El Instituto Municipal de Tránsito tiene múltiples cargos burocráticos que incluyen seis subdirecciones con salarios millonarios. Mientras tanto, la ciudad es un caos ante la falta de guardas que encaucen el tráfico. El Alcalde Gallo permanece impávido.

Por: William Restrepo

OÍR