Igualmente, esa recurrencia de estar culpando a otros es un mal mensaje para la sociedad colombiana, porque es seguir alimentando en las conciencias de la gente que hay miles de excusas para no asumir responsabilidades propias.

 

Por: Juan Carlos Zamora

En qué país vive el presidente Iván Duque, porque por encima de su solidaridad e indignación con lo que ocurre en Venezuela, ya a buena parte de la opinión nos tiene saturados con el cuentico de que muchas cosas de las que pasan en Colombia son por culpa de Maduro.

Y es que en uno de sus más recientes trinos expresó que ante una dictadura como la de Venezuela no se puede ser indiferente, ni complaciente, lo que a mí me parece es que es indiferente con las víctimas y complaciente con los violentos que quieren torpedear las próximas elecciones del 27 de octubre. Porque se supone que su Gobierno de “mano dura” debería de tener el control en zonas que históricamente tienen serios problemas de orden público como el Catatumbo, Cauca y Nariño.

En la publicación, también expresó que una cosa es la autodeterminación de los pueblos y otra la autodeterminación de la dictadura. Pues yo lo invito a que dimita de su cargo que tome esa autodeterminación, porque su gestión ha sido regular y los indicadores no son los mejores. Si le duele tanto la situación de los vecinos, pues bien pueda renuncie y se va a resolverle los problemas a los venezolanos, porque con los de nuestro país no pudo y recuerde que el que mucho abarca…

Este malestar, sumado a sus intervenciones en la más reciente cumbre de la ONU, en EEUU, en la que sigue hablando de Venezuela y, claro, es fácil sacar pecho y despotricar de alguien que está ausente como Maduro.

Tampoco es gratuita su desfavorabilidad en encuestas sumado a informes sobre la improductividad de su primer año, como está publicado en The Economist, que no se puede señalar como un medio castrochavista, claro está.

Y es que no solamente debería dejar su cargo el Jefe de Estado, sino su vicepresidenta que también se la pasa señalando los inconvenientes de Venezuela, pero muy poco hace referencia a lo que pasa en su país. Porque Martha Lucía Ramírez a veces parece que quisiera el puesto de Delcy Rodríguez.

 

El canciller en las mismas

Ah, bueno, le sumo al Canciller Holmes Trujillo, quien también es intenso en el exterior, hablando de Venezuela y haciendo quedar mal el proceso de reinserción de los excombatientes de las Farc.

Ya nos tienen cansados a muchos que se refiera a los vecinos para achacarles, directa o indirectamente, los problemas de acá. Duque parece ese padre de familia que se la pasa criticando a sus vecinos, pero no se da cuenta que su hogar se está resquebrajando.

Igualmente, esa recurrencia de estar culpando a otros es un mal mensaje para la sociedad colombiana, porque es seguir alimentando en las conciencias de la gente que hay miles de excusas para no asumir responsabilidades propias.

Asimismo, explíquenos por qué para unos asuntos usted le da importancia presidencial a Maduro y otras veces a Guaidó. ¿Al fin quién manda allá?

Dejo en claro que no soy castrochavista. Tengo sensibilidad por la emergencia humanitaria de Venezuela, pero en Colombia también está desbordada de violencia, acá también hay hambre, miseria y pobreza.