alvaro ramirezPereira va muy mal. Su espacio público está pésimamente mal manejado e invadido por los informales. Sus clases rotas y abandonadas. Sus parques feos, llenos de maleza y abandonados. La Alcaldía a reventar de burocracia y contratos basura para tener contenta la fauna de políticos

Por: Álvaro Ramírez González

Por primera vez en toda su historia Pereira se ve sometida a un proceso de revocatoria de su Alcalde actual Enrique Vázquez Zuleta. Ese, proceso, que lo ampara la Constitución y la ley, consagra que si un grupo de ciudadanos inconformes con la gestión del Gobernante son capaces de conseguir un porcentaje de firmas sobre la votación que este obtuvo, pueden inscribirlas en la Registraduría y de ser validadas por ésta, forzarán un proceso de referéndum o plebiscito popular a ver si los Pereiranos en este caso queremos que el Alcalde actual se quede o se vaya.

De obtener una mayoría calificada los que quieren que se vaya, el funcionario debe retirarse de inmediato de su cargo y dependiendo del tiempo que falte para las próximas elecciones de Alcalde en este caso, el Presidente de la República a través del Gobernador, encarga a una persona para que termine el periodo del Alcalde destituido por ese plebiscito. Si falta mucho tiempo para las elecciones de Alcalde en este caso hay que convocar nuevas elecciones para poner allí un nuevo Alcalde por un periodo ya más largo.

Esta es la teoría. Me parece a mí que este proceso que ya comenzó, no es tan bueno como se quiere, nos divide y nos politiza más a los Pereiranos de lo que ya estamos. Tiene de bueno que le da una señal muy clara a los jefes políticos, en este caso al Senador Soto de que no puede hacer lo que le dé la gana en una ciudad como Pereira.

El haber puesto allí a Israel Londoño y a Enrique Vázquez, dos personas claramente inferiores a las responsabilidades de ese alto cargo, tiene a Soto muy disminuido, muy apachurrado, muy desprestigiado con la clase dirigente y con su curul de Senador bien embolatada. Es por eso que no me parece tan productivo mirando la relación costo-beneficio ese proyecto de revocatoria que ya arrancó.

Veo si con muchísima preocupación que se están postulando para aspirar a la Alcaldía muchos personajes de la política barata o menuda que no tienen ni la Academia, ni la experiencia ni la capacidad empresarial que necesita hoy la Ciudad de Pereira para salir de este atraso en que nos metió Soto con sus pupilos. Ellos hacen coaliciones baratas o menudas y acuerdos que sólo van dirigidos a repartirse la burocracia y el presupuesto. Es lo de ellos. No lo saben hacer de otra manera. Esos acuerdos no contemplan proyectos ni planes serios para esta agobiada ciudad. También veo con mucha preocupación que están llegando como zancudos en verano una serie de pajarracos, oportunistas y lagartos dispuestos a hacer todo tipo de amistades, comidas, almuerzos, alianzas, compromisos, con tal de llegar; algunos sin desparpajo aspiran ser Alcaldes.

Otros a tener posiciones altas y con mucho presupuesto para contratar y ganar. Eso es lo de ellos. Tampoco lo saben hacer de otra manera. La clase dirigente de esta Ciudad que ha sido culpable por complicidad y tolerancia con lo que han hecho estos jefes políticos depredadores, deberá reaccionar frente a estas amenazas. Desde el Centro Democrático y el partido conservador estamos construyendo unas alianzas muy fuertes para las elecciones de Gobernador y Alcaldes. Una de las cosas en la que estamos completamente de acuerdo con el Senador Samy, jefe de esa colectividad, es que a la Gobernación de Risaralda y a la Alcaldía de Pereira deberán llegar personas más técnicas que políticas. Personas de muy buen nivel con academia, experiencia y una hoja de vida intachable.

Pereira va muy mal. Su espacio público está pésimamente mal manejado e invadido por los informales. Sus clases rotas y abandonadas. Sus parques feos, llenos de maleza y abandonados. La Alcaldía a reventar de burocracia y contratos basura para tener contenta la fauna de políticos. El Deportivo Pereira en la ruina. Promasivo en quiebra y sus buses acabados. El Infipereira no aclara la recuperación de los 16 mil millones que le prestó a Cartago. Tampoco dan razón de los 65 mil millones recibidos por la venta de la ETP. El endeudamiento del Municipio es asfixiante. La APP para el Aeropuerto me deja una gran preocupación pensando yo en el personaje o inversionista que se inventen los lobistas locales. Pero la solución está en preparar una sólida campaña para reemplazar a Botero y a Vázquez. Ese proceso de revocatoria se me parece a mí como apagar un incendio con gasolina. Tema de reflexión.