…Cuando el alcalde le dijo al Concejo: “Apruébenme la venta de Telefónica para invertir esos recursos en Aeromatecaña”, los ediles aprobaron y fueron burlados, porque Vásquez, no solo incumplió su palabra, feriando la primera telefónica de América, ¿Y la plata de Aeromatecaña?…

henry-carvajal-castro Por Henry Carvajal Castro:

henrycampeon@hotmail.com

 Y los abuelos a pica y pala, en duras tardes de sol, sudando a mares, engrandecían sus metas. Eran titanes, que por cívicas ideas, conquistaban diariamente sus paradigmáticas metas.

Prohombres, que veían en el esfuerzo, la gran ciudad del futuro. Peones cívicos, que en masa le arrancaron a la tierra de la dulce caña, un lugar, para que en lugar de cometas, volaran aviones.

Gente noble, cívica, honesta, visionaria, que desarrollaba colosales obras para la digna Pereira del mañana. Y, ese mañana es el que habitamos nosotros y ni vergüenza nos da como lo estamos dejando  acabar.

¿Saben en cuánto tiempo hicieron los abuelos Aeromatecaña, bajo la colosal batuta de La SS.MM.PP? ¡En cuatro añitos! ¿Y cuánto tiempo lleva, la generación perdida, tratando de adecuarlo  a la modernidad? ¡Todo! porque la grandeza los puso grogui, la falta de palabra los noqueó y la salida fue concesionarlo.

Cuando el alcalde le dijo al Concejo: “Apruébenme la venta de Telefónica para invertir esos recursos en Aeromatecaña”, los ediles aprobaron y fueron burlados, porque Vásquez, no solo incumplió su palabra, feriando la primera telefónica de América, ¿Y la plata de Aeromatecaña?

La palabra incumplida empezó con el cuento de concesionar a Aeromatecaña y ahí estamos, entregando el bastón de oro, de la más grande obra de los epopéyicos abuelos.

Y, pareciera que a nadie le importa un pito. El cómplice silencio, es total. Aquí no pasa nada. Somos indignos masoquistas acostumbrados a la incapacidad de políticos que venden a Pereira y sus insignias de grandeza, incumplen la palabra empeñada, sin que nosotros nos demos cuenta que, con el silencio, nos estamos pareciendo a ellos.

Ah y ¿Qué capacidad tendrá el nuevo Aeromatecaña?  ¡Atérrense! Apenas el doble del actual. Pena y fracaso que evidencia su incapacidad. Así se mide la nefasta bandola  política, que en lugar de construir, ferió las paradigmáticas empresas públicas.

Mientras tanto, el lapidario discurso de Yolanda Cerón, cercena el alma del ancestral civismo:”A más tardar en el mes de agosto se sabrá quién operará Aeromatecaña por un tiempo no superior a los 20 años”.

¿Y? La prensa “neutra” calla. El silencio hiere. La herencia de los abuelos se tira a la jura. La clase dirigente se une a los políticos incapaces, que despilfarran la cívica herencia del valioso Aeromatecaña. Y por esa clase de gente votara en octubre el masoquista pueblo pereirano.

PEREIRA ES UNA CIUDAD DE PRIMERA CATEGORIA CON DIRIGENTES APENAS DE TERCERA.