Veamos, han dicho estos empresarios que están dispuestos a operar el cable y asumir todos sus costos. Hasta ahí muy loable. Pero como en toda contabilidad, esa es la partida; la contrapartida es que la tarifa se eleva digamos $200 (doscientos pesitos)…

 

Por: Hernán Roberto Meneses Marín

Pasemos la página de la construcción del Cable, lo cual parece como cuando un médico nos recomienda “no coma chicharrón” y para atender al galeno, compramos el mejor chicharrón.

Los estudios han concluido en la inviabilidad. Fueron contratados con una compañía de amplia experiencia nacional e internacional, Transconsult (firma mexicana). Con profundo conocimiento sobre el transporte de Pereira, entre 2015-2016 realizaron dos estudios de integración, el segundo con modo cable. Cito textual a Transconsult, Informe Final, página 98: “Conclusiones: La operación del sistema complementario y la operación del cable aéreo NO SON VIABLES bajo el nivel de ingresos del SITP generados con los supuestos de Tarifa Usuario en el periodo 2020 – 2023. Requiriéndose incrementos de $300/Viaje o subsidios en la operación del orden de $20 mil millones/año (de dic 2016)”.

Esos estudios no recibieron objeciones por parte de Megabus, ni se han hecho estudios posteriores, demostrando la viabilidad técnica, financiera, económica y legal (la palabra “técnica” no se aplica aquí a la construcción, sino al sistema de transporte integrado. Técnicamente se puede construir, en el ejemplo: equivale a comprar chicharrón).

No hay estudios de factibilidad en fase 2 del proyecto. Se han hecho estudios complementarios posteriores a la inviabilidad de Transconsult, para construir el Cable, esto es, se ha preparado la licitación con rigor técnico y contractual (aquí la palabra técnico sí aplica a la construcción)

Pero dejemos ese asunto a un lado. Me propongo compartir unas cuentas sobre los anuncios de los actuales operadores del sistema Megabus y del Transporte Colectivo de realizar la operación del Cable. Recordemos que el único Operador Troncal de Megabus es INTEGRA (cuyos propietarios mayoritariamente están agremiados en Asemtur) y el transporte colectivo (mayoritariamente empresarios agremiados en Asemtur), esto es, los mismos: Asemtur (unos 400 propietarios).

Veamos, han dicho estos empresarios que están dispuestos a operar el cable y asumir todos sus costos. Hasta ahí muy  loable. Pero como en toda contabilidad, esa es la partida; la contrapartida es que la tarifa se eleva digamos $200 (doscientos pesitos), como aplica para todo el sistema, el transporte colectivo incrementa los ingresos en $6200 millones y por cuenta del masivo, $5400 millones, los ingresos por el Cable (para 8000 pasajeros pagos) son del orden de $4300 millones, para un total de cerca de $16 mil millones por año. Los costos ajustados por el municipio son del orden de $6000 millones por año. Esa vuelta nos cuesta a los pereiranos, mejor a los más pobres de Pereira, $10 mil millones por año. Para $300= esta última cifra es $16 mil millones/año

Los pasajeros son tomados de: DANE (Encuesta Transporte Urbano de Pasajeros, I Trim 2017) y el valor tarifario trasladado a los transportadores es el 83%, el otro 17% es para el recaudador 8%, para Megabus 8%, y para la fiducia 1%. Para ver detalles sobre los cálculos publico la hoja de cálculo en línea: https://goo.gl/wm8C9c

Para beneficiar a 16 mil pasajeros, Megabus va a elevar la tarifa a todos, o sea, a los 250 mil viajes diarios, y los operadores por ese favorcito toman $10 Mil por años y perdemos competitividad. Al Estado le obliga como premisa constitucional para la prestación de todos los servicios públicos, “garantizar la prestación eficiente”. (Art. 365 CP 91, Artículo 1 Ley 86).

Estamos a tiempo, la licitación del Cable se puede declarar desierta. No hay evidencias para gastar $120 Mil  Millones para mayor eficiencia en la prestación del servicio. Lo contrario.