DANIEL SILVA ORREGO der¿Acaso Vásquez debe ser declarado interdicto? Todo apunta a que sí, debido a que lleva más de dos años en el poder, y en este lapso  solo ha estado rodeado de escándalos.

Por: Daniel Silva Orrego*

El último hecho que sucedió la semana pasada en la ciudad de Pereira, deja por sentado nuevamente que la gobernabilidad de la Perla del Otún se le ha salido de las manos a un Alcalde que no tiene la capacidad de dirigir el rumbo de una urbe de poco más de 500.000 habitantes, expedir una circular en la cual señale: “solicito muy comedidamente y de manera obligatoria me acompañen en la PROCESION DEL SANTO SEPULCRO” (ver: imagen 1), es un acto desadaptado en un Estado que se ha concebido como laico, y en el cual se aseguró la libertad de cultos (artículo 19 de la Constitución). Pero más que esto el análisis de la situación no puede ser pasado por alto, aunque para muchos sea un suceso cómico o un simple desliz, realmente esto envía un mensaje que debe alertar sobremanera a los pereiranos, un Alcalde que no lee los documentos que firme, es un sujeto que coloca en peligro el patrimonio de la ciudad que gobierna y que en verdad no podría llevar el timón de un Municipio. ¿Acaso Vásquez debe ser declarado interdicto? Todo apunta a que sí, debido a que lleva más de dos años en el poder, y en este lapso solo ha estado rodeado de escándalos, y de esta manera la ciudad tendrá que esperar hasta el 31 de diciembre de 2015, fecha en la cual legalmente se termina su periodo. Pero el panorama no es tan lúgubre, pues los ciudadanos están en todo el derecho de recolectar firmas y llevar a cabo la revocatoria de mandato.

Imagen 1

El Alcalde Vásquez con la situación de la circular en la que de manera obligatoria invitaba a los funcionarios del Municipio a participar de la procesión del Santo Sepulcro, deja una estela de dudas a un gran sector de los habitantes de la Perla del Otún, será que tampoco leyó los contratos de la Calle 19, o el proyecto de Acuerdo por medio del cual se impuso de manera arbitraria la valorización, o las notificaciones de cobro de impuestos del lote de Las Camelias en Dosquebradas que hoy perdió Pereira, o los 3.000 millones que se retuvieron de manera sorpresiva en la venta de la Telefónica, o el diploma falso de Duván Idárraga Isaza, o los documentos de la firma ICSA en la licitación de la Torre de Control del Aeropuerto o el descontrol en el cobro del impuesto predial, o tal vez no se ha enterado tampoco que el Sistema Megabús esta reventado.

He aquí por qué nuestra ciudad anda por mal camino, con un desempleo del 14.2%. Todo esto es producto de una clase dirigente politiquera que se apoderó no solo de la Querendona, Trasnochadora y Morena sino del Departamento de Risaralda, de un partido de la U convertido en una forma de Frente Nacional, donde se desdibujó la ideología de los partidos, ya hoy se ve cómo un político salta de partido en partido, como un mico de rama en rama. Estos hombres han vuelto el ejercicio de la política en un negocio personal o como diría María Isabel Mejía: “en un hobby”. Y en las próximas elecciones llegarán brindando “nuevos” candidatos para ocupar el primer cargo Municipal, y esas políticas retardatarias seguramente llegarán reencauchadas en hombres jóvenes que serán simplemente peleles de los caciques tradicionales del Departamento. Y utilizarán la frase que hoy está pregonando el Presidente-candidato: “hemos hecho mucho, falta mucho por hacer”, en una ciudad que la han pauperizado por años con sus planes de gobierno al servicio de los carteles de la contratación y sus financiadores de campaña. Es irónico las falsas oposiciones que tratan de mostrarle a la ciudadanía, un partido liberal local en oposición al Alcalde Vásquez (partido de la U), cuando en realidad a nivel nacional ambos partidos andan amangualados en la firmas de los TLC que deterioran cada vez más el agro colombiano, o que también comparten la famosa mermelada y que son esos mismos los que trataron de aprobar la reforma a la justicia y actualmente están a la espera de un momento de descuido para aprobar la reforma a la salud, puede que lo hagan en medio del Mundial de Fútbol.

Por todo lo anterior, el Alcalde Enrique Vásquez posee el deber y compromiso moral de renunciar a su cargo, antes de que inicien sus investigaciones disciplinarias y penales, por el prevaricato que acaba de cometer, y no solo para ello sino para que la ciudad retome su rumbo y pueda salir del letargo en la que la ha sumergido la clase dirigente.

Adenda 1: El concejal Rubén Darío Orozco fue absuelto por la Procuraduría en la investigación por conflicto de intereses, al parecer le brindaron las mismas garantías que al Señor Gustavo Petro Urrego. Y lo tendremos por más tiempo ingresando al recinto del Concejo en pantaloneta e insultando en las gradas a los asistentes.

Imagen 2Adenda 2: el decreto que le aceptó la renuncia a Duván Idarraga Isaza (sujeto del diploma falso) fue firmado el sábado 22 de marzo (ver: imagen 2), y es de recordar que el Ingeniero Carlos Alfredo Crosthwaite solo hizo la denuncia hasta el día martes 25 de marzo, ¿qué sucedió? Todo apunta a que los funcionarios de la Alcaldía conocían de primera mano que Duván si tenía el título espurio de Administrador de Empresas.

*Director Municipal del Pollo Democrático.