Pero, más allá de su postura, me preocupa que en el ejercicio de repartición de la torta burocrática, les entreguen entes de control u otras entidades.

 

Por: Juan Carlos Zamora

Y sí, ya no hay nada que hacer: ganó el uribismo. Pero lo que realmente me preocupa es si de verdad se va a combatir la corrupción, si más niños y niñas van a seguir muriendo de hambre, si los violadores seguirán impunes y demás injusticias de este país.

Hay algo más que me tiene inquieto y es el pago de favores que tendrá que retribuir el recién electo Jefe de Estado de Colombia, específicamente a las diferentes sectas, movimientos o iglesias cristianas. Algunos actuarán de buena fe; otros, no creo

El MIRA no es un ente burocrático, hasta donde yo sé y por mi ejercicio profesional he tenido que tratar a varios de sus dirigentes (Baena, Cardozo, Díaz) y me parecen personas dinámicas y trabajadoras. Por lo tanto, en esta colada no voy a involucrarlos.

Los que me quitan el sueño son otros colectivos que tienen directrices a partir del fanatismo, del extremismo y de la segregación. Tienen el postulado de que quien no piense como ellos es un total pecador o peor aún, no es hijo de Dios.

Pero, más allá de su postura, me preocupa que en el ejercicio de repartición de la torta burocrática, les entreguen entes de control u otras entidades. Que las dirijan con apasionamientos y queriendo imponer doctrinas; desconociendo que Colombia, constitucionalmente, es un estado laico.

Que estas personas administren recursos estatales violentando derechos en nombre de su Creador.

De por Dios, Presidente Duque, por el bien del país, ojalá gobierne con la Constitución y las leyes.

Nuestro Señor tiene mucho trabajo con todo lo que pasa en el mundo. Por favor, no le demos más dolores de cabeza.

Pdta: creo en Dios, a mi manera. Creo en Él.