Las niñas no se tocan, no más violaciones. Es la arenga con que mujeres de la población indígena, diferentes colectivos y el Movimiento Social de Mujeres de Cali protestaron de manera pacífica frente a las instalaciones del cantón militar Pichincha en Cali. La protesta se da tras la violación por parte de siete militares a una niña indígena embera chami de doce años. Alrededor de 300 personas se manifestaban también contra la forma en que la Fiscalía típificó el delito como acceso carnal abusivo con menor de 14  años agravado.

Fotografías y texto / Laura Cruz

El pase de diapositivas requiere JavaScript.