solo al rapero.

Cuando hablo de scratch, ese subgénero olvidado del Hip Hop, Belforth toma la palabra. «Es un arte, una profesión como cualquiera que demanda mucha entregas y responsabilidad». El asunto está claro. Malu 2 Eskinas ha entrado en escena y de ella no saldrán hasta que agoten todo su material humano y musical. Veo sus rostros y veo algo que ellos no pueden ver, a menos que alguien se los refrende, el rap les corre por las venas y es más que cantar y presentarse en espectáculos, como a los muchos a los que han asistido, en ellos es una vocación, como si hubieran nacido improvisando con un micrófono en la mano, aunque en realidad lo que estuvieran tomando era el cordón umbilical de sus progenitoras.

Me permito ser jocoso por la amistad que nos une. Marvy no es nueva en el género. Al menos desde los noventa viene enrolada con el rap, desde que vivía en Las Brisas y en El Dorado, lugares emblemáticos donde la mayor parte de su rima y su estilo se perfeccionó. El lugar no hace la persona, igual que vestirse ancho no hace a un rapero.  Después de un bombardeo de otras preguntas registradas en la grabadora periodista, concluimos la entrevista. Surgen los agradecimientos sin antes pedirles una foto para la publicación.

Bajamos al segundo piso buscando los sillones de cuero del centro comercial, donde muchas parejas se han conocido y otras se sientan a cargar su celular. Organizo sus poses para la cámara, Belforth en el medio, Marvy a la derecha y Luna a la izquierda. Todos posan, pues entienden lo que significa la imagen en la publicidad. La gente se identifica con ciertas formas que adoptan los artistas. Se disparan tres instantáneas y de nuevo el saludo ritual de las manos para despedirnos.  Salimos por el pasillo principal, con la sospecha de que las cámaras de seguridad dirigen nuestros pasos. Prometo darles avance sobre el escrito, y ellos van felices con una dirección incierta para mí. Salen como tres niños que han conseguido un logro más, y con razón, pues unafrase de toda la entrevista quedó en mi mente: ¡Lo logramos, lo logramos!

Los contactos en las redes sociales son: http://malu2eskinas.blogspot.com.co/ y pueden oírlos en: https://soundcloud.com/malu2eskinas/tracks