alvaro ramirezYo pregunto antes del viaje No. 16 de Enrique Vázquez al exterior, ¿qué diablos tiene un Alcalde que ya sale por la puerta de atrás, que ir a hacer a Chile a unas conferencias de paz? ¿Y pagado por los pereiranos? A mí me suena un viaje inútil más de Vázquez al exterior, igual que otro a Miami a conocer parques y zoológicos.

Por: Alvaro Ramírez González
Leyendo a William Restrepo, un prestigioso periodista pereirano a quien no conozco, pero con quien comparto la afinidad de denunciar y combatir a la corrupción en todas sus modalidades, me encuentro con que Enrique Vásquez, Alcalde saliente, se va para Chile a principios de noviembre a una conferencia de paz.
Leo a Juan Guillermo Cardona en el FB furioso al encontrarse al Alcalde en clase ejecutiva en un avión de Avianca rumbo a Bogotá y en el mismo avión se encontró a Alberto Villegas, el querido Magoo, hermano del Presidente de Avianca, con su esposa en clase económica como todo el mundo. Pregunta indignado, ¿por qué los pereiranos tenemos que pagarle al Alcalde un tiquete mucho más caro en el mismo avión?
Yo pregunto antes del viaje No. 16 de Enrique Vázquez al exterior, ¿qué diablos tiene un Alcalde que ya sale por la puerta de atrás, que ir a hacer a Chile a unas conferencias de paz? ¿Y pagado por los pereiranos? A mí me suena un viaje inútil más de Vázquez al exterior, igual que otro a Miami a conocer parques y zoológicos.
Un Alcalde más juicioso, más considerado, estaría dirigiendo con todo su equipo, la operación empalme con la gente del Alcalde que llega. Ese tipo de abusos, son un componente más de la mala gerencia pública de los Alcaldes que nos puso el Senador Soto; ese tipo de actuaciones solo muestran indolencia, irrespeto por el contribuyente y derroche de los recursos públicos; eso es lindero con la corrupción, una modalidad de corrupción a juicio de los entendidos.
Pereira le dio un contundente voto-castigo a esa “experiencia transformadora”. Me acuerdo de ese discurso de Soto, que vi y escuché por el FB decir que “¡sólo muerto me sacarán!”. El pueblo pereirano castigó la mala gerencia pública, la arrogancia y el derroche de recursos públicos que son esos viajes tan costosos como inútiles!
¡Bienvenido el Cambio!