Pereira se unió a las movilizaciones nacionales el 11 de septiembre para rechazar los actos de abuso y brutalidad de la policía nacional. Desde las 4 de la tarde la ciudadanía se encontró en la Plaza Bolívar y de manera pacífica miles de personas se desplazaron por distintas zonas del centro de la ciudad. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotografías / Santiago Ramírez Marín – Texto / Maritza Palma Lozano
El plan era finalizar en el parque Gaitán, pero allí el ESMAD y la policía acordonaron dispuestos a impedir el paso. Por eso la organización de la marcha cambió el destino hacia el parque Olaya.
Todo continuó con normalidad, entre arengas, papayera y batucada. Hubo quienes sentían la tentación de desfogar su rabia hacia las fuerzas públicas, pero quienes lideraron la protesta los invitaron a la calma.
En cercanía del edificio de la gobernación de Risaralda se encontraba otro grupo del ESMAD. Algunos manifestantes se acercaron a ellos, les dijeron cosas, pero no ejercieron ningún tipo de violencia. Sin embargo, el ESMAD reaccionó hacia las 6:39 pm tirando perdigones y aturdidoras. La gente conmocionada corrió hacia donde pudo.
La movilización se concentró en el parque Olaya mientras policía y ESMAD empezaron a rodear diferentes salidas. Finalmente los grupos de derechos humanos evacuaron a los asistentes en pequeños grupos.