Al otro lado está la izquierda con sus multimarcas: Polo Democrático, Moir, PComunista, Progresistas, Marcha Patriótica y ahora Farc, aparece como la opción frente a unos partidos que no ofrecen nada.

 

alvaro ramirezPor: Alvaro Ramírez González 

¿Recuerdan Ustedes la razón que obligó a Venezuela a votar masivamente por Hugo Chávez Frías?

El descrédito, el desgaste, el desamor de los venezolanos contra sus partidos tradicionales Adeco y Copei, los direccionó a buscar la única opción distinta que existía y era votar por el Coronel Chávez que criticaba la corrupcion y prometía cambios.

En la campaña por el plebiscito, el expresidente Gaviria planteó en Pereira que nadie votaría por Timochenko y entonces no había motivo de preocupación para los colombianos.

Claro que nadie va a votar por Romaña ni Pablo Caratumbo ni Timochenko, pero hay personajes civiles tan malos como ellos a la hora de gobernar.

Bogotá por ejemplo, votó por Gustavo Petro, que conquistó su confianza haciendo la denuncia del escándalo Nule. Pero la Alcaldía de Petro, fue una pesadilla para la capital del país.

Su talante arrogante y dictatorial no le permitió tener un equipo profesional estable. Hubo una excesiva rotación en su staff ejecutivo y eso es gravisimo.

Petro, por puras razones políticas, abortó la posibilidad de viviendas populares en Bogotá.

Su POT se cayó. Su relación con el Concejo, caótica y atropellada. Fatal.

El pésimo manejo de las basuras, su intención de sacar a los concesionarios y su incapacidad de manejarlas, terminó en una ciudad inundada por la basura y en su destitución por el Procurador.

A partir de ahí, se convirtió Petro en un dictador que apeló a las concentraciones públicas y en los gritos para no cumplir con su sanción.

Lo peor. Creó Petro una descomunal e inútil contratación que superó los 1.3 billones para consolidar su futura candidatura presidencial por cuenta del bolsillo de los Bogotanos.

¿Se imaginan Ustedes que a la Presidencia de Colombia llegue un tipo como Gustavo Petro? Pues no estamos tan lejos. Los partidos tradicionales de Colombia han perdido su credibilidad.

Colombia es un país con déficit muy grave en sus finanzas, producto del derroche y la mala disposición de los recursos.

La corrupcion y la delincuencia han hecho metástasis por todas partes y se roban el dinero de la salud, de la educación, de los ancianos, de los niños y de los pobres.

Santos tiene hoy una pésima credibilidad y una lamentable opinión favorable.

Al otro lado está la izquierda con sus multimarcas: Polo Democrático, Moir, PComunista, Progresistas, Marcha Patriótica y ahora Farc, aparece como la opción frente a unos partidos que no ofrecen nada.

El pueblo en su mayoría pobre y lleno de necesidades está listo para mandar a la porra a esos políticos desgastados y corrompidos.

La izquierda con sus multimarcas y la inmensa fortuna de las Farc, está hoy frente a las mejores condiciones para dar un paso adelante.

Eso no será grave, sino tuviéramos al frente las pésimas experiencias de la izquierda y el socialismo en el Mundo.

Grecia, Irlanda del Norte, Portugal y España, son cuatro países que arruinó el socialismo regalando lo impagable.

Argentina y Brasil acaban de expulsar a Kichnner y a Rousseff por corrompidas. Pero dejaron las finanzas de sus países en ruinas.

Ni Bolivia ni Ecuador reelegirán a sus presidentes.

Venezuela es el ejemplo vivo de la tiranía, la corrupcion y la ruina económica y social de un rico país por cuenta del Socialismo Bolivariano que además patentó el hambre como herramienta de poder.

Ahí tienen Ustedes lo que los colombianos tenemos al frente.

Por salir de Guatemala, ¡nos vamos a meter en guatepior!

El desgaste de unos partidos políticos corrompidos y despreciados le abre las puertas al socialismo con sus multimarcas y con la descomunal fortuna de las Farc.

Estamos, digo yo, a seis ańos de que eso ocurra.

alragonz@yahoo.es