Debido al retraso en los proyectos de vivienda y al recaudo de dinero por parte de Johan Stiven para los mismos, no han sido pocas las víctimas del conflicto armado que han elevado denuncias ante la Seccional de Fiscalías en Risaralda, por sentirse estafados con los variados proyectos que no han terminado con una sola pared.

 

Por: Daniel Silva Orrego

Colombia ha sido uno de los países que más violencia fratricida registra a través de su historia, no solo desde la época inmediata a la independencia, sino con lo acaecido en el siglo pasado con el denominado bipartidismo, y más recientemente con el fenómeno de la guerrilla y el paramilitarismo.

Y ha sido precisamente el fenómeno de la violencia el que ha dejado miles de familias desplazadas a través de todo el territorio nacional, con muchas carencias y necesidades básicas insatisfechas, entre ellas, la problemática de vivienda es una de las más notables.

En el departamento de Risaralda hace un buen tiempo apareció un personaje llamado Johan Stiven García Puerta, proveniente de la ciudad de Medellín, y desplazado por supuestas amenazas contra su integridad por ser víctima del conflicto armado, aunque una fuente consultada por el suscrito asegura que todo se debe a una controversia por unos planes turísticos con unas señoras a quienes nunca se les cumplieron aquellos.

Después de su arribo a Risaralda, García Puerta creó la Asociación de Vivienda Ciudadela de La Paz (Asovipaz), de quien es su representante legal, y la Junta Directiva de la misma se encuentra integrada en su mayoría por familiares de García.

El objetivo de la Asociación ha sido la solución de vivienda para población víctima del conflicto armado y demás población vulnerable.

A la fecha, son varios los proyectos de vivienda que ha iniciado Asovipaz en el Área Metropolitana Centro Occidente, aunque ninguno ha construido la primera vivienda.

Aquellos se han proyectado en las siguientes zonas: Villa Verde, El Remanso, La Miranda, El Porvenir y Frailes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En gran parte el nulo avance se debe a que no existen licencias de construcción, la Asociación no es propietaria de ninguno de los predios, además no se encuentran en zona de expansión urbana, a excepción del lote de Frailes.

Y el descapote hecho sobre este último predio se realizó sin autorización de la CARDER.

Debido al retraso en los proyectos de vivienda y al recaudo de dinero por parte de Johan Stiven para los mismos, no han sido pocas las víctimas del conflicto armado que han elevado denuncias ante la Seccional de Fiscalías en Risaralda, por sentirse estafados con los variados proyectos que no han terminado con una sola pared.

Y ha sido por la serie de denuncias y aparición en medios de comunicación de la sospechosa situación, que Asovipaz ha estado en el ojo del huracán, inclusive en agosto de 2017 la Fiscalía practicó un allanamiento a su oficina.

Y tal como lo explicó una fuente, por la controversia que ha generado la Asociación, se decidió por parte de García Puerta utilizar un nuevo nombre para los proyectos de vivienda, el cual es una sociedad denominada CIAT S.A.S., cuya representación legal está a cargo de Verónica Atehortúa Puerta, hermana media de Johan Stiven y quien también hace parte de la Junta Directiva de Asovipaz.

CIAT es la que tiene la promoción y manejo del plan de vivienda ubicado en Frailes (Dosquebradas – Risaralda), llamado Verde Vivir.

Otro capítulo del actuar de García que merece ser mencionado es la forma como ingresó a la Mesa Municipal de Víctimas de Pereira, lo cual hizo con el respaldo de alrededor de veinte (20) ONG que tenían la misma dirección de notificaciones y, para sorpresa de todos, correspondía a las instalaciones de Asovipaz. De la misma forma, el correo electrónico de todas era el mismo.

También es de recordar que la Fiscalía 9 Seccional de Pereira le imputó en audiencia a Johan Stiven el delito de falsa denuncia, por hechos consistentes en supuestas amenazas en su contra, lo cual sostiene la Fiscalía que no es real.

En el año 2015 aspiró por el Partido Liberal al Concejo de Pereira, obteniendo 551 votos, y apoyó al actual Alcalde de la misma ciudad, con el cual dice tener muy buena relación y se jacta públicamente de esa condición.

Y una de las últimas pilatunas del señor en mención consistió en tomarse con un grupo de personas las instalaciones de la Personería Municipal de Pereira por más de cinco (5) horas, exigiendo con palabras de grueso calibre la presencia de la Personera Municipal y sin dejar salir a los funcionarios, por lo cual terminó nuevamente denunciado ante la Fiscalía.

Situación que la Policía Metropolitana de Pereira no pudo controlar, y por el contrario el Coronel Gustavo Hernando Moreno Miranda hizo presencia finalizando la tarde, para entregarles mercados a los manifestantes y colocando a su disposición una buseta para el transporte de aquellos, además de tomarse fotografías.

Finalmente, sólo resta formular las siguientes preguntas al señor García Puerta:

¿Cómo constituyó la fiducia que dice tener para los planes de vivienda, teniendo en cuenta que se requiere poseer alrededor del 50% del valor que se manifiesta?

¿Cuánto dinero tiene en la cuenta bancaria de la supuesta fiducia el señor Johan Stiven, producto de la captación a víctimas del conflicto armado?

¿Por qué Verónica Atehortúa Puerta resultó beneficiada en un plan de vivienda en el sector de El Remanso, el cual es para población vulnerable? ¿Acaso no es ella la representante legal de CIAT S.A.S., sociedad que adelanta un plan de vivienda en Frailes?

¿Cuándo mostrará resultados la Seccional de Fiscalías de Risaralda ante las múltiples denuncias elevadas contra el señor García Puerta?

No es de extrañar que después de la publicación de este artículo, el señor García trate de amedrentar con acciones judiciales, pero estoy preparado para ello.