…Es necesario destacar, que el contrato de concesión celebrado con ENELAR es uno de los más leoninos que se han firmado en Colombia respecto a la prestación del servicio de alumbrado público, pues por cada 100 pesos de recaudo, la ganancia para el privado era de 70 pesos…

 

DANIEL SILVA ORREGO derPor Daniel Silva: El pasado viernes 9 de enero sostuvo el suscrito una reunión en el Despacho del Secretario Jurídico del Municipio de Pereira, Emilio Antonio Grajales Ríos. El motivo de la misma se dio a raíz que lleva hace algunos meses quien escribe estas líneas, expresando ante la opinión pública que la Junta de Propietarios y Poseedores de Valorización, fue elegida ilegalmente, ya que el Acuerdo No. 38 de 2013 señala que dicha elección debía realizarse una vez estuviesen culminados los estudios de diseño definitivos de las obras, pero al posesionarse la Junta, habían aún dos contratos  (el 1812 y 1813 de 2014) sin culminar, es decir, no se cumplió lo dispuesto por el Concejo Municipal.

A lo anterior, la respuesta del Jurídico, fue señalar que era un requisito formal que se había obviado y no era trascendental, entonces ¿aquí en Colombia los mandatarios y asesores pueden pasarse los requisitos normativos? Acaso, ellos pueden decidir sobre ¿lo divino y lo humano? Y a lo anterior añadió, que lo importante en los procesos administrativos era los vicios sustanciales.

Entonces, es a partir del último comentario del abogado en mención (los vicios sustanciales son los trascendentales) que se desarrolla este artículo, para demostrar que a las administraciones que él ha asesorado como Secretario Jurídico les ha importado un comino el cumplimiento de las normas y la observancia de la Constitución Política.

Emilio Antonio Grajales Ríos, fue también Secretario Jurídico del Alcalde Luis Alberto Duque (Q.E.P.D), quien fue el responsable de tramitar el Acuerdo 125 de 1998 (ver: http://www.concejopereira.gov.co/es/idocumentos/ver/123/), por medio del cual se entregó en concesión el servicio público no domiciliario de alumbrado. Dicho Acuerdo fue demandado por vicios FORMALES (que según el abogado de marras no son trascendentales) y el Tribunal Contencioso Administrativo de Risaralda decidió declararlo nulo por los vicios de forma. Pero, como a la fecha en la que el Tribunal declara la ilegalidad del Acuerdo, ya habían entregado a ENELAR (operador privado) el alumbrado público de la ciudad, la decisión del Alcalde y el Secretario Jurídico (Emilio Antonio) fue no declarar la nulidad el contrato de concesión, sino tramitar un nuevo Acuerdo, para así tratar de subsanar la evidente ilegalidad, Acuerdo 20 de 2000 (ver:   http://www.concejopereira.gov.co/es/idocumentos/ver/242/).

Es necesario destacar, que el contrato de concesión celebrado con ENELAR es uno de los más leoninos que se han firmado en Colombia respecto a la prestación del servicio de alumbrado público, pues por cada 100 pesos de recaudo, la ganancia para el privado era de 70 pesos. Este lamentable saqueo, solo tuvo fin el 29 de mayo de 2014 cuando el Consejo de Estado decidió declarar nulo el contrato de concesión. Es decir, los pereiranos y pereiranas tuvimos que aguantarnos un saqueo durante 15 años, en razón a un capricho jurídico y administrativo del Alcalde y su Secretario Jurídico, los cuales nunca respondieron, el primero por morir en un trágico accidente de tránsito y el segundo porque nunca ha tenido la valentía de reconocer su responsabilidad y alejarse del sector público. Y dicho sea de paso, nunca se esclareció si en este capítulo oscuro para la historia de la ciudad, hubo comisiones por debajo de la mesa para la adjudicación del leonino y jugoso contrato de concesión.

A pesar de lo anterior, las irregularidades no cesan, pues cuando el Consejo de Estado declaró nulo el contrato, advirtió que era en el futuro inmediato esta decisión y por esto el Alcalde, debía tomar las acciones pertinentes para no dejar a la ciudad sin el servicio de alumbrado público. Pero, la decisión del Alcalde Vásquez y su Secretario Jurídico (el mismo involucrado en los hechos de 1998, 1999 y 2000) fue la de firmar un convenio interadministrativo con la Empresa de Energía de Pereira S.A E.S.P, donde los Nule tienen acciones dentro del 49% del capital privado de la misma. El objeto del convenio es Administración, Operación y Mantenimiento. Pero, el interrogante es ¿dónde queda el suministro de energía? Lo anterior, se resuelve contestando sin más ruedos jurídicos, que debían firmarse varios contratos, debido a que son objetos distintos y debían tener una Resolución de Justificación individual (para un total de 4), y no una sola como sucedió. Además, en un convenio interadministrativo con una Sociedad Mixta como es la Empresa de Energía de Pereira, debe existir licitación pública por mandato legal (artículo 92 de la ley 1774 de 2011), y no adjudicación directa, como en efecto sucedió.

Entonces, para que el Alcalde no dejara a la ciudad sin servicio de alumbrado público, debió declarar la urgencia manifiesta, supuesto que no colocaron en consideración, de lo contrario hubiesen optado por esta figura, la cual permite disminuir el tiempo para adjudicar y esta si podían hacerla directamente.

En conclusión, la teoría insostenible del Secretario Jurídico, Emilio Antonio Grajales Ríos, de los vicios formales omisibles y los sustanciales trascendentales, es abiertamente antijurídica. Esto se demuestra, en razón a que le ha hecho tener al pueblo pereirano grandes lesiones económicas, y por esto el abogado en mención debería tener el decoro de renunciar a su cargo, pues bastante daño nos hizo el leonino contrato de concesión con ENELAR.