Tropa Teatro es de lejos uno de los mayores grupos escénicos de Pereira, lo que es mucho decir en una ciudad donde las propuestas teatrales se destacan por su calidad.  Durante este mes desarrollarán una minitemporada que empieza hoy, en la cual representarán de nuevo tres de sus obras más representativas.

 

Redacción TLCDLR*

Creada en el 2003 por profesionales y estudiantes de diversas disciplinas afines al arte, dirigida por Alonso Mejía Román, desde el estreno de su primera obra Todas las sangres en el año 2005, el desarrollo de su labor ha estado marcado por una continua búsqueda estética que ha hecho que el trabajo tenga un carácter investigativo y experimental.
Ha creado más de 10 montajes teatrales, entre ellos cuentan La edad de la ciruela, la Batucada teatral, Ciudad tras el viento y Pinocho. Cuenta con una amplia y rica biografía, reflejada en participaciones en festivales nacionales e internacionales. Las obras suman cientos de presentaciones a lo largo de estos años.
Tropa teatro ha recibido diversos premios, becas y reconocimientos. Ha elaborado estrategias pedagógicas, series web, y publicaciones. La más reciente creación es la obra Quijote que se estrena en el evento temporada alta 2016. Además, han realizado procesos para comunidades como La vida es un carnaval y Diversos pero iguales.  

La asociación cultural Tropa Teatro viene desarrollando significativas acciones artísticas en la región desde hace 14 años, sus labores se centran en el desarrollo cultural y el talento humano a través de las artes escénicas.

En sus creaciones mezclamos diversas técnicas expresivas y lenguajes que procuran el goce, la reflexión y el entretenimiento. Para ello, cuenta con medios y expertos en el arte teatral, creando escenarios propicios para motivar la imaginación y el encuentro. 

Para celebrarlo, a partir de hoy jueves Tropa Teatro presentará tres de sus obras más emblemáticas. Todas las funciones son el teatro de cámara del Santiago Londoño a las 7 p.m., con la siguiente agenda: 

Jueves 7 de septiembre: Pinocho

Viernes 8 de septiembre: Quijote

Sábado 9 de septiembre: La edad de la ciruela

Pinocho. Foto Tropa Teatro

Pinocho

Tropa Teatro retoma el clásico de Carlo Collodi –Pinocho– como símbolo de las peripecias de la condición humana, un llamado a las búsquedas vitales y un reconocimiento a la exploración y a la voz de la infancia sumergida en la inocencia .

Entre canciones, marionetas, personajes y máscaras, este Pinocho timado, explotado y confundido enfrentará heroicamente los riesgos y certezas que conlleva el acto de ser real. En búsqueda de un corazón que palpite al ritmo de sus propios deseos y una nariz que logre percibir otros olores que estén más allá de la rigidez del pino, este pequeñajo correrá el riesgo de ser devorado por brujas,
tragado por ballenas, asaltado por mendigos, mordido por serpientes, burlado por pajarracos y enfrentado a las inclemencias del clima y la intemperie.
Este Pinocho impregnado de pasajes majestuosos y mágicos que se basan en la exploración de la imaginación, nos propone una realidad con formas y sonoridades de fábulas empapadas de misterio y fantasía.

Quijote. Foto Tropa Teatro

Quijote

Es un paseo por un espíritu alterado, exuberante de ideas, imágenes, alucinaciones y deseos más secretos del ilustre caballero de la triste figura. El montaje está inspirado en los pasajes más destacados del legendario hidalgo don Quijote de la Mancha. Todo ocurre en la cabeza extraviada y confundida de Don Quijote, así que aunque algunas cosas parezcan verdad, pueden ser realmente producto de alucinaciones, algún recuerdo borroso o sencillamente teatro. La obra cristaliza el pensamiento del Quijote a través de imágenes, música en vivo, marionetas y máscaras.

Aislado en la extrema soledad de su locura, incomprendido en el exilio de su juicio, Quijote emprende la fuga hacia la libertad del pensamiento en el que todo suele ser posible. Su singular y decidida travesía será un raudal de sucesos para los que solo cuenta con su amigo Sancho Panza. Aunque todo a su paso conspire para truncar sus andanzas estará su avance existencial, su actitud vital irreductible ante lo que pretenda truncar su destino.

La edad de la ciruela. Tropa Teatro

La edad de la ciruela

Una profunda tristeza se instala en el corazón de Eleonora ante la inminente muerte de su madre Francisca; sola, frente a sí misma, es arrastrada por los sentimientos que ha amasado durante tanto tiempo y decide escribir una carta a su hermana Celina anunciándole el cercano suceso. Celina le responde, repitiéndose el acto una y otra vez.

En una acción de profunda sinceridad, van abriendo las grietas de su pasado, y frente a sus ojos ven desgranarse el collar de sus recuerdos, incidentes que para bien o para mal marcaron sus existencias. Desde la memoria empolvada de las dos hermanas, empieza el desfile de personajes y situaciones, como fantasmas que retornan a la vida.

Regresan a su pletórica infancia, al día que detuvieron el tiempo, aparecen en los pasadizos de la memoria sus abuelas y tías; renacen rencores, amores, el universo emocional propio de las mujeres que habitaron la vieja casa y una profunda sensación a vino de ciruelas.

Al final, la distancia y el tiempo, imponen su marca en el indeleble entre las dos hermanas; como una tormenta que se apacigua, queda en el aire la duda en que momento el lector espectador cruza con los personajes al umbral de lo real, para adentrarse a sus mundos.

*Con información aportada por Tropa Teatro.